La restauración del Oratorio del Partal recibe un reconocimiento internacional

El arquitecto granadino Federico Wulff Barreiro ha sido el encargado de redactar este proyecto, que se inició en 2013 y finalizó en 2017

Oratorio_03
Zonas restauradas del Oratorio del Partal | Foto: Gabinete
GranadaDigitalGranadaDigital
0

El Patronato de la Alhambra y Generalife ha sido distinguido con el Premio de Patrimonio Europeo/ Europa Nostra 2019, en su categoría de Conservación, por la restauración del Oratorio del Partal, una pequeña mezquita palatina en el área del Palacio del Partal y una síntesis histórica de dos siglos de restauración en el recinto monumental de Granada.

En una nota de prensa del Patronato de la Alhambra y el Generalife, el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ha valorado la concesión de este galardón internacional como «un ejemplo más de la enorme labor de recuperación y conservación» que «se viene realizando para poner en valor el monumento».

El jurado ha reconocido la profunda investigación científica interdisciplinar llevada a cabo en el proyecto, «que ha revelado elementos inéditos de técnicas constructivas y de tecnología carpintera nazaríes», ha informado el Patronato de la Alhambra y el Generalife.

El premio, otorgado por Europa Nostra con el apoyo del programa ‘Creative Europe’, también ha valorado la riqueza y diversidad de los materiales utilizados en la restauración, definida por el jurado como «respetuosa con las intervenciones previas en el edificio» y un «excelente ejemplo de partenariado público-privado», ya que está financiada por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía a través del Patronato de la Alhambra y Generalife y la World Monuments Fund y Robert W. Wilson Challenge.

El arquitecto granadino Federico Wulff Barreiro ha sido el encargado de redactar este proyecto, que se inició en 2013 y finalizó en 2017, y ha revelado inscripciones epigráficas del siglo XIV inéditas hasta la fecha, así como elementos decorativos y soluciones técnicas de carpintería nazarí que no se conocían en la Alhambra antes de esta restauración.

Es una intervención restauradora que supone, por tanto, «un importante avance en el conocimiento de las técnicas constructivas de los carpinteros y de los maestros albañiles hispano-musulmanes del siglo XIV, clave para la comprensión global del complejo palatino de la Alhambra». Finalmente, el estudio y restauración de sus restauraciones históricas, incluyendo la de Rafael Contreras de 1846 y Leopoldo Torres Balbás de 1930 con sus diferentes criterios de restauración, convierten a este edificio en un compendio de la restauración de los últimos 200 años en la Alhambra.

MORENO: «REFERENCIA MUNDIAL»

Según el presidente de la Junta, «tenemos que aplaudir el hecho de que hayamos conseguido que la Alhambra, y todo el conjunto monumental que atesora, hoy sean una referencia mundial, no sólo por ser uno de los legados históricos y patrimoniales más ricos y espectaculares que existen de una época de referencia para nuestro pasado, sino por haberse convertido además en un ejemplo de la aplicación de criterios de recuperación y restauración científicos e históricos reconocidos a todos los niveles». Es una afirmación avalada, según Moreno, por este nuevo premio europeo.

La consejera de Cultura y Patrimonio Histórico, Patricia del Pozo, también ha mostrado su satisfacción por la concesión de este prestigioso premio que, como ha reconocido, avala el magnífico trabajo realizado por el equipo técnico del Patronato de la Alhambra y Generalife, a quien ha animado a continuar «cuidando de esta joya patrimonial como se ha hecho a lo largo de estos años».

La directora del Patronato de la Alhambra y Generalife, Rocío Díaz, ha agradecido igualmente este nuevo galardón de Europa Nostra a la Conservación y ha recordado que el monumento granadino es «un ejemplo internacional de gestión patrimonial.»

Díaz también ha resaltado el magnífico trabajo realizado por el equipo multidisciplinar que ha participado en esta restauración, encabezado por el servicio de Conservación y Protección y el departamento de Restauración del Patronato de la Alhambra y Generalife. «Este galardón es, sin duda, un estímulo más para continuar trabajando en la conservación y recuperación de nuestro patrimonio histórico», ha resaltado la directora del Patronato de la Alhambra y Generalife.

CONSTRUIDO EN EL SIGLO XIV

El Oratorio del Partal fue construido durante el reinado del Sultán Nazarí Yusuf I (1333-1354), algunos años después de la construcción de la casa de Astasio de Bracamonte y del Palacio del Partal, construido bajo el Sultán Muhammad III (1302-1309).

Junto con las casas árabes del Partal y la casa de Astasio de Bracamonte, forman un conjunto de edificios relacionados con el funcionamiento cotidiano del Palacio del Partal en el siglo XIV. Su arquitectura presenta un sofisticado programa decorativo de elementos epigráficos y vegetales tanto en sus yeserías paramentales como en la armadura apeinazada y el alfarje que lo cubre.

Como parte de su programa general de conservación, el Patronato de la Alhambra y el Generalife encargó una serie de estudios preliminares sobre la mezquita del Oratorio del Partal, centrados en el estudio de sus restauraciones históricas y sobre su diagnóstico de conservación.

Los resultados de estos estudios llevaron al Patronato de la Alhambra a emprender un proyecto de restauración articulado en tres fases. La primera fase incluyó la restauración de la armadura estructural apeinazada de madera y el alfarje decorado del espacio de acceso de esta mezquita palatina, así como su policromía, con especial atención a los elementos originales conservados del siglo XIV.

A continuación, se realizó la reparación estructural de las cubiertas y su impermeabilización transpirable. Finalmente, se realizaron la restauración de las epigrafías y motivos decorativos de las yeserías de los paramentos internos y externos del Oratorio y la consolidación de sus cerramientos externos y paredes divisorias.

Se atendió a una cuidadosa diferenciación entre los elementos originales, las restauraciones históricas de los siglos XIX y XX y la nueva intervención, solo visible a través de una atenta lectura del edificio. Esto ha permitido la clara diferenciación de estos diferentes periodos históricos constructivos, a la vez que mantiene en una primera percepción una lectura homogénea del conjunto de este edificio histórico.



Se el primero en comentar

Deja un comentario