Vídeo | La Plaza del Carmen, un ‘cementerio’ del horror de la violencia machista

By on

«Evarista. 91 años, asesinada por su marido el 8 de agosto de 2023 en San Cristóbal de La Laguna. Víctima de violencia machista» o «Paqui. 52 años, asesinada por su marido el 10 de octubre de 2023 en Benalmádena. Víctima de violencia machista». Y así hasta alcanzar la cifra de 93 mujeres y menores a los que la barbarie de la violencia de género y el machismo les han arrebatado la vida en lo que va de año en España. Esa misma cifra, 93, se ha correspondido con el número total de lápidas que la Asociación La Volaera ha colocado este miércoles en la Plaza del Carmen en memoria de todas ellas y ellos. El vídeo del acto puede verlo en el canal de YouTube de GranadaDigital.

En una representación simbólica y solemne, y ante la proximidad del 25N, Día Internacional contra la Violencia de Género, el colectivo ha leído un manifiesto denunciando «la privatización de los servicios de igualdad que impiden la evaluación y el seguimiento de los mismos, y que convierte la violencia machista en un negocio para muchos». «Queremos señalar la falta de transparencia en la evaluación de los objetivos, priorización y gestión de los fondos del Pacto de Estado contra la Violencia de Género. Si no se tienen en cuenta los fallos del sistema, en las normas legales y en su implementación, es explicable que la violencia machista siga en aumento, constituyendo un enorme problema atajar de manera efectiva tanto el terrorismo machista como el maltrato institucional que revictimiza a las mujeres y menores», lamenta el texto leído en voz alta frente al Ayuntamiento.

Con un grito unánime de fondo –»Ni una menos ¡Por las que no están, por las que están, por las que no estarán. Aquí estamos siempre La Volaera!–, se ha leído en voz alta el nombre de las 93 víctimas mortales, al tiempo que se ha guardado un minuto de silencio en memoria de todas ellas. El colectivo también ha recriminado a la administración más presteza ante las «reiteradas denuncias sobre las deficiencias y fallos» que presenta el sistema a la hora de proteger a las víctimas y sus familias.

«Este año se han perpetrado ya 93 feminicidios y asesinatos en España. Andalucía bate récords representando casi el 40% de todos ellos. Casi la mitad de las mujeres asesinadas habían denunciado a su maltratador, habían acudido a las instituciones y habían confiado en que serían protegidas y que recibirían una ayuda que nunca llegó. Por ello, no podemos callar y no queremos callar. La Volaera como asociación de víctimas y sus familias ha hecho reiteradamente denuncias sobre las deficiencias y fallos del sistema. Queremos señalar hoy, de nuevo y públicamente, los más importantes», han comenzado. Este es el manifiesto completo:


DENUNCIAMOS LA VIOLENCIA MACHISTA EN TODAS SUS FORMAS Y RECORDAMOS Y HOMENAJEAMOS A TODAS LAS MUJERES ASESINADAS en 2023

Este año se han perpetrado ya 93 feminicidios y asesinatos en España. Andalucía bate records representando casi el 40% de todos ellos. Casi la mitad de las mujeres asesinadas habían denunciado a su maltratador, habían acudido a las instituciones y habían confiado en que serían protegidas y que recibirían una ayuda que nunca llegó. Por ello, no podemos callar y no queremos callar.

La Volaera como asociación de víctimas y sus familias ha hecho reiteradamente denuncias sobre las deficiencias y fallos del sistema. Queremos señalar hoy, de nuevo y públicamente, los más importantes:

En primer lugar, la privatización de los Servicios de Igualdad que impiden la evaluación y el seguimiento de los mismos y que convierte la violencia machista en un negocio para muchos.

Al respecto de los menores: Incumplimiento institucional de medidas legales que suponen la desprotección de las menores víctimas de violencia de género, aplicando protocolos como el Viogén que no detecta situaciones graves. Prestaciones de orfandad que no llegan y falta de recursos para cubrir necesidades básicas. Inadecuación de los servicios de atención y valoración del daño psicológico y custodias que no contemplan el interés superior del menor. Pernicioso y deficitario funcionamiento de los Puntos de encuentro familiar. Aplicación ilegal del Síndrome de Alienación parental que concede custodias a padres maltratadores y abusadores sexuales. Docentes, sanitarios y trabajadores sociales que no se implican en la denuncia de situaciones de violencia y abuso.

Al respecto de los servicios a las mujeres: Fallos graves en la valoración del riesgo que han resultado en asesinatos de mujeres. Desprotección de las víctimas durante todo el proceso y falta de recursos especializados. Mientras las víctimas deben esconderse en deficitarias casas de acogida, cuando las consiguen, con pocas garantías de protección, los maltratador siguen libres y haciendo su vida en la casa familiar. Queremos remarcar las inmensas dificultades que se imponen y exigen a las víctimas para probar el maltrato, como informes psicológicos y partes de lesiones médicos que se les niegan y dificultan. También la revictimización judicial ya que es frecuente que la judicatura y la fiscalía usen estereotipos sexistas y mitos como el de las denuncias falsas. Incluso en los juzgados de violencia de género, se ponen de manifiesto importantes déficits formativos sobre el propio marco jurídico vigente y la falta de sensibilización sobre este tipo de violencia machista.

Finalmente queremos señalar la falta de transparencia en la evaluación de los objetivos, priorización y gestión de los fondos del Pacto de Estado.

Si no se tienen en cuenta los fallos del sistema, en las normas legales y en su implementación, es explicable que la violencia machista siga en aumento, constituyendo un enorme problema atajar de manera efectiva tanto el terrorismo machista como el maltrato institucional que revictimiza a las mujeres y menores.

El minuto de silencio que suele acompañar estos actos debe convertirse en un clamor de toda la sociedad para exigir a los representantes políticos, medidas reales y efectivas a fin de frenar el goteo incesante de mujeres asesinadas y de la violencia contra la mujer en sus diversas formas. Debería ser una prioridad tanto a nivel social como político. Y así lo exigimos para la nueva legislatura. Denunciamos también a todos aquellos responsables políticos y partidos que niegan la existencia de la violencia machista. Son los cómplices necesarios de los machistas y deben ser señalados por ello.

Existen soluciones. La Volaera se compromete públicamente a aportar su experiencia tanto a las instituciones responsables como en la pedagogía necesaria para implicar a toda la ciudadanía a fin de acabar con el terrorismo machista.

Por todo ello gritamos: NI UNA MENOS ¡! POR LAS QUE NO ESTAN, POR LAS QUE ESTAN, POR LAS QUE NO ESTARAN. AQUÍ ESTAMOS SIEMPRE LA VOLAERA ¡!

Vamos a recordar los nombres de las mujeres…

Be the first to write a comment.

Leave a Reply