Sábado, 25 Marzo, 2017

Crowdfunding, los fans se convierten en los nuevos mecenas

Artistas como Jero Romero, Catpeople o Canteca de Macao han pagado sus últimos trabajos gracias a esta microfinanciación

Alma Espinosa @almaespinosa_


image_print

Muchos recuerdan todavía los tiempos en los que las discográficas “pagaban” todo para que los artistas alcanzaran su sueño. Por supuesto, para algunos todavía funciona así, pero la mayoría ha sabido utilizar las nuevas tecnologías para producir su arte sin necesariamente depender de las compañías o intermediarios. Entre los modelos más usados está el crowdfunding, o financiación en masa.

¿Qué es crowdfunding?

Es la cooperación colectiva, llevada a cabo por personas que realizan una red para conseguir dinero u otros recursos, se suele utilizar Internet para financiar esfuerzos e iniciativas de otras personas u organizaciones. El micromecenazgo puede ser usado para muchos propósitos, desde artistas buscando apoyo de sus seguidores, campañas políticas, financiación de deudas, vivienda, escuelas, dispensarios y hasta el nacimiento de compañías o pequeños negocios.

 

Jero Romero, Catpeople o Canteca de Macao son algunos de los primeros en utilizar el crowdfunding

Los artistas, cada vez más desesperados por la falta de recursos económicos, se aferran a esta nueva fórmula con el objetivo de sacar sus proyectos adelante. El método como hemos visto es sencillo, se expone la idea, se publicita en internet y se fija un presupuesto y un plazo para recaudar el dinero necesario. Y como consecuencia, los “mecenas” reciben recompensas como obsequios, descuentos o invitaciones. Cuanta más alta sea la cantidad aportada, mejor será la recompensa.

El vocalista Jero Romero, que se lanzó a una aventura en solitario después de la disolución de The Sunday Drivers seguramente no fue el primero en descubrir la crowdfunding, pero sí uno de los pocos que consiguió en tan solo unas horas reunir el dinero necesario para grabar sus dos últimos proyectos.

 

Entre los sitios que se dedican a esta actividad destaca ArtistShare, considerado como el primera web de financiación musical. La página se inició con la intención de conectar a los artistas con sus fans. Entre los sitios dedicados a este negocio también podemos señalar a IndieGoGo, RocketHub y por supuesto Kickstarter, quizá el más famoso en cuanto a financiación de proyectos, aunque, curiosamente, no parece ser de los más exitosos. Y es que también hay que considerar que este asunto de la financiación pública requiere de una confianza prácticamente ciega, pues no existe un contrato o una manera de obligar a los creadores a cumplir con sus compromisos, excepto la buena fe.

“Según los datos del año 2013, los proyectos de ‘crowdfunding’ mueven cerca de 750 millones de euros anuales en Europa”

Visto el gran éxito el Gobierno, no sin polémica, ha decidido regular jurídicamente esta actividad en auge. El borrador del anteproyecto establece que el importe máximo de captación de fondos por cada proyecto de financiación participativa no podrá ser superior a 1 millón de euros. Las nuevas plataformas deberán tener un capital social igual o superior a 50.000 euros o, en su defecto, disponer de un seguro de responsabilidad civil. Además también se fijará un régimen de sanciones por incumplimiento de las obligaciones legales de inscripción, realización de actividades no reguladas y resistencia a la actuación inspectora de la CNMV o del Banco de España.

Pero lo que es un hecho es que la red ha ayudado a hacer del crowdfunding la herramienta de salvación para músicos no tan conocidos. Una nueva manera de sacar adelante trabajos que por culpa de la situación económica sería totalmente imposible. La música se reinventa con el crowfunding y los fans son los que deciden.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *