Jueves, 19 Octubre, 2017

            

Francisco Vigueras: “Cada vez que abres una fosa, cierras una herida”

El portavoz de la Asociación Verdad, Justicia y Reparación habla sobre la nueva Ley de Memoria Democrática y acerca de la cronología de "una lucha a contrarreloj"

Manuel Herrera @manuelherrerapr// Foto: Román Callejón @romancallejon


image_print

El anteproyecto de ley de Memoria Democrática de Andalucía ha generado un intenso debate en los círculos políticos de la región. Partidarios y detractores argumentan a favor o en contra de una normativa que para algunos reabre heridas y para otros contribuye a cerrarlas. Francisco Vigueras (Granada, 1954) está en la segunda facción. El portavoz de la Asociación Verdad, Justicia y Reparación defiende la necesidad de pelear por la “integridad democrática” a través de la rehabilitación de las víctimas de la Dictadura y pide el apoyo europeo para instar al Gobierno del Estado a actuar. Hace casi tres semanas, estuvo en Bruselas, junto a una importante delegación autonómica, para mostrarle a los eurodiputados un panorama, según él, “impropio de un estado democrático”.

– Pregunta: ¿Por qué es necesaria en Andalucía una Ley de Memoria Democrática?

– Respuesta: Una ley como la que se va a aprobar en breve es necesaria porque la recuperación de la memoria histórica necesita un impulso. Aún falta por cerrar un censo de víctimas y desaparecidos, pero manejamos una horquilla de entre 120.000 y 150.000 personas, de las cuales solo hemos recuperado en torno a 5.000. Eso quiere decir que algo está fallando. Hay que agilizar el tema, porque además se nos mueren los testigos. Es una lucha contrarreloj, porque la lucha se inició demasiado tarde, hace unos diez años.

– P: ¿En qué sentido perjudicó a esta lucha la manera de enfocar la Transición?

– R: En la Transición, que fue hecha bajo la presión del aparato franquista, se establece un pacto de silencio. Se impone un modelo para proteger a los militares. ¿La razón? El riesgo de un golpe que efectivamente se produce en el año 81. Antes, en el 80, se realizan los primeros intentos de abrir fosas, pero el levantamiento de Tejero lo para todo. Vuelve el miedo. Vamos a aceptar que entonces no se pudo hacer otra cosa. Pero, a estas alturas, no se entiende cómo no se repara esa deuda. Lo que más nos duele es la política del doble rasero. Se reconocen las víctimas del terrorismo, pero no las del terror franquista.

Se reconocen las víctimas del terrorismo, pero no las del terror franquista

– P: ¿Ha sido la izquierda demasiado débil con este tema?

– R: La izquierda dejó de considerar prioridad este asunto. A mí la gente de izquierdas me dice que la Transición fue modélica y yo les respondo: Oye, no me digas modélica, dime que no pudisteis hacer otra cosa, que la situación estaba difícil… Pero no digas que fue modélica. Tú renuncias a lo más sagrado, que es rehabilitar el nombre de tus padres y de tus abuelos y recuperar la dignidad. Aquella Transición dejó mucho que desear y ahora no se puede sostener un estado democrático con más de 2.000 fosas comunes. Hay que cerrar una página de la historia, pero antes hay que leerla. Estamos hablando de 100.000 desaparecidos y de niños robados que fueron entregados a familias alemanas vinculadas al nazismo. La derecha dice que esto es reabrir viejas heridas y eso es falso. Cada vez que abres una fosa, cierras heridas.

No se puede sostener un estado democrático con más de 2.000 fosas comunes

– P: ¿Qué buscan las plataformas en Europa?

– R: Hemos ido por dos motivos: Primero, para denunciar el desamparo judicial que estamos soportando y, por otra parte, el abandono institucional. Ahora, nos encontramos con un gobierno que nos ha dejado sin ningún tipo de subvención para poder recuperar a los muertos y además ha cerrado la Oficina de Atención a las Víctimas del Franquismo. En cambio, a las víctimas del terrorismo les da todo.

– P: ¿Por qué cree que sucede esto?

– R: Yo creo que utiliza el tema electoralmente. Las víctimas del terrorismo les dan votos y las del Franquismo se los quitan. Se ve que buscan votos ultraconservadores e ir contra la memoria histórica les favorece. Pero aquí no estamos hablando de un asunto electoral, sino de derechos humanos, de familias que están luchando, con la generación de los nietos buscando a sus abuelos. Hay jóvenes que se enteran de que sus abuelos murieron en la guerra y no luchando, sino asesinados. Aquí en Andalucía no hubo guerra, hubo un conflicto de tapias y cunetas. Hace falta una Comisión de la Verdad, que establezca una realidad oficial y científica y lo hemos dicho en Europa.

Hace falta una Comisión de la Verdad que establezca una realidad oficial y científica

-P: La aplicación de la Ley de Memoria Histórica del año 2007 ha perdido terreno en los últimos meses. ¿Considera necesaria la creación de una normativa a nivel nacional como la que se está gestando en Andalucía?

– R: Claro que sería necesaria. Yo creo que la ley andaluza va a servir un poco de modelo, pero depende de los gobiernos. La Ley de Memoria Democrática va a permitir impulsar la exhumación de fosas. Esta vez se está implicando la Junta de Andalucía y vamos a tener un presupuesto de 190.000 euros, lo que nos va a dejar avanzar. Además, viene contemplado un aspecto importante: Si un propietario se niega a abrir una fosa en su parcela, se podrá proceder a la expropiación del terreno para excavar.

– P: Esta normativa andaluza está teniendo una relevancia mediática importante en el aspecto de la retirada de símbolos y del cambio en la nomenclatura de las calles, pero ¿cuál va a ser su impacto real a la hora de abrir nuevas fosas y de recuperar más restos de víctimas?

– R: Con la ley en la mano, podremos abrir cualquier fosa sin la necesidad de que lo demanden los familiares. El objetivo es documentar la Historia, conocer qué paso. Para este año, hay prevista la apertura de once fosas y eso ya es importante. Ojalá esta fuera una política de Estado. Esperamos que tras las próximas Europeas, tengamos apoyo para crear la Comisión de la Verdad, ya que si desde la Eurocamara se emite una resolución, el gobierno español estará obligado a ponerla en marcha. Esa es una de nuestras esperanzas.

DSC_0761

– P: Hablaba antes de los niños robados durante el Franquismo. ¿Cuál es la cantidad estimada de casos de sustracción de bebés en España en esta época?

– R: Yo sé que la cantidad que se baraja suele ser de 30.000. La magnitud es tan importante, que dentro de la memoria histórica ha surgido una asociación específica. Hay personas que no son conscientes de que fueron robadas. Es uno de los capítulos con más fuerza. Es una agresión a las víctimas tremenda y una democracia no lo puede permitir. Esto no tiene parangón alguno en Europa.

Se baraja que, durante el Franquismo, fueron robados 30.000 niños

– P: En Granada, hablar de memoria histórica es hacerlo sobre Federico García Lorca. ¿En qué punto está la investigación sobre el lugar en el que se encuentra el cuerpo del poeta?

– R: Efectivamente, Lorca es el símbolo. Sabemos que está en algún lugar del barranco entre Víznar y Alfacar, pero también somos conscientes de que se trata de un lugar sembrado de fosas comunes. Puede haber entre 2.000 y 3.000 víctimas allí. Me parece interesante que se diga que se van a seguir buscando restos, pero no necesariamente los de Lorca. Es necesario encontrar y rehabilitar a todas las víctimas.

Sabemos que Lorca se encuentra en algún lugar del barranco entre Víznar y Alfacar

– P: Volviendo a la ley, ésta va a afectar al aspecto de los municipios por la retirada de los símbolos y el cambio de la nomenclatura de las calles que actualmente llevan el nombre de alguna persona vinculada al Franquismo. ¿Cómo va a ser ese procedimiento de transformación?

– R: Una vez entre en vigor la Ley de Memoria Democrática, se le van a dar 18 meses a los Ayuntamientos para que retiren los símbolos fascistas, que son insostenibles. La excusa con la normativa anterior era un supuesto valor artístico. Ahora ya no podrán mantenerse ahí. En Granada tenemos el monolito fascista, que además es un homenaje a la Falange, una formación que causó miles de muertes. El Ayuntamiento tenía que haberlo quitado hace tiempo y no haberse empecinado en dejarlo.

– P: Precisamente con el gobierno local se plantean dos polémicas de fondo con la nueva ley: La primera, el 14 de junio, con los festejos del día dedicado a honrar a las víctimas, y la segunda, el 2 de enero, con la celebración de la Toma. Los grupos de la derecha que portan banderas con símbolos franquistas, pero que pertenecen a partidos legales, ¿podrán ondear sus estandartes, como es habitual, en la Plaza del Carmen en el segundo día del año?

– R: La nueva ley dice que no se permite hacer exaltación y exhibición de los símbolos del régimen franquista. Falange podrá estar ahí, pero no mostrar símbolos franquistas. A partir de ahora está prohibido y recibirán multas. Es apología del Franquismo. Como hoy no puedes salir en Alemania con una bandera nazi. Ojalá se atrevieran a cambiar el festejo de la Toma, pero se empeñan en mantener una concentración de riesgo. Y el 14 de junio el Ayuntamiento deberá colaborar por lealtad institucional. Tiene que cumplir la ley autonómica.

Falange podrá estar ahí el Día de la Toma, pero no mostrar símbolos franquistas

– P: ¿Teme que la polémica acabe envolviendo a la ley y perjudicándola?

– R: No, de polémica estamos ya saturados. Llevamos ya diez años de polémica y diciendo que esto es una cuestión de derechos humanos. Esta ley al final se tiene que imponer. También decían que cuando pusiéramos la placa en la tapia del cementerio se iba a liar, pero no pasó nada. Estamos normalizando la democracia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *