Lunes, 20 Noviembre, 2017

            

A juicio la cuidadora y el asesor de una anciana con alzheimer a la que quitaron 146.251 euros

Una vez que la anciana comenzó a tener síntomas de la enfermedad, ambos acusados se pusieron de acuerdo para extraer dinero de sus cuentas mediante transferencias bancarias

Audiencia Provincial | Imagen: Archivo GD
E.P.


image_print

La Fiscalía de Granada ha solicitado penas de cuatro años y seis meses de prisión para la cuidadora y el asesor fiscal de una anciana de 90 años con alzheimer que están acusados de quitarle 146.251 de su cuenta mediante sucesivas transferencias entre 2008 y 2010, aprovechando que tenía las facultades de compresión “mermadas” a causa de la enfermedad.

La víctima, viuda y sin descendencia, fue diagnosticada en enero de 2009 de alzheimer de grado moderado, lo que le impedía tener autonomía suficiente para el cuidado de sus bienes, según consta en el escrito de acusación provisional del Ministerio Público, al que ha tenido acceso Europa Press.

La acusada Toria B. había sido contratada para cuidarla y como empleada del hogar y, de hecho, contaba con “la plena confianza” de los hermanos de la anciana.

El otro acusado, José Luis V.R.C., era su asesor fiscal y tenía amplios poderes de representación sobre la mujer entregados ante notario para actuar en su nombre, hasta el punto de que fue nombrado tutor para el cuidado de todos sus bienes.

Una vez que la anciana comenzó a tener síntomas de la enfermedad, ambos acusados se pusieron de acuerdo, según el relato del fiscal, para extraer dinero de sus cuentas mediante transferencias bancarias a otras cuya titularidad era de la hija de la cuidadora.

Para ello, “aprovechándose de los irreversibles efectos que la enfermedad le causaba en su facultad de decisión y comprensión”, engañaron a la anciana y le obligaron a firmar documentos de reintegro en blanco que previamente recogían en la entidad financiera donde tenía la cuenta corriente.

Así, lograron retirarle el dinero del banco sin que fuera consciente, concretamente 35.550 euros en 2008; 59.459 euros en 2009 y 51.242 euros en 2010. Durante este tiempo estuvieron “evitando e impidiendo además” cualquier tipo de contacto de la anciana con sus familiares para que no pudieran percatarse de la “precaria situación en la que se encontraba”.

La Fiscalía considera que estos hechos son constitutivos de un delito de apropiación indebida por el que, además de la pena de cárcel, solicita para cada uno de los acusados una multa de 6.000 euros. El juicio está previsto que se celebre del 6 al 9 de noviembre en la Sección Segunda de la Audiencia de Granada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *