“No podía eructar, me operé y mi vida ha cambiado en todos los sentidos”

Jorge Garrido, un granadino de 40 años, ha sido la primera persona en España en ser operada de una nueva enfermedad rara tras ser diagnosticado erróneamente de Síndrome del Intestino Irritable

Jorge Garrido tras su operación
El granadino Jorge Garrido junto a su esposa, tras ser operado | Foto: J. Garrido
María J. RamírezMaría J. Ramírez
0

“Mi vida ha dado un giro de 180 grados, ha cambiado en todos los sentidos tras mi operación. Nunca había podido eructar y durante más de 15 años he tenido gases, ruidos en la garganta del aire intentado salir, a los que, al principio, no les daba importancia y sobrellevaba pero, en los últimos cinco años, han sido insoportables. Entré en depresión y lo único que quería era estar tumbado o acostado”. Es el testimonio de Jorge Garrido, un granadino de 40 años que ha sido la primera persona en España en ser operada de una nueva enfermedad rara tras ser diagnosticado erróneamente de Síndrome del Intestino Irritable, porque los síntomas que tenía “son muy parecidos”.

Jorge sufría una enfermedad que todavía no tiene nombre en nuestro país y que en el Reino Unido y en Estados Unidos, donde sí ha empezado a tratarse desde hace un par de años, se le conoce como disfunción retrógrada cricofaríngea. Este granadino no podía eructar y tenía “gases a diario las 24 horas, que aumentaban después de las ingestas, estreñimiento, hinchazón por la acumulación de gases y ruidos o gorgoteos en la garganta porque el aire no podía salir”. A sus 40 años ha podido descubrir su verdadero problema tras contactar con él un chico holandés llamado Eelke, quien tampoco había eructado en su vida: “Me dijo que se había operado de un músculo que se encuentra en el esófago llamado músculo cricofaríngeo, que le habían inyectado botox en ese músculo para así relajarlo y poder permitir expulsar el aire y que, tras la operación, eructaba y se le quitaron todos los síntomas”.

Jorge había investigado sobre su afección y había hablado con decenas de médicos que le mostraron “rechazo” porque no creían que ese fuese su problema, hasta que, por fin, pudo dar con la solución. Descubrió que el doctor Bastian, en Chicago, es el pionero en tratar esta disfunción y pudo conocer más sobre ella y también dio con el foro de Reddit, de habla inglesa, donde hay más de 7.000 personas que no pueden eructar. Allí escribió sobre su caso y se puso en contacto con él un chico holandés que, como tantas otras personas, se había sometido a una operación para solucionar su problema en Inglaterra.

Este granadino se ha podido operar en Granada. Jorge habló con la doctora Adela Sáez, mejor cirujana general y del aparato digestivo de España en los ‘Doctoralia Awards’, y ella le recomendó al doctor Javier Oloriz, Otorrinolaringólogo de Granada, que ha sido el encargado de realizarle la operación. “Consistió en la inyección de botox por vía endoscópica en el músculo cricofaríngeo. Es, básicamente, la misma inyección que se pone para la disfagia, cuando tienes problemas para tragar, pero, en este caso, se hace para lo contrario, es decir, para que el músculo se relaje y permita pasar el aire hacia arriba ”, explica. “Al segundo día después de la operación comencé a eructar y me considero curado de esta terrible patología”, asegura Jorge.

Tras esa operación, a la que se sometió el pasado mes de marzo, la calidad de vida de Jorge ha cambiado “de manera radical”. “Antes estaba apático, sin ganas de hacer nada, ni siquiera tenía ganas de jugar con mi hija. Trabajaba con dolores, iba ‘doblado’ por la cantidad de gases que tenía acumulados y tenía que irme a casa. Socialmente también me afectó, no salía… Es algo que te condiciona en todos los aspectos. Me operé y, al segundo día, comencé a eructar y se me bajó todo el hinchazón y desparecieron todas las molestias por gases”. Jorge destaca que su ánimo ha mejorado mucho y también su autoestima. “Ahora soy una persona feliz”, destaca, pues ha mejorado su relación con su mujer y en el trabajo está también más contento. Es profesor de Educación Física y sus alumnos lo notan y se lo dicen a diario.

Jorge cree que otras muchas personas en España sufren esta patología y también están diagnosticadas erróneamente de Síndrome de Intestino Irritable, “porque tienen síntomas muy parecidos”, por lo que “desconocen que existe una cura”, como la que él ha tenido y le ha permitido cambiar su vida “radicalmente”. Por eso, ha creado un grupo de Whatsaapp en el que difunde información y ayuda a quienes se sientan identificados con su caso.



Se el primero en comentar

Deja un comentario