Cacique Medina se estrena con el más difícil todavía

El Granada CF se aferra al cambio en el banquillo y al regreso de Bryan Zaragoza para dar la campanada en el Santiago Bernabéu

alexander-medina-granada-cf-carmenes
Alexander Medina aplaude a sus jugadores durante un entrenamiento en Los Cármenes | Foto: Granada CF
Chema Ruiz España
0

El Cacique Medina se estrena como entrenador del Granada con el más difícil todavía. El conjunto rojiblanco visita este sábado (18:30 horas) el Santiago Bernabéu, hogar del líder galáctico de LaLiga, de trono por el momento compartido con un Girona rebelde. El cuadro nazarí se aferra al cambio en el banquillo y al regreso de Bryan Zaragoza, ausente en la pasada jornada por sanción, para dar la campanada ante un Real Madrid diezmado. Toda una cruzada en busca de una epopeya que cambie el rostro del granadinismo, mustio en lo más hondo de la clasificación, e impulse a los de franjas horizontales, al menos, hasta alcanzar el corte de la permanencia. Una gesta que, de vez en cuando, sucede.

El nuevo entrenador del Granada cree, aunque fundamenta su confianza en la construcción de un armazón que endurezca al conjunto rojiblanco. Es en lo que ha incidido desde su llegada, consciente de las dificultades defensivas que hasta ahora han manifestado los nazaríes. Quiere crecer desde atrás y que a su plantel se le reconozca por ser un equipo tan pasional como aguerrido. Valores no muy distintos de aquel matagigantes de los años 70, el único que logró clavar la bandera granadinista en Chamartín. Fue en 1974, hace ya casi medio siglo, con un solitario gol de Lorenzo. Desde entonces, cada visita al Bernabéu se ha saldado con un triunfo madridista, que en el cómputo global de sus enfrentamientos ante el club granadino ha salido victorioso en 41 ocasiones y solo ha cedido siete derrotas -en las diez citas restantes firmaron las tablas-.

El Madrid es el mismo de siempre: un equipo de estrellas que, en pleno relevo generacional, se ha empeñado en reunir a varios de los futuros mejores jugadores del mundo. Su última gran incorporación, Jude Bellingham, asombra a toda Europa reconvertido en mediapunta, con un fútbol que aspira a Balón de Oro y unos registros demoledores. Suma 15 dianas en 16 partidos entre todas las competiciones, los mejores números de toda su carrera, y adereza estos guarismos con cuatro pases de gol. Los servicios médicos del conjunto blanco le han mimado, tocado tras la victoria madridista en Champions frente al Nápoles, con el fin de que no engrosara la larga lista de bajas que lastra al plantel de Carlo Ancelotti.

El italiano tendrá que componer una alineación sin Vinícius, Modric, Camavinga, Tchouaméni, Arda Güler, Militão y Thibaut Courtois. Sí podrá contar con Brahim Díaz y con Rodrygo, también entre algodones tras la cita europea pero en la convocatoria finalmente. El brasileño está creciendo en el conjunto blanco y se siente importante, imaginativo y resolutivo. Lleva ocho goles y cinco asistencias, otra de las principales amenazas del Madrid en este sábado. Presumiblemente, formarán juntos. Por detrás, un centro del campo que combina el poderío de Fede Valverde y del propio Bellingham con la precisión de Toni Kroos y, tal vez, Dani Ceballos. Como escoltas, a priori, Carvajal, Rüdiger, Alaba y Mendy. Una máquina casi perfecta que, no obstante, sestea en ocasiones, aunque hace tiempo que no tiene clemencia.

"El objetivo es seguir con la buena racha, seguir mostrando calidad en el juego y el compromiso", subrayó Ancelotti en la previa, descontento con el calendario y con las bajas que atosigan a su plantilla. "Quién sabe si el bajón no puede llegar este sábado", se encogió ante la posibilidad de que su equipo termine por desinflarse, como en otras campañas. El Granada tratará de que así suceda, concentrados los esfuerzos en recomponer el ánimo de un vestuario deprimido y generar callo.

Se debe de repetir con insistencia en su seno interno aquella norma no escrita que asegura una victoria cuando se estrena técnico. Alexander Medina apenas ha dispuesto de cinco días para conocer a sus nuevos pupilos y planear la emboscada en el Bernabéu. Con Bryan de vuelta, el equipo recupera imaginación y desequilibrio en ataque, aunque la principal preocupación del técnico charrúa es hacer de su plantel un hueso duro de roer. Es lo poco que, hasta ahora, se puede deducir del plan de juego del uruguayo, que prioriza la intensidad y el orden.

La llegada del Cacique sitúa la atención sobre distintas decisiones que deberá abordar. La primera atañe a la portería, abierto el debate entre André Ferreira y Raúl Fernández. Por delante, aunque Ignasi Miquel ha arrastrado molestias durante la semana, en principio estará listo para formar junto a Raúl Torrente en el centro de la zaga, si es que Víctor Díaz no ha convencido lo suficiente para desplazar a alguno de los dos zagueros o, incluso, para formar con tres pilares atrás. Otro de los focos de interés se va a los laterales. Ricard ha sido suplente en las últimas dos jornadas, pero Manafá no ha cuajado buenas actuaciones. En el perfil izquierdo, de la competencia entre Neva y Álvaro Careras ha salido victorioso hasta el momento el gaditano, mejor posicionado también para afrontar la cita del Bernabéu.

En el centro del campo, la gran duda. Gonzalo Villar ha entrado en la convocatoria, aunque renqueante tras sufrir molestias en estos días, lo que abre la posibilidad al cambio. Habrá que ver, además, si Medina apuesta por un esquema con dos pivotes, tres mediocampistas o con mediapunta. La marcha de Paco López otorga a Petrovic una oportunidad de reengancharse al grupo en competición y participar, si bien, en principio, Sergio Ruiz se encuentra mejor posicionado. De la elección del dibujo dependerá la incursión de hombres como Melendo, Puertas o Callejón en el once, así como la manera en que se reparten por el campo Bryan Zaragoza, Myrto Uzuni y Lucas Boyé, a priori indiscutibles. A Weissman y Famara Diédhiou también se les abre una ocasión para la reivindicación.

La elección definitiva permitirá conocer más sobre el Granada de Medina, obligado a correr antes de aprender a caminar. El escenario, uno de los que motivan, pero tal vez el menos propicio para esperar una reacción. De lograr la machada, la inyección anímica puede marcar un antes y un después en el curso rojiblanco, en una jornada en la que hay varios enfrentamientos directos en la zona baja. El resto de equipos en la pomada cruzan los dedos con la esperanza de que no haya sorpresa. Torres más altas han caído.

Alineaciones probables:

Real Madrid: Lunin; Carvajal, Rüdiger, Alaba, Mendy; Toni Kroos, Fede Valverde, Dani Ceballos, Jude Bellingham; Rodrygo y Brahim.

Granada CF: André Ferreira; Ricard, Ignasi Miquel, Torrente, Carlos Neva; Gumbau, Sergio Ruiz, Gonzalo Villar; Uzuni, Bryan Zaragoza y Lucas Boyé.

Árbitro: Pablo González Fuertes, del comité asturiano.







Se el primero en comentar

Deja un comentario