Lunes, 23 Octubre, 2017

            

El Zaidín Rock clausura su 36 edición con más de 17.000 asistentes en la última noche | Galería

Los Ilegales se convirtieron en el plato fuerte de la noche, logrando que se multiplicara el número de personas en el recinto | Los Térmicos, Chorrojumo, La Pulquería y Fausto Taranto completaron el cartel de un festival con “sangre granadina”

Los Ilegales cautivaron a los más de 17.000 congregados en el Zaidín Rock | Foto: Javier Martín Ruíz
Sarai Bausán García | @Sarai_Bausan


image_print

Los primeros acordes empezaban a sonar. Cada vez más asistentes se congregaban en el lugar. Era el momento: arrancaba la última noche del Zaidín Rock 2016. El que es considerado el festival de rock gratuito más antiguo de España decía adiós a tres días llenos de música con un cartel de categoría.

Los Térmicos fueron los encargados de abrir una de las noches más esperadas por los amantes del rock en Granada y toda Andalucía. Con la cálida entrega de los seguidores del festival que empezaban a acercarse al lugar, la banda compuesta por Yuse, Nacho, Alberto, Fran y Jose daba rienda suelta a sus ritmos más entusiastas hasta conseguir cautivar a los allí presentes.

Pasadas las 22:00 llegaba el turno de otra de las bandas granadinas del cartel, Chorrojumo. “Estamos muy contentos de que hayan apostado por bandas emergentes de Granada, y más éstas, que nos encantan”, señalaba Carmen, una de las personas que disfrutaban de la última noche del festival. Y es que una de las principales apuestas seguidas por la organización este año era que la “sangre granadina” marcara el cartel para dar cabida a bandas que empiezan a recorrer su camino artístico.

Con el sonido de las primeras notas de “Oídos carniceros”, los asistentes empezaron a mirarse entre sí. Había llegado el momento. Una de las bandas más queridas por los amantes de la música rock de la provincia aparecía en el escenario para dar un recital de pasión y ritmo que embaucaría al público en una danza difícil de parar. Así, Fausto Taranto logró que los gritos de sus seguidores se unieran en uno de sus temas estrella “Se apodera de mí”. El grupo no quiso despedirse de sus seguidores sin apremiarles por su entrega con un pequeño “regalo”: sus baquetas.

Con la llegada de la profundidad de la noche, el público empezó a aumentar en un goteo incesante que hizo del lugar uno abarrotado. No se veía un espacio libre, el final de la agrupación de personas casi no se vislumbraba. ¿Los causantes? El plato fuerte de la noche: Los Ilegales. El grupo utilizó la ocasión para presentar su disco y volver a subirse al escenario del rock “después de aquella mítica tormenta de 2004”.

“La bendición ilegal sea con vosotros”, rezaba la banda hacia los más de 17.000 asistentes que había logrado congregar con su música.

Si el entorno había estado lleno de frenesí y ritmo hasta el momento, con la llegada de la veterana agrupación los sentimientos llegaron a su punto cumbre. Manos al aire, saltos y danzas frenéticas se hacían con el lugar al son de canciones como “Bestia, bestia” u “Hombre solitario”.

Como cierre de uno de los eventos más celebrados por los granadinos se encontraba la actuación de La Pulquería. La banda valenciana hizo gala de su capacidad ante los instrumentos para cautivar a un público que tenía en mente un mismo pensamiento: contaban los meses para poder disfrutar del próximo Zaidín Rock.

“ES UNA FECHA OBLIGADA”

El Zaidín Rock se ha convertido para muchos en uno de los eventos imprescindibles de sus agendas. Es lo que le sucede a Melisa:“Es un sitio donde se encuentra la gente, personas que no se ven en todo el año y aprovechan el Zaidín Rock para volver a encontrarse. Es una tradición venir aquí”.

Lo mismo le ocurre a Ignacio, quien señala: “Esta es una fecha obligada para todos nosotros. La atmósfera que tiene el Zaidín rock es genial, puedes venirte solo porque al final acabas encontrándote con todo tipo de gente y eso nos encanta”.

Como bien afirma Ignacio, uno de los puntos fuertes de este evento, lo que realmente le hace único a la vista de sus seguidores, no es otro que su ambiente.

“El festival tiene algo muy especial. La gente tiene muy buen rollo. El Zaidín Rock tiene una cosa especial que hace que la gente este a gusto, siempre dicen: el verano no se acaba hasta que pasa el Zaidín Rock. Es una cita a la que no se falla”, describe Paco.

A esto añade Paco: “Es una cita a la que no se falla”. Y no piensa hacerlo. Ni él ni el resto de los allí reunidos. Todos lo tienen claro: no importa qué ocurra durante el año, nada les hará perderse la próxima edición del Zaidín Rock.

Si quieres ver la galería, pincha sobre la imagen:

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Hola.
    La vaqueta es un caracol blanco, serrana o serrano ; un gasterópodo terrestre de la familia Helicidae, endémico del sureste y levante de la Península Ibérica.
    Las Baquetas con “b” son a lo que os referís creo. 😉