Viernes, 20 enero, 2017

Babin: un buen recuerdo para el granadinismo

El defensa central rescindió ayer su contrato con el Granada CF tras dos temporadas vistiendo la rojiblanca y siendo uno de los más queridos por la afición

Babin celebra la permanencia en el Sánchez Pizjuán | Foto: GCF
Daniel Sánchez-Garrido | @Danisgr


image_print

Jean-Sylvain Babin, que cumplirá 30 años en el mes de octubre, no vestirá la elástica rojiblanca horizontal en la campaña que comienza el próximo 20 de agosto. Lucirá unos colores parecidos, ya que su destino ya ha sido confirmado. Aterriza en el Sporting de Gijón, equipo por el que ficha por las próximas tres temporadas.

Desde que Jémez tomara las riendas del equipo, el francés fue puesto en las quinielas para dejar el equipo por no congeniar con el estilo que pretende imponer el técnico rojiblanco a todos sus equipos, con mayor posesión de balón y con la necesidad de que sus defensas saquen el balón jugado, unas características que no tiene el francés.

Babin se marcha tras dos temporadas muy especiales para él. En Los Cármenes se ha hecho un nombre en Primera División, y con el Granada ha cumplido un sueño, el de jugar en la máxima categoría del fútbol español.

El internacional por Martinica llegó procedente del Alcorcón, y en su primera temporada en Granada fue un fijo para cada uno de los técnicos que se sentaron en el banquillo. Caparrós, Resino y Sandoval. Jugó 34 partidos de liga y tres de copa del rey, anotando un gol. Si algo ha aprendido Babin en su estancia en la ciudad nazarí es a sufrir. Las dos campañas que perteneció al equipo ha vivido dos permanencias agónicas. De hazaña.

De hecho, él fue uno de los héroes de la permanencia conseguida en el Sánchez Pizjuán la temporada pasada. Durante la temporada, jugó menos que en su primer año, ya que perdió el favor de Sandoval en los últimos partidos. En el verano también se discutió su plaza en la defensa, ya que llegaron jugadores como Dória, Musavu King y Lombán para la zaga.

Sin embargo, acabó haciéndose con el puesto. Contabilizó 25 partidos de liga y dos de copa, y anotó tres goles. Uno de ellos sea probablemente uno de los más importantes de su carrera. Volviendo a la permanencia conseguida en Sevilla, en aquel partido que el Granada consiguió la victoria por 1-4, Babin fue clave.

El partido transcurría con un resultado de 0-1 con el tanto conseguido por Isaac Cuenca al término de la primera mitad. Todo se oscureció para los rojiblancos cuando en el minuto 73, Diego González empataba el partido. Pero alguien devolvió la sonrisa a los granadinistas.

Sí, fue Babin. Él fue el autor del 1-2 en el minuto 79, que daba paso a una goleada para euforia nazarí. El Granada volvía a certificar con toda seguridad que su pasaporte marca la Primera División, algo que en parte también fue obra de Babin, dejando en el granadinismo un grato recuerdo.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *