Viernes, 20 enero, 2017

El juzgado da la razón a un padre que quiere llevar a su hijo a catequesis pese al rechazo de la madre

El padre del menor asegura que se llegó a un "acuerdo previo a la formación de la familia" con respecto al tema de la educación religiosa del hijo

Celebración de la primera comunión


image_print

El Juzgado de Primera Instancia 26 de Sevilla ha dado a un padre la facultad de decidir sobre que su hijo pueda recibir clases de catequesis para la preparación de la Primera Comunión pese al rechazo mostrado por la madre, quien apela al derecho del menor a escoger su opción religiosa cuando alcance “una mayor edad y discernimiento”.

El matrimonio se separó hace siete años y en estos momentos tanto el padre como el menor viven en Sevilla, mientras que la madre reside en Granada. Ella se muestra contraria a este fallo judicial sobre el que no cabe recurso al asegurar que su hijo “no es creyente” y no quiere hacer la Comunión, pero “no ha sido escuchado ni por la jueza ni por la Fiscalía”, según ha detallado en declaraciones a Europa Press.

En el auto, que adelanta este jueves el diario ’20 minutos’, se expone que el padre del menor justifica su decisión de llevarle a catequesis en un “acuerdo previo a la formación de la familia”, con anterioridad a la celebración del matrimonio, razón por la que ambos “contrajeron matrimonio canónico” y el niño “fue bautizado en la fe católica”.

En contraposición, la madre argumenta que son los padres los que pueden transmitir su fe al menor y educarlos en una libertad religiosa en la que opere el derecho a decidir cuando alcance una mayor edad y discernimiento. “Momento en el que se podrán adoptar las decisiones pertinentes con una mayor comprensión y aceptación del menor, lo que evitará su exposición a situaciones de crisis emocionales o estrés”.

La Fiscalía consideró que debía darse facultad de decidir sobre este asunto al padre, manteniendo que la madre no ha acreditado que si el menor acude a catequesis suponga un perjuicio para el mismo. Subraya además que los progenitores contrajeron matrimonio por la Iglesia, bautizaron al niño e incluso existe una sentencia de nulidad matrimonial canónica entre ambos. Por todo ello, el Ministerio Público no ve justificado el cambio en la actitud de ella tras estos pasos.

La madre rechaza esta argumentación alegando que, pese a que en su día se casó por la Iglesia, existe una nulidad de ese matrimonio que le quita toda la validez y por tanto ella no se ha comprometido a criar al menor en la fe católica y ha lamentado especialmente que los “deseos de su hijo no hayan sido escuchados ni tenidos en cuenta”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *