Sábado, 23 Septiembre, 2017

            

La caries afecta al 33% de los menores de 5 años y al 95% de los adultos jóvenes

Aconsejan empezar a cepillar los dientes a los bebés a partir de los seis meses de vida

E.P


image_print

La caries afecta al 33 por ciento de los niños menores de cinco años en España, porcentaje que asciende al 40 por ciento en los menores de 15 años, al 95 por ciento en los adultos a partir de 30 años y al cien por cien en los ancianos, según ha informado el Consejo General de Dentistas con motivo de la celebración, este lunes, del Día Mundial de la Salud Bucodental, que este año lleva por lema ‘Boca sana y sabia toda la vida’.

“La boca no es una cuestión de estética, sino de salud y hay que hacer todo lo posible por salvaguardar la salud bucodental. Por ello, además de concienciar a los ciudadanos, pedimos a las autoridades sanitarias que entiendan que es uno de los pilares fundamentales de la salud y que tienen que implantar estrategias para dar prioridad a la salud bucodental”, ha argumentado el presidente de la organización, Óscar Castro Reino.

En este sentido, el experto ha realizado un repaso sobre la salud bucodental en las cinco etapas de la vida: el embarazo, infancia, adolescencia, etapa adulta y vejez. Así, ha recordado la importancia que tiene tener una dentición y sana y funcional antes y durante el embarazo, ya que se ha demostrado que la salud oral de la madre influye en la del bebé.

Sin embargo, y pese a que es conocida la necesidad de mantener una correcta higiene dental en la gestación, el 63 por ciento de las embarazadas suelen padecer gingivitis, el 4,5 por ciento tienen hipertrofia gingival gravídica y el 20 por ciento bolsas periodontales moderadas o severas. Además, una de cada tres presenta, al menos, una caries sin tratar y sólo entre el 6 y el 9 por ciento consulta al dentista durante el embarazo, de las cuales la mayoría tiene entorno a los 32 años de edad, están en el quinto mes de embarazo y el 29 por ciento presenta vómitos.

Por ello, y con el objetivo de evitar estos problemas, los dentistas han aconsejado visitar al dentista al menos una vez durante el embarazo; cepillar los dientes encías dos veces al día, con un cepillo suave y pequeño para evitar nauseas, una pasta dentífrica fluorada y seda dental o cepillo interdental una vez al día; evitar los alimentos azucarados y las bebidas carbonatadas; masticar chicle sin azúcar y con xilitol; tomar fruta fresca, vegetales, yogures o queso a lo largo del día; usar diariamente colutorio fluorado; y enjuagarse con agua después de cada vómito.

LA SALUD BUCODENTAL EN LA INFANCIA

Durante la infancia, los dentistas han informado de que la media global de un diente cariado por niño es de uno, si bien se eleva a 3,5 dientes con carios entre aquellos que presentan la enfermedad periodontal. Además, el 18 por ciento de los menores de cinco años necesita terapia dental compleja y sólo dos de cada 10 dientes temporales (que erupcionan a los dos años y medio de edad y son la guía para los dientes permanentes) recibe tratamiento dental.

Ante esto, y para conseguir que los menores tengan una adecuada salud bucodental, el Consejo General de Dentistas ha aconsejado empezar a cepillar los dientes a los bebés a partir de los seis meses de vida, momento en el que suele aparecer el primer diente temporal; usar un cepillo pediátrico raspando las cerdas en pasta dentífrica fluorada; colocar pasta dentífrica del tamaño de un guisante a partir de los dos años; y cepillar los dientes hasta los 3 años, momento en el que se debe dejar a los menores limpiarse ellos mismos los dientes, siempre con supervisión de los padres.

Del mismo modo, es necesario que “cuanto antes” se inculquen a los niños hábitos de vida saludables; retirarles el chupete a partir del año; controlar posibles hábitos nocivos como, por ejemplo, la succión del pulgar; acudir de urgencia al dentista en caso de golpe o fractura dentaria; y llevarles al especialista cuando cumpla un año de vida para su primer control bucodental.

A partir de los 6 años suelen aparecer los primeros molares, completándose la dentadura a los 12 años. Es en esta etapa de la vida en la que hay que es más importante reforzar la higiene y cuidar la alimentación, ya que pueden empezar a aparecer problemas de malposición dentaria más o menos severa, así como otros trastornos bucodentales. De hecho, uno de cada dos menores de 15 años en España presenta gingivitis o sarro, uno de cada tres necesita ortodoncia, el 10 por ciento ya ha experimentado dolores dentales y el 33 por ciento no acude cada año al dentista.

En esta etapa, los dentistas han destacado la necesidad de cepillar los dientes dos veces al día con pasta dentífrica fluorada de adultos y durante un mínimo de dos minutos; escupir la pasta pero no enjuagarse con agua; utilizar cepillos interdentales una vez al día a partir de los 12 años; proteger los dientes con selladores y/o barniz de flúor en aquellos menores con mayor riesgo de caries; evitar bebidas carbonatadas, excesos de azúcar y comidas entre horas; no fumar ni beber alcohol; no ponerse piercing orales; y acudir una vez al año al dentista.

Una vez cumplidos los 30 años es cuando hay que prestar especial atención a las enfermedades periodontales y prevenir la aparición de cáncer oral. Y es que, tal y como han alertado los dentistas, uno de cada cuatro adultos presentan enfermedad periodontal moderada o severa; el 30 por ciento signos en la articulación temporo-mandibular; y cada adulto tiene en torno a los 8 dientes afectados por caries, de los cuales un tercio ya han sido extraídos.

En esta etapa, se recomienda cepillarse, al menos, dos veces al día con pasta dentífrica fluorada y durante dos minutos; no enjuagarse con agua; utilizar cepillos interdentales una vez al día; evitar bebidas carbohidratadas, los excesos de azúcar y las comidas entre horas; no fumar ni beber alcohol; acudir de inmediato al dentista en el caso en el que se detecte una lesión, bulto o úlcera en labios, paladar o lengua de más de dos semanas de duración; y visitar al dentista una vez al año.

CUIDADOS DURANTE LA VEJEZ

Finalmente, el Consejo ha avisado de que cada persona mayor tiene 16 dientes afectados por caries, de los cuales 12 ya se han extraído; uno de cada cuatro presenta caries en la raíz de un diente; el 20 por ciento necesita, al menos, una extracción urgente; el 37 por ciento tiene enfermedad periodontal moderada o severa; uno de cada cuatro ha sufrido dolor dental en el último año; y sólo uno de cada cuatro ha visitado al dentista en el último año.

En estos casos, además de los recomendados durante la edad adulta, los dentistas han aconsejado extremar la higiene en el caso de que se tenga prótesis o implantes dentarios; acudir a las revisiones cuando se padece diabetes o se es portador de una válvula cardiaca; y preguntar al dentista cómo puede hacer para explorarse la boca para detectar una posible lesión.

“La salud bucodental es un problema mayor aparentemente menor y es necesario vigilarla ya que está relacionada con la aparición de enfermedades cardiacas, accidentes cerebrovasculares, diabetes, problemas respiratorios y partos prematuros”, ha zanjado el médico Bartolomé Beltrán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *