Sábado, 21 Octubre, 2017

            

El sobrepeso en los adolescentes, vinculado con el doble de riesgo de cáncer de esófago

El nivel socioeconómico también es determinante

E.P.


image_print

Los adolescentes con sobrepeso tienen el doble de probabilidades que sus pares de peso normal de desarrollar cáncer de esófago, según un estudio reciente realizado en Israel, que se publica en la edición temprana de ‘Cancer’, revista de la Sociedad Americana del Cáncer. La investigación también encontró que el bajo nivel socioeconómico, así como la inmigración procedente de países de mayor riesgo, son determinantes importantes de cáncer gástrico.

Zohar Levi, del Centro Médico Rabin en Israel, y sus colegas midieron el índice de masa corporal (IMC) en un millón de varones adolescentes israelíes que se sometieron a un examen de salud general, a una edad promedio de 17 años desde 1967 hasta 2005, y, a través del registro de cáncer del país, se identificó a aquellos participantes que más tarde desarrollaron cáncer. Los participantes fueron seguidos entre 2,5 a casi 40 años, con una media de seguimiento de 18,8 años.

Los científicos se sorprendieron al encontrar que los hechos, sobre todo el peso y el nivel socioeconómico, hasta la edad de 17 años tuvo un tremendo impacto en el desarrollo del cáncer en el futuro. Los adolescentes con sobrepeso registraban un riesgo 2,1 veces mayor de desarrollar cáncer de esófago y los de bajo nivel socioeconómico, un riesgo 2,2 veces mayor de desarrollar cáncer gástrico de tipo intestinal.

Aquellos que tenían nueve años o menos de educación, poesían un riesgo 1,9 veces mayor de desarrollar este tipo de cáncer, además de que los inmigrantes nacidos en países de Asia y de la ex URSS registraban un mayor riesgo de desarrollar cáncer gástrico (3 y 2,28 veces más, respectivamente) .

“Los adolescentes con sobrepeso y obesos son propensos a padecer cáncer de esófago, probablemente debido al reflujo de que tienen durante toda su vida. Además, una posición socioeconómica más baja de un niño tiene un gran impacto sobre la incidencia de cáncer gástrico en la edad adulta”, resumió Levi, quien señaló que no está claro si la pérdida de peso más adelante en la vida o la obtención de un mayor estatus socioeconómico podría reducir los riesgos observados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *