Sábado, 21 Octubre, 2017

            

Jueves Santo, con los barrios como protagonistas

Albaicín y Zaidín protagonizaron una de las jornadas más especiales, con las salidas procesionales de Concha, Redención, Aurora, Estrella y Silencio en la madrugada

Cristo de la Redención por Gran Vía | Foto: Román Callejón
Román Callejón | Davinia P.G. | Fran Yeste


image_print

Ya lo dice el dicho: “Hay tres días en el año que brillan más que el sol: Jueves Santo, Corpus Christi y el día de la Ascensión”, y así fue este año, una jornada de Pasión para recordar.

La primera cofradía en poner sus titulares en las calles de Granada fue la Concha desde el Bajo Albaicín, cuarenta y cinco minutos después lo hacía Redención desde el Zaidín. El Jueves Santo puede presumir de contar con unas de las procesiones con más llamamiento turístico, como son la Aurora, la Estrella y el Silencio.

CONCHA

La primera cita del Jueves Santo nos llevó al Bajo Albaicín, en concreto al Monasterio de la Concepción. De allí partía a las 16:15 horas la Hermandad de Nuestro Padre Jesús del Amor y la Entrega y María Santísima de la Concepción.

Bajo un sol de justicia, los dos titulares traspasaban el arco del Monasterio de la Concepción, después de las difíciles maniobras que tuvieron que llevar a cabo los cuerpos de costaleros, tanto del primer como del segundo paso. La hermandad dedicó sus primeras ‘levantás’ para un antiguo costalero y para el MADOC.

La dolorosa de López Azaustre atravesaba la puerta de su monasterio con la marcha “Concha”, interpretada por la Banda de Música de San Sebastián del Padul.

Si no puedes ver el vídeo, pincha aquí

REDENCIÓN

El Zaidín también fue protagonista de este día con la Hermandad de los Salesianos, segunda cofradía en realizar estación de penitencia desde la iglesia de María Auxiliadora.

En esta ocasión, Nuestra Señora de la Salud estrenaba una saya, diseño de Álvaro Abril, además de una cruz pectoral y una daga. Francisco Abuín era el capataz del Santísimo Cristo de la Redención mientras que en el paso de palio fue José Luis Selfa.

Estos titulares salieron a las calles del Zaidín después de dedicarse sus primeras levantás a aquellos que no están.

La cofradía llegaba a las puertas de la iglesia en torno a las dos y media de la madrugada, realizando brillantes y valientes chicotás, antes de que los pasos llegasen a sus capillas laterales, terminando su estación de penitencia pasadas las tres de la madrugada.

Si no puedes ver el vídeo, pincha aquí

AURORA

Desde primeras horas de la tarde, cientos de personas esperaban en la Plaza de San Miguel Bajo. Puntualmente se abrían las puertas de la iglesia de este rincón albaicinero y la Cruz de Guía de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús del Perdón y María Santísima de la Aurora Coronada se ponía en la calle.

El primer paso, de misterio, trabajaba bajo las órdenes de Javier de la Oliva y lo acompañaba, como es habitual la Banda de Jesús Despojado. Su primera levantá fue dedicada a todos los vecinos del Albaicín. El segundo paso,  la “Reina del Albaicín”, que fue recibida al grito de ¡¡Aurora!! ¡¡Guapa!! y una gigantesca petalá.

Esta cofradía, como cada Jueves Santo, nos regaló momentos únicos, concretamente cuando pasa por lugares tan emblemáticos como los Grifos de San José o la Cuesta de San Gregorio. En su regreso, una inmensa “bulla” acompañó a ambos pasos. El primer paso llegó pasadas las una y cuarenta de la madrugada, mientras que María Santísima de la Aurora lo hacía sobre las dos y media.

Si no puedes ver el vídeo, pincha aquí

ESTRELLA

Desde la Iglesia de San Cristóbal salía la última corporación de la tarde del Jueves Santo, la Cofradía de Nuestro Padre Jesús de la Pasión y María Santísima de la Estrella.

El paso del primer titular estrenaba el dorado de los guardabrisas delanteros. María Santísima de la Estrella salía a la Plaza de San Cristóbal con la recién estrenada marcha “Ella”, compuesta por Víctor Ferrer, interpretada por la Asociación Musical La Candelaria.

La cofradía llegaba a las puertas de su templo sobre las tres horas de la madrugada, poniendo fin a su Estación de Penitencia y al Jueves Santo granadino.

Si no puedes ver el vídeo, pincha aquí

SILENCIO

La “Madrugá” se inició a las doce de la noche en la iglesia de San Pedro, cuando la Carrera del Darro se quedaba completamente a oscuras y se escuchaba en las puertas del templo: “Santísimo Cristo de la Misericordia, Granada te espera”.

Un tambor que anunciaba la muerte de Cristo en la Cruz era el único sonido que corría por las calles. Con motivo del año de la Misericordia, se ha procesionado con el original de la talla. A lo largo de su desfile procesional, se podían escuchar las cadenas que arrastraban algunos de los penitentes que iban detrás del paso del Santísimo Cristo de la Misericordia, alternándose en algunos puntos con la saeta, como ocurrió en la Plaza de las Pasiegas.

Si no puedes ver el vídeo, pincha aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *