Eterna lucha para seguir haciendo historia en Europa (2-1)

El Granada cae ante el Molde pero consigue sellar su pase a los cuartos de final de la Europa League en un guion similar al de la ronda anterior

Captura
Soldado volvió a ser diferencial | Foto: Granada CF
Jero CameroJero Camero
0

Es la historia de cada semana, de cada partido. El Granada parece que la única forma que tiene de disfrutar de las cosas es si antes sufre. Ese masoquismo es el que mantiene a los aficionados pegados a sus televisores los 90 minutos de cada duelo, es el que ha llevado a este equipo hasta el punto en el que se encuentra hoy día: los cuartos de final de la Europa League. Eterno es el sufrimiento del Granada CF, como eterna es su lucha

El guion con el que comenzaba esta eliminatoria parecía un calco de la anterior ante el Nápoles. El 2-0 de la ida permitía a los rojiblancos enfrentar el partido con cierta tranquilidad, pero un exceso de confianza sería fatal y esta vez los hombres de Diego Martínez si fueron capaces de mantener la compostura durante más de cuatro minutos.

De hecho fue el cuadro granadinista el que pudo dejar sentenciado el cruce, pero Kenedy falló una de esas de las que no acostumbra a perdonar. El orden rojiblanco, el orden táctico rojiblanco, aun con la presencia de Vallejo en el lateral, fue similar al del domingo anterior frente a la Real Sociedad. Aguante y, arriba, la única creatividad del extremo brasileño.

Fue cuando más trabado estaba el partido cuando se produjo el sismo en la defensa. Un balón sin aparentemente peligro terminó en el fondo de la red después de que Vallejo errara en el despeje. La misma diosa fortuna que le sonreía al Granada ante la Real Sociedad parecía darle la espalda en el Puskás Arena.

El tanto desbocó al Molde. Los hombres de Moe atosigaron los dominios de Rui Silva, pero el meta luso volvió a mostrar que no le tiembla el pulso y sacó en boca de gol un remate a bocajarro de Hestad. El Granada necesitaba el descanso para respirar y mirar con calma que aún tenía un gol más de ventaja.

Una vez más, el trabajo de Diego Martínez en el vestuario fue esencial. Los rojiblancos volvieron al césped húngaro con calma y la mente fría. En un par de jugadas embarulladas pudo llegar el tanto del empate, pero si el Granada cuenta con Rui Silva el Molde paga los servicios de Linde, que estuvo rápido en ambas acciones.

La tranquilidad por el área granadinista duró poco más de diez minutos. La entrada de Fofana en el cuadro noruego cambió el estático juego con Sigurdarson. El jovencísimo costamarfileño tardó solo dos minutos en poner a prueba a Rui Silva. Sin embargo, el portugués no estaba dispuesto a dejar escapar el sueño de los cuartos de final así como así y solventó el mano a mano con mucha seguridad.

El Granada necesitaba cuanto antes darle un susto al Molde. Primero llegó en las botas de Yangel Herrera, que remató solo en el segundo palo un centro de Montoro. La mano de Linde volvió a evitar el tanto del empate. Ese córner se transformó en un nuevo saque de esquina que a la postre sí que iba a suponer la igualada.

Lo que parecía ser un contragolpe del Molde lo cortó de raíz Vallejo con un patadón que terminó en el costado derecho a los pies de Yangel Herrera. El venezolano, tras acomodarse el cuero, levantó la vista y fijó el punto de mira en la cabeza de Roberto Soldado. Con un movimiento de cuello sensacional, le delantero rojiblanco puso al Granada en los cuartos de final de la Europa League.

El Molde tenía por delante poco más de quince minutos para hacer tres goles más. Los noruegos acusaron el golpe y perdieron la concentración durante el tramo final. Todo lo contrario que Yan Eteki, que se pasó de emocionado y arrolló a un rival dentro del área ya con el tiempo cumplido. Hestad, con un disparo duro y al centro, superó a Rui Silva.

Sin tiempo para más, Kenedy estrelló un último y potente disparo en el travesaño y se tuvo que quedar con las ganas de estrenar su reciente paternidad. No pudo marcar esta vez, pero seguro que llega a los cuartos de final con más ganas que nunca. El sueño continúa unas semanas más.


Molde FK: Linde, Pedersen, Bjornbak, Gregersen (Sinyan, 46′), Risa (Knudtzon, 78′), Breivik (Hussain, 82′), Aursnes, Eikrem, Hestad, Sigurdarsson (Fofana, 63′) y Andersen (Haugen, 78′).

Granada CF: Rui Silva; Vallejo (Nehuén, 83′), Domingos Duarte, German, Victor Diaz; Montoro (Machís, 83′), Gonalons (Eteki, 76′), Yangel; Puertas, Kenedy y Molina (Soldado, 64′).

Goles: 1-0, Vallejo (p.p.) (29′); 1-1, Soldado (72′); 2-1, Hestad (p.) (90′).

Colegiado: Jovanovic (SRB). Amonestó a Risa en el Molde y a Víctor Díaz en el Granada.

Incidencias: Partido correspondiente a la vuelta de los octavos de final de la Europa League, disputado en el Puskás Arena de Hungría por las restricciones a los eventos deportivos en Noruega.







Se el primero en comentar

Deja un comentario