Diez lugares terroríficos en Granada

En varios edificios y distintos puntos de la ciudad granadina y de la provincia han sucedido historias y episodios extraños

Ya por fin de dia
Antiguo sanatorio de la Sierra de la Alfaguara | Foto: Archivo GD
María José RamírezMaría José Ramírez
0

En Granada y en la provincia granadina hay varios lugares que guardan historias secretas o en los que han sucedido episodios extraños. Lugares que dan miedo y que a continuación destacamos con motivo de la última noche de octubre, la más terrorífica del año, la ya archiconocida noche de Halloween, que muchos celebran en alguna fiesta con un disfraz tenebroso, mientras que otros, los más curiosos, prefieren buscar un lugar ideal para vivir una experiencia escalofriante.

Edificio de la antigua Diputación de Granada

En la ciudad de Granada son muchos los lugares en los que han pasado fenómenos inexplicables en el pasado. Uno de los más conocidos es el antiguo edificio de la Diputación de Granada, la actual sede del catastro, en la calle Mesones. En este inmueble ‘maldito’, edificado sobre varias mezquitas y la antigua iglesia de la Magdalena, son muchos los vigilantes que han sido testigos de los fenómenos que se producen allí dentro. En una habitación descubrieron huesos de niños emparedados y dicen que hay ruidos extraños, que los archivos se abren y se cierran solos, que las máquinas también escriben solas y que aparecen sombras.

“Allí había antes una iglesia y en 1986 comenzaron a producirse fenómenos allí dentro, por lo que solicitaron una investigación para indagar más. Dicen que hay ruidos extraños, que desaparecen cosas y que las puertas se abren solas. Se le conoce como el fantasma de Diputación y parece que está relacionado con el cura don Benito, que era el párroco de la iglesia”, ha señalado a GranadaDigital el investigador Antonio Pastor.

La actual edificio del catastro de Granada y antigua sede de la Diputación | Foto: Javier Gea

La Real Chancillería

En este edificio también han sucedido fenómenos extraños. Los vigilantes del mismo han asegurado que hay un fantasma ataviado con capa y sombrero que se pasea por sus dependencias. Se trataría del último verdugo que trabajó en el edificio, el maestro Lorenzo, del que se conserva allí el garrote vil que utilizaba para ajusticiar.

Real Chancillería de Granada | Foto: Archivo GD

Carmen de las Ánimas

En el número 2 de la cuesta del Berrocal, en el conocido como Carmen de las Ánimas, ocurrieron unas raras apariciones a la familia que habitaba en la casa, quienes aseguraron haber visto un borrego blanco y una mujer joven de melena rubia, descripción que coincidía con la abuela de la familia que allí habitó. Este Carmen de las Ánimas se edificó junto a otras casas-cármenes sobre la parroquia de santa Escolástica, que fue derruida, y el cementerio olvidado.

El Hospital Real

La leyenda sobre el edificio del Hospital Real cuenta que se aparece allí el sacerdote San Juan de Dios, que se pasea por el patio del Ciprés y por la antigua capilla. Además, algunos universitarios aseguran que han oído música de órgano y que las puertas se abren solas a primera hora de la mañana. También que se escuchan gritos de parturientas y niños llorando. Algunos académicos que allí trabajan cuenta que las luces de los despachos se encienden y se apagan solas.

Hospital Real de Granada | Foto: Archivo GD

El Ayuntamiento de Granada

El consistorio granadino, situado en la Plaza del Carmen, no es un lugar tenebroso, pero en él sí que han sucedido también fenómenos extraños a lo largo de los años. De hecho, un exconcejal asegura que “en una ocasión, a última hora de la tarde, cuando salía de su despacho y se dirigía a la puerta principal, escuchó un ruido ensordecedor justo en el pasillo en el que estaba a punto de entrar”. “Era – afirma – una especie de lamento humano lanzado a voz en grito, una señal de desesperación”, que hizo que se le pusiera el vello de punta. El concejal terminó llegando a la puerta sin mayores contratiempos y allí comentó lo que le había pasado a los dos policías locales que estaban en el cuerpo de guardia y le contestaron con naturalidad, casi sonriendo: “Ah, no te preocupes. Es el fantasma, pero no hace nada”. Otros trabajadores del edificio de la Plaza del Carmen afirman que también han tenido contacto con ese supuesto fantasma. O lo han oído o dicen haber visto pasearse por los pasillos una especie de figura difusa, como recién salida de una foto desenfocada, moviéndose a gran velocidad, aunque nadie ha difundido ninguna imagen.

Casa de la calle San Luis, número 39, en el Albaicín

En esta casa del barrio del Albaicín situada en la calle San Luis, número 39, se produjo una historia real de exorcismo que terminó con la vida de Encarnación Guardia, en el año 1990. Ella fue víctima de uno de los crímenes más terribles de la historia de Granada. La hermana de Encarnación la encontró en esta vivienda del Albaicín completamente desnuda y ensangrentada después de ser sometida a un ritual de exorcismo que le practicaron un espiritista del barrio del Zaidín apodado el pastelero junto a dos primas y una sobrina de la víctima. Todo sucedió cuando ella regresó de Francia embarazada del dueño del hotel en el que trabajaba, al parecer, tras mantener relaciones no consentidas. Los participantes en el exorcismo aseguraron que Encarnación les había pedido que le extrajeran a Satanás.

La autopsia desveló que Encarnación tenía graves heridas y desgarros en la vagina y en el ano. Al parecer, le hicieron beberse un brebaje compuesto por 250 gramos de sal diluida en agua, bicarbonato y aceite que le provocó entrar en un coma profundo. Sufrió luego una brutal paliza y le desgarraron la vagina y el ano con el fin de extirpar de su cuerpo al hijo de Satanás. Este hecho conmocionó a Granada.

El Albaicín es “una zona caliente en la que se generan fenómenos extraños también actualmente”, como ha asegurado el investigador Antonio Pastor a GranadaDigital. “Hay gente que pide que se investigue qué pasa en su casa. Es raro el mes que no nos llega un nuevo testimonio”, ha afirmado.

En esta casa del barrio del Albaicín se desarrolló un exorcismo | Foto: Javier Gea

Cementerio de San José

En el camposanto de la ciudad de Granada, el cementerio de San José, un grupo de miembros de la secta llamada ‘Los luciferianos’ profanó en 2006 una serie de tumbas y realizaron ritos satánicos durante los cuales, maltrataron a animales y los torturaron con vejaciones e incluso abusos sexuales. Desde aquel día, cuentan que se manifiestan fenómenos extraños en el lugar.

Sanatorio de la Sierra de la Alfaguara

En la provincia de Granada destacan entre los lugares terroríficos el sanatorio de la Sierra de la Alfaguara, donde hubo un hospital para enfermos de tuberculosis fundado por la holandesa Berta Wihelmi en 1923, tras la muerte de su hija precisamente por esa enfermedad. La mujer, que se volcó en ayudar a personas que sufrían esa enfermedad como muestra del amor que sentía por su hija, murió allí al poco tiempo. No se sabe bien si la muerte fue provocada por ella misma por no soportar el dolor sufrido o por un derrame cerebral. Pero, desde que fue abandonado en tiempos de la Guerra Civil, ese lugar es uno de los más tenebrosos de la provincia de Granada.

Expertos en fenómenos paranormales que lo han visitado han sido testigos de los sucesos extraños que se producen allí. Han contado que coches aparcados giran en torno a 180º y que se escuchan voces. Aunque lo más aterrador le sucedió a unos expertos en parapsicología, que se hicieron con una fotografía de la zona en la que se podía ver una figura entre la espesura del bosque y, al compararla con otras fotografías, vieron que se trataba de Berta, la mujer que había fundado el hospital.

El antiguo pueblo de Tablate

Entre el Valle de Lecrín y la zona baja de La Alpujarra se encuentra Tablate, un pueblo que está abandonado, pero que llegó a esta habitado por 2.000 personas. Tablate es un pueblo fantasma que presenta pequeñas casas deshabitadas, con techos desplomados y puertas arrancandas, y una tétrica iglesia abandonada. El silencio impera en un lugar en el que nadie habita, olvidado, enclavado en un profundo barranco, pero que ocupó una posición estratégica en la rebelión de los moriscos, en 1569. Los granadinos musulmanes se rebelaron y refugiaron principalmente en la Alpujarra y en el Valle de Lecrín. Tablate estuvo habitado hasta los años 90, pero en los 60 empezó a perder población de manera considerable. Su último habitante fue un pastor, que murió hace ya 48 años.

La antigua cementera de Atarfe

El aspecto que presenta la antigua cementera de Atarfe, que se encuentra abandonada desde hace muchos años, también es muy tenebroso. Está ubicada en las proximidades de Sierra Elvira y se conserva la estructura principal de hormigón de la fábrica. Muchos de sus muros están repletos de pintadas, los tejados están hundidos, las escaleras han desaparecido y la vegetación y los escombros ocupan ahora los lugares en los que antes había maquinaria.

Cuando estaba en funcionamiento, era mucho el ruido y el movimiento de trabajadores que había a diario. Desde que se abandonó, solamente hay silencio y solo acuden por allí algunos curiosos. Hay quien también afirma que allí suceden fenómenos extraños y que se escuchan gritos y ruidos metálicos sin explicación alrededor de la antigua cementera, a las afueras de Atarfe.



Se el primero en comentar

Deja un comentario