Martes, 11 de Diciembre de 2018

            

Diseñan un sistema electoral para garantizar la representatividad adecuada en el Congreso

El método diseñado por un grupo de matemáticos de la UGR se apoya en el uso de los votos totales para determinar la representación de los partidos políticos

El catedrático del departamento de Matemática Aplicada de la UGR Victoriano Ramírez González | Gabinete
EP


image_print

El Grupo de Investigación en Métodos Electorales (Gime) de la Universidad de Granada (UGR), dirigido por el catedrático Victoriano Ramírez González, ha diseñado un sistema electoral que mejora la proporcionalidad y garantiza la adecuada representatividad del Congreso de los Diputados, sin penalizar la gobernabilidad.

Según ha informado la universidad en un comunicado, el método diseñado por Gime se apoya en el uso de los votos totales para determinar la representación de los partidos políticos. De esta forma, el reparto se equilibra y el valor de los votos de los partidos es casi el mismo, independientemente de la circunscripción, el ámbito estatal o autonómico de la formación política o el propio tamaño del partido.

El modelo del grupo de matemáticos de la UGR asegura que, para un partido, el valor de sus votos sea exactamente el mismo sin importar la circunscripción en la que los haya obtenido.

“Nuestra técnica garantiza a cada partido entre un 90 y un 95 por ciento de los escaños que le corresponderían según sus votos totales. Con el sistema actual ha habido partidos que han perdido más de un millón de votos, porque no han recibido ni el 50 por ciento de los escaños que le correspondían”, ha explicado el catedrático de la UGR Victoriano Ramírez.

PRINCIPIOS DE REPRESENTATIVIDAD Y GOBERNABILIDAD

El sistema del Grupo de Investigación en Métodos Electorales de la Universidad de Granada se apoya en “cuatro principios básicos, tres de ellos enfocados a la representatividad y un cuarto que contribuye a la gobernabilidad y estabilidad”.

“Los principios de representatividad garantizan que un partido con más votos que otro no pueda recibir menos escaños, dos partidos que difieran en muy pocos votos deban diferir en un escaño, a lo sumo, y que todo partido reciba, al menos, el 90 por ciento de los escaños que corresponden a sus votos en un reparto proporcional”, ha expuesto Victoriano Ramírez.

En el capítulo de la estabilidad parlamentaria, una de las “asignaturas pendientes” de los sistemas electorales proporcionales, la metodología del Gime garantiza a la formación vencedora de las elecciones un porcentaje de escaños ligeramente superior al de votos.

El modelo diseñado por este grupo de matemáticos de la UGR no afecta a los elementos troncales del sistema vigente (ni siquiera al método d’Hondt), al no eliminar la provincia como circunscripción y no aumentar tampoco el número de escaños del Congreso de los Diputados, por lo que se podría aplicar sin necesidad de reformar la Constitución Española.

Según Victoriano Ramírez, “está más que justificada la necesidad de afrontar un cambio de sistema electoral”. El actual ha producido, en cada una de las 13 elecciones generales que se han celebrado entre 1977 y 2016, “discordancias y desequilibrios en la representación de los partidos políticos”.

El catedrático ha destacado casos como el de IU en las elecciones generales de 2011, en las que obtuvo once escaños con casi 1.700.000 votos. Con el modelo del GIME le hubieran correspondido 24 escaños.

No es el único ejemplo que utiliza el catedrático del departamento de Matemática Aplicada para demostrar la necesidad de reformar el sistema proporcional actual. “En las elecciones generales de 2016, el Partido Animalista Contra el Maltrato Animal (Pacma) obtuvo alrededor de 300 votos menos que el Partido Nacionalista Vasco (PNV), sin embargo, la formación de Euskadi tiene cinco escaños en el Congreso de los Diputados y el PACMA se ha quedado sin representación”, ha argumentado Ramírez, quien también aboga por técnicas para “desbloquear las listas electorales y para poder garantizar una mayor paridad de género”.

Victoriano Ramírez González acudirá en breve, como director del Grupo de Investigación en Métodos Electorales de la Universidad de Granada, a la Subcomisión para la Reforma Electoral del Congreso de los Diputados, donde expondrá las ventajas del método diseñado por su grupo.

La proporcionalidad del sistema electoral español vuelve a estar en entredicho tras la reunión entre los partidos Podemos y Ciudadanos celebrada el jueves 8 de febrero, en la que ambas formaciones políticas acordaron trabajar para desarrollar una ley electoral más equilibrada y representativa en la que incluyen el cambio del sistema d’Hondt por el de Sainte-Laguë.


Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Lo que propone este señor acabaría con el nacionalismo. De echo es lo único que puede acabar con ese cancer.
    Y las listas abiertas, unidas a circuscripciones pequeñas, pueden acabar con la partitocracia y darle la soberania al pueblo. Y por ende, destrozar la corupción.

    Sería un sueño, pero los que ahora disfrutan del poder no van a dejarlo así como así.