Viernes, 22 Septiembre, 2017

            

IU denuncia una “agresión neofascista” a través de pintadas en su sede en Padul

IU descarta que se trate de un acto de vandalismo urbano, y manifiesta que supone "una agresión política y una forma de violencia simbólica grave"

Pintadas | IU
E.P.


image_print

IU ha denunciado ante la Guardia Civil la aparición de “pintadas recriminatorias” en su sede local de Padul (Granada), que la formación considera que constituyen una “agresión neofascista y una forma de violencia simbólica grave”.

Así lo han trasladado en un comunicado en el que el comité provincial de IU ha trasladado su “solidaridad” con la asamblea de IU en Padul, así como su “firme condena” a dichas pintadas, realizadas sobre la sede local de la organización en la madrugada del pasado día 11 de febrero.

Según ha contextualizado el coordinador provincial de IU en Granada, Manuel Morales, “los símbolos pintados sobre la sede de Izquierda Unida en Padul son los mismos que enaltecían quienes mataban a los rojos hace sólo dos generaciones por esas mismas calles”.

La coalición de izquierdas reclama a las fuerzas de seguridad del Estado que “extremen la vigilancia sobre estos grupos de ideología neofascista que se amparan en un sentimiento de impunidad que no puede tolerarse en una sociedad democrática”.

IU descarta que se trate de un acto de vandalismo urbano, y manifiesta que supone “una agresión política y una forma de violencia simbólica grave”, y ha informado de que también el Ayuntamiento de localidad amaneció con “pintadas recriminatorias” en el edificio.

Desde la organización política esperan que puedan ser “identificadas y sancionadas” las personas que están llevando a cabo las mencionadas acciones por la zona.

Además, el portavoz del grupo municipal de IU en el Ayuntamiento de Padul, Emilio José Santiago, “no es la primera vez que aparecen pintadas con simbología fascista en el municipio, por lo que, al tratarse, probablemente, de reincidentes, pedimos a la Guardia Civil que extreme la vigilancia y los recursos para evitar que se sigan produciendo estos episodios de incitación al odio”.

Manuel Morales ha recordado que el local que ha recibido la agresión “es también la sede de una asociación cultural y un espacio dedicado al fomento del consumo solidario de productos ecológicos y autóctonos del Valle de Lecrín”, por lo que considera la acción perpetrada como “una muestra más del carácter asocial de quienes han cometido la agresión”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *