Jueves, 25 Mayo, 2017

Publicidad

Hallan el eslabón perdido en la evolución de las tortugas

Anteriormente, los científicos creían que las tortugas descendían de los reptiles más antiguos conocidos



image_print

Un equipo internacional de investigadores de Estados Unidos y Alemania han descubierto un eslabón perdido clave en la historia evolutiva de las tortugas. La nueva especie extinta de reptil, ‘Pappochelys’, fue desenterrada en una zona que, durante el Período Triásico Medio –hace 240 millones de años–, era un antiguo lago en el sur de Alemania.

Según han explicado los expertos, sus rasgos físicos lo convierten en un claro intermedio entre dos de las tortugas más antiguas conocidas, ‘Eunotosaurus’ y ‘Odontochelys’. La forma del cráneo de ‘Pappochelys’ también proporciona evidencia cruciales de que estaba relacionado de manera estrecha con las tortugas, así como con otros reptiles modernos, como lagartos y serpientes.

Anteriormente, los científicos creían que las tortugas descendían de los reptiles más antiguos conocidos. Para este nuevo trabajo, el paleontólogo Hans-Dieter Sues, ha estudiado más de una docena especímenes de Alemania que fueron recogidos a partir de 2006. Su investigación se centró en las características morfológicas de ‘Pappochelys’, en comparación con los parientes más cercanos de tortugas.

“El misterio de cómo la tortuga llegó a tener caparazón ha sido una cuestión de larga data en la biología evolutiva. En el caso de ‘Pappochelys’, vemos que su vientre estaba protegido por una serie de huesos en forma de varilla, algunas de las cuales ya se fusionan entre sí”, ha indicado Sues.

Esta etapa en la evolución de la cáscara de la tortuga había sido predicha por la investigación embriológica de las tortugas actuales, pero nunca se había observado en los fósiles, hasta ahora.

Así, el descubrimiento de ‘Pappochelys’, que ha sido publicado en ‘Nature’, confirma que la parte del vientre de la cáscara de la tortuga, llamada plastrón, se formó a través de la fusión de las estructuras de nervios y partes de la cintura escapular.

También cabe destacar que la nueva ‘tortuga’, presenta dos aberturas detrás de la órbita del ojo a cada lado del cráneo y muestra que estos animales no evolucionaron de los reptiles tempranos, como se pensaba tradicionalmente, sino que están más estrechamente relacionados con la familia de los lagartos. Es decir, las tortugas de hoy en día han perdido estas aperturas, pero los lagartos y cocodrilos las tienen.

Los expertos destacan que ‘Pappochelys’ podrían caber en la palma de una mano humana y crecer hasta 8 pulgadas de longitud. Vivió en un ambiente tropical a lo largo de las orillas de un lago en lo que hoy es el sur de Alemania. Además, se sabe que usaba sus diminutos dientes para alimentarse de pequeños insectos y gusanos y tenía una cola larga, posiblemente para ayudar a la natación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *