Viernes, 26 Mayo, 2017

Aprender a cocinar, un buen ingrediente para lograr más autonomía | (Galería)

Jóvenes con síndrome de Asperger aprenden en un taller cómo elaborar recetas sencillas y nutritivas

Un momento del taller de cocina en el Restaurante el Coso | Autor: Ángela Gómez
Ángela Gómez | @_Angela_GA


image_print

Ayer nos colamos en la cocina del Restaurante el Coso de Granada. Entre los fogones estaban los cocineros de la asociación ‘Cocineros granadinos 4.0’. Pero no estaban solos. Les acompañaban, prestando suma atención, un grupo de personas con síndrome de Asperger, un trastorno neuro-biológico que conlleva a la dificultad para la interacción social, repetición de conductas, torpeza motora o una limitada gama de intereses.

Sin embargo, el interés parecía ayer un ingrediente más en esta cocina ya que estos chicos y chicas, como Ana y Vicente, se involucraron de manera notable.

Estas clases  ayudarán a estos jóvenes a entrar en la cocina de su nueva casa con ganas, interés y  conocimientos culinarios, y es que recientemente se acaban de independizar. El proyecto ‘Vida Independiente’, apoyado por la Junta de Andalucía y el ayuntamiento de Granada, les ha facilitado un piso para que aprendan a vivir solos con todas las responsabilidades que eso conlleva. Una de ellas, cocinar.

TALLER-COCINA-ASPERGER-10

Ana, una joven con síndrome de Asperger prepara un sofrito | Autor: Ángela Gómez

“Es una forma de que no tengan que estar sus padres pendientes de ellos. En el piso están cogiendo ya un grado de independencia y esto seguro que les da un empujón más”, asegura a Granada Digital, Francisco Martínez, el presidente de Asperger, la asociación de Granada que ayuda a personas que padecen este síndrome. “En un principio, estos talleres van destinados a los jóvenes recién emancipados, pero, si esto funciona, estamos ya barajando la posibilidad de que llevar a cabo más”, comenta Martínez, muy satisfecho con la iniciativa ya que es conocedor de que este tipo de actividades les aportan seguridad, autonomía e incluso llegan a despertar habilidades positivas de cara a un futuro profesional.

Marcos Antonio convive con Ana y Vicente en el piso. Él es voluntario del proyecto ‘Vida Independiente’ y no se ha querido perder tampoco esta oportunidad de aprender, a la par que ayuda a sus compañeros “por si hubiese algún tipo de problema comunicativo”, nos comenta. “Están muy motivados y atentos, ¡y eso que solo llevamos dos clases! Ya hemos aprendido un par de platos elaborados e, incluso, ya hemos discutido sobre qué y cómo comprar”, explica Marcos, quien es testigo de que en el nuevo piso ya se han puesto en práctica algunas recetas que han aprendido.

RECETAS PRÁCTICAS Y SENCILLAS

Y qué mejor que aprender a elaborar platos que al lado de un cocinero profesional. “Este es el tercer taller de cocina que hacemos”, nos explica Francisco Yáñez, jefe de cocina de este restaurante, anfitrión y también ‘profesor’ en esta iniciativa.

“El primer día valoramos los hábitos que tienen estos jóvenes a la hora de comer y, sobre eso, planteamos los diferentes platos que aprenderán a hacer”. Francisco nos explica que deben ser platos “fáciles”, tanto a la hora de comprar los ingredientes como a la hora de elaborarlos, “para que ellos se puedan manejar bien en la cocina pero, también, en los supermercados”, detalla.

“Los primeros días de taller en la cocina sirven para iniciarlos y ya, en los días finales, estos chicos y chicas se meterán de lleno en los fogones para demostrar las nuevas habilidades adquiridas a la hora de elaborar los platos”, nos explica el presidente de Cocineros Granadinos 4.0, Jesús Bracero.

En el taller de ayer, estos jóvenes afectados por el síndrome de Asperger aprendieron y participaron en la elaboración de un plato de pasta con dos recetas: a la boloñesa, ideal para el almuezo; y, para la cena, en ensalada.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *