Martes, 13 de Noviembre de 2018

            

El GRAUM Festival pone a Granada en el mapa de la cultura custom | Vídeo

El evento aúna tatuajes, graffitis, deportes extremos, baile, motor y body painting

Un hombre se tatúa durante el festival | Foto: Luliana Dragoi
Nacho Santana | Imagen: Manuel Cepero


image_print

El arte urbano toma Granada con la segunda edición del Granada Art & Urban Movement (GRAUM) Festival. La Feria de Muestras de Armilla es, desde el viernes, el epicentro de la cultura custom y underground ya no sólo de Granada, sino de todas las partes de España.

En el exterior del recinto, una exhibición de graffiti en mural al aire libre sirve para dar la bienvenida a los asistentes y hace las veces de carta de presentación: el GRAUM es un lugar en el que se demuestra que algunos elementos cuestionados son arte, un espacio donde la calle o el propio cuerpo son las mejores galerías. Junto a los murales, una zona acotada con rampas y barandillas hace las veces de ‘skatepark’ para aquellos amantes del monopatín o las BMX.

Ya en el interior, dos murales presiden el centro de la Feria de Muestras a la par que el olor a tinta impregna el aire desde primera hora. A la izquierda, el área de tatuajes, con lugares en los que inmortalizar una imagen en tu cuerpo, comprar tinta o adquirir tu propia máquina para tatuar; a la derecha, coches, motos y bicicletas customizados hasta el más mínimo detalle, convirtiendo un vehículo en un lienzo sobre el que se ha plasmado una obra de arte. Dos mundos en definición distintos, pero perfectamente hermanados por una pasión: la cultura custom.

En torno a 130 estudios de tatuaje se encuentran ubicados en el área izquierda, divididos en un total de 86 puestos diferentes. No sólo Granada cuenta con representación, pues los tatuadores proceden también de ciudades como Barcelona, Córdoba, Madrid, Valencia, Tenerife, Cádiz o Murcia, entre otras muchas. Además, en esta segunda edición se ha contado con representación internacional gracias a profesionales provenientes de Andorra o Portugal.

Cientos de personas recorren los estands, eligiendo el mejor diseño para inmortalizar en su cuerpo o el lugar más adecuado para ello. “Este año se espera que sea mucho mejor”, comenta uno de los muchos tatuadores, una consigna que parece haberse cumplido de manera general, pues el número de asistentes el año pasado fue de 4.000 personas y este año se espera “al menos 2.000 más”, según ha señalado Laura Cubero, responsable del evento.

“La gente ya sabe lo que es el GRAUM”, comenta Cubero hecho patente dada la gran afluencia de gente de fuera de la provincia. Uno de los asistentes, llegado desde Barcelona sólo para disfrutar del festival, se atreve incluso a vaticinar que “va a ir muy para arriba y se va a convertir en uno de los mejores tres o cuatro de España”, afirmación que apoya en que “el sitio es muy bueno y la ciudad es maravillosa, volveré el año que viene”.

Pese a que el mundo del tatuaje está muy estigmatizado, eventos como este ayudan a darle visibilidad y reclaman la disciplina como un arte. Personas de distintas edades, sexos y razas acuden a los diferentes puestos para aumentar la cuenta de tinta en su piel, muestra de que el estereotipo se queda cada vez más atrás para dar paso a una mentalidad más abierta. “Ahora no tienes tantos problemas a la hora de encontrar trabajo o de sociabilizar, pero todavía los hay”, expresa Laura Cubero, “hay empresas que ponen problemas o preguntan en las entrevistas si tienes algún tatuaje o no”.

Sin embargo, la responsable del evento también tiene claro que “estamos en camino” para dejar atrás estas ideas. “Es importante hacer este tipo de eventos para demostrar que estamos enseñando un arte que, aunque sea urbano y alternativo, es arte igualmente”, reivindica al respecto.

En la otra mitad del recinto, grandes grupos se amontonan para ver los diferentes vehículos o las exposiciones de body painting. Al fondo de la sala, un gran escenario acoge las batallas de baile o las sesiones de música que se producen a lo largo de los tres días que dura el evento. Pese a que el tatuaje reclama la mayor parte de la atención, el motor le sigue el paso y logra que incluso los más pequeños se interesen por la customización de los distintos vehículos expuestos en los 27 estands dispuestos.

Tras el gran éxito del festival, la acogida de Granada y los desplazamientos de la gente de otras ciudades, la organización se ha mostrado muy satisfecha con los resultados recibidos. “El lunes empezamos a preparar el del año que viene”, comenta Cubero sonriente al ver el recinto lleno de gente, “es un evento que tiene mucho futuro y va a tener una vida muy larga, la ciudad nos ha recibido muy bien y al público le gustan este tipo de eventos y participar en ellos”.

Si no puede visualizar el vídeo, haga clic aquí

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.