Martes, 23 Mayo, 2017

Publicidad

Científicos granadinos, seleccionados entre 827 proyectos para investigar el tratamiento de malaria y Chagas

La intención de los investigadores es luchar contra la malaria vivax, la enfermedad de Chagas y la fasciolosis, tres enfermedades desatendidas que en la actualidad causan millones de muertes al año en el mundo



image_print

Investigadores del Instituto de Biotecnología de la Universidad de Granada, del Instituto de Salud Global de Barcelona y de la Universidad de Valencia han sido seleccionados entre 827 proyectos para investigar sobre el tratamiento y el diagnóstico de la malaria, la enfermedad de Chagas y la fasciolosis, patologías causantes de millones de muertes al año en el mundo.

El proyecto titulado ‘Exosomas nuevos comunicadores intercelulares y su aplicabilidad como agentes terapéuticos en enfermedades parasitarias desatendidas’, dirigido por los doctores Hernando del Portillo, profesor investigador Icrea del Instituto de Salud Global de Barcelona; Antonio Marcilla, profesor del Departamento de Biología Celular y Parasitología de la Universidad de Valencia, y Antonio Osuna Carrillo, catedrático del Departamento de Parasitología y director del Instituto de Biotecnología de la Universidad de Granada, ha recibido una de las ayudas a la Investigación de la Fundación Ramón Areces.

El trabajo, que ha sido seleccionado entre 827 candidaturas de toda España, es uno de los 45 proyectos que recibirán el apoyo de esta reconocida fundación en el sector de Ciencias de la Vida y de la Materia.

La investigación interdisciplinar entre los tres centros de investigación se centra en estudiar los exosomas (vesículas secretadas por las células) como nuevos agentes intercomunicadores celulares y agentes terapéuticos de la malaria vivax, la enfermedad de Chagas y la fasciolosis. Hasta hace poco, se pensaba que los exosomas sólo servían para almacenar desperdicios celulares. Sin embargo, los estudios han demostrado que también actúan como mensajeros y llevan información que pueden alterar la fisiología de los tejidos.

La intención de los investigadores es luchar contra la malaria vivax, la enfermedad de Chagas y la fasciolosis, tres enfermedades desatendidas que en la actualidad causan millones de muertes al año en el mundo. Solo la malaria vivax es responsable de entre 70 y 300 millones de casos clínicos anuales incluyendo enfermedad severa y muerte.

La enfermedad de Chagas que está asociada a la pobreza, genera importantes problemas cardíacos y gastrointestinales a quienes la padecen. La fasciolosis, por su parte además de afectar al ser humano, es una de las enfermedades parasitaria que más problemas provocan en los rumiantes domésticos.

Para Del Portillo es sorprendente que “hasta hace poco tiempo, los exosomas eran prácticamente desconocidos, considerándolos subproductos del metabolismo celular”. Algo que “ha cambiado radicalmente, debido a su nuevo papel como mediadores implicados en la transmisión de señales biológicas, así como su potencial en diagnóstico y nuevas estrategias terapéuticas en cáncer y otras enfermedades, incluyendo las parasitarias”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *