Viernes, 17 Noviembre, 2017

            

Detectan en Granada intentos de estafas con “secuestros virtuales”

La Policía Nacional aconseja desconfiar si recibe una llamada, desde teléfonos ocultos o desde el prefijo 0056, diciendo que tienen a algún familiar secuestrado

Imagen ilustrativa
Gabinete


image_print

Tras algunos intentos de estafa mediante el procedimiento de los “secuestros virtuales” detectados en Granada en los últimos días, la Policía Nacional aconseja desconfiar si recibe en su domicilio una llamada telefónica diciendo que tienen a un familiar secuestrado. No se trata de ningún secuestro real, sino de un método de estafa que se realiza a través de una llamada telefónica en la que se intenta hacer creer a la víctima que algún familiar suyo está secuestrado para exigirle entre 1.000 y 10.000 euros por su liberación, llegando a imitar su voz para generar una situación de bloqueo y angustia.

Estas llamadas, esta vez recibidas en la zona centro de Granada, siguen el mismo patrón que las detectadas desde 2015 en nuestro país. El modus operandi sigue las mismas pautas. Los supuestos secuestradores realizan llamadas desde teléfonos ocultos o desde el prefijo 0056 (Chile), intentando intimidar a la víctima para que, ante su situación de nerviosismo, les facilite más información sobre el supuesto familiar secuestrado y hacer más creíble la situación. El objetivo es que, ante frases como “mamá, estoy secuestrado” o “me quieren matar”, la víctima no pueda colgar para comprobar la veracidad de los hechos y pague el rescate que oscila ente los 1.000 y los 10.000 euros

Llamadas indiscriminadas a teléfonos fijos

Los estafadores realizan las llamadas de forma indiscriminada, preferiblemente a teléfonos fijos de potenciales víctimas españolas y en el momento en que estas descuelgan les comunican que su hijo/a u otro familiar está secuestrado. Los investigadores apuntan a que cuando una llamada les produce resultados positivos, los delincuentes continúan telefoneando a los números sucesivos. Esto explica que numerosas víctimas se concentran en los mismos barrios o localidades.

Los delincuentes prolongan la llamada durante bastante tiempo con dos finalidades, por un lado evitar que la víctima pueda corroborar la veracidad de la información y por otro conseguir que realice un pago rápido. Por el momento ninguna de las llamadas recibidas en la capital consiguió su objetivo, bien porque las víctimas contactaron con la policía, o bien porque pudieron contactar con el supuesto secuestrado.

#NOesREAL, cómo evitar ser víctima

Desde que se detectó esta modalidad de estafa, la Policía Nacional ha alertado de estas llamadas y ha difundido periódicamente unas pautas de prevención a través de los medios de comunicación y sus canales en redes sociales, habiendo puesto en marcha la campaña #NOesREAL.

Todas las unidades de Policía están avisadas para reaccionar en cuanto se denuncie un “secuestro virtual”. Existen unas pautas de prevención básicas que pueden evitar que los ciudadanos se conviertan en víctimas de este tipo de extorsiones:

– No descuelgue llamadas que no espera con prefijo 0056 o +56 o con número oculto
– Desconfíe si le dicen que han secuestrado a un familiar, incluso si se pone otra persona o se escuchan voces de fondo: no es su familiar
– Mantenga la calma ante la presión ejercida por el falso secuestrador, que usará violencia verbal de cualquier tipo
– Compruebe la información que le están aportando los falsos secuestradores
– No realice ningún pago, le exigirán un pago rápido para no dar tiempo de localizar al familiar, no envíe ningún dinero
– No facilite datos personales y tampoco los publique en redes sociales
– Avise a la Policía Nacional (091) e intente localizar al supuesto secuestrado por otra línea, así como grabar la llamada maliciosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *