El Granada, impotente ante un Barça en racha (0-4)

Dobletes de Griezmann y Messi ante un conjunto rojiblanco que no pudo hacer nada contra el acierto azulgrana

Granada CF - FC Barcelona
El colegiado condicionó el partido | Foto: Antonio L. Juárez
Jero CameroJero Camero
0

Así, sin paliativos de ningún tipo. El VAR es una absoluta y total vergüenza. Independientemente de que el Barcelona fuese mejor, que Leo Messi sea posiblemente el mejor jugador de la historia o que el Granada CF no aprovechase las jugadas que generó en el comienzo. Lo que se ha vivido en la tarde-noche en el Nuevo Los Cármenes es tan solo una prueba más de que el VAR no funciona, de que cambiar la normativa cada año es un caos y de que De Burgos Bengoetxea es un árbitro del montón, pero del montón malo.

De poco sirven las buenas intenciones si desde el primer minuto el líder del cuarteto arbitral tiene claro hacia dónde se debe inclinar un partido. De poco sirve dar la ley de la ventaja tras un plantillazo de Busquets si cuando termina la jugada no se muestra la cartulina amarilla al culé, sea el minuto 2 de juego, como era el caso, o el 35.

Como ya sucediera ante el Real Madrid, el Granada salió con las ideas muy claras sobre lo que tenía que hacer. Presión alta, robos de balón y salidas con velocidad. Un pérdida entre Ter Stegen y Busquets a punto estuvo de costarle el tanto a los culés. El potente disparo de Puertas terminó repelido a córner por el meta alemán.

No había tiempo para los lamentos. Con poco, el Barcelona conseguía plantarse en tres cuartos de campo rival. Germán y Domingos solventaron las acciones con seguridad y sin titubeos. Los azulgrana no brillaban, pero tampoco necesitan hacerlo para aparecer desde las sombras y asestar su golpe.

Con el tanto llegó la primera polémica del partido. Un pase que iba dirigido a Leo Messi dentro del área lo desvió Soldado y llegó a los pies de Griezmann. El francés estaba más adelantado que el resto, pero como él no era el destinatario original del envío y el balón llegó repelido de un jugador rojiblanco. Fue en esto en lo que se basó De Burgos Bengoetxea y su equipo para no revisar la acción. Con mucha calma, Griezmann introdujo el balón en la portería de Rui Silva.

No se vino abajo el Granada tras el tanto. Volvió a subir las líneas y Antonio Puertas comenzó a hacerse omnipresente en el ataque. El almeriense consiguió leer a la zaga culé a la perfección y explotó los huecos que encontró, pero una vez más le volvió a faltar la definición que le caracterizó en temporadas pasadas. No pudo sentenciar un mano a mano ante Ter Stegen, aunque el colegiado anuló la jugada por fuera de juego.

El gran lío de la tarde, aunque con el cielo ya cerrado, llegó con el segundo gol del Barcelona. Busquets recuperó el balón con la mano, pero De Burgos Bengoetxea no quiso señalarla. Verla, la vio. Clara, separada del cuerpo. Los jugadores del Granada se quedaron parados pidiendo la sanción de la jugada, pero el que no dudó en montar el contragolpe fue Griezmann, que llegó hasta la frontal del área y le cedió el cuero a Messi. El astro argentino se sacó de la manga un golazo con la zurda imposible para Rui Silva.

De nada sirvieron las protestas rojiblancas para revisar la acción. Si el VAR le dijo algo a De Burgos Bengoetxea para ir a revisarlo, nunca se sabrá debido al secretismo que le da LaLiga a las conversaciones arbitrales. Sea cual fuere la base en torno a la que el colegiado vasco decidió no revisar la acción, es imposible no recordar el gol que le anularon a Kenedy ante el Valencia por una falta al inicio de la jugada tras la revisión del VAR. ¿Por qué unos sí y otros no? Vaya usted a saber.

El segundo gol, pero sobre todo el cómo se produjo, dejó por los suelos el ánimo del Granada. El equipo se desconectó y Eteki tuvo que frenar a Pedri con una falta en la medialuna del área para que no llegase a rematar con comodidad. Lo vio el árbitro, que señaló, esta vez sí, la infracción sin dudarlo. Fue entonces cuando llegó la segunda genialidad de Messi. Una delicatessen en forma de libre directo raso al palo del portero.

El partido se terminó antes del descanso. En parte para buscar la reacción de los suyos y en parte para proteger a los que llegaban más justos al choque, Diego Martínez cambió a Soldado, Montoro y Neva. Aunque la entrada de Suárez y Milla auguraban un nuevo impulso para los rojiblancos y la primera ocasión volvió a estar en las botas de Puertas, el gol volvió a caer del lado azulgrana.

Griezmann puso la puntilla tras un gran control y disparo a la media vuelta desde dentro del área. Con poco menos de media hora por jugarse, el Barcelona bajó un pistón más. El Granada intentaba llegar con timidez al área de ter Stegen, pero el golpe que se había llevado el equipo de Diego Martínez lo había dejado sobre la lona y sin respiración.

Para colmo de males, Vallejo terminó expulsado cuando restaban diez minutos para acabar. El central frenó a Braithwaite siendo el último hombre, una torpeza por su parte, ya que al delantero danés se le había escapado el control y no tenía opciones de llegar al balón. Los últimos minutos pasaron más despacio que de costumbre. El Granada ya casi pensaba más en el duelo ante Osasuna de mitad de semana, uno de los partidos que tenía aplazados de las rondas previas de la Europa League. No merecieron los rojiblancos tanto castigo, aunque sí se dejaron afectar demasiado por las decisiones y los golpes consecutivos que recibieron.


Ficha técnica:

Granada CF: Rui Silva; Foulquier, Germán, Domingos, Neva (Vallejo, 46′); Eteki, Herrera (Soro, 67′), Montoro (Milla, 46′); Puertas, Soldado (Luis Suárez, 46′) y Machís (Kenedy, 65′).

FC Barcelona: Ter Stegen; Dest (Junior, 81′), Mingueza, Umtiti, Alba; Pedri (Riqui Puig, 72′), De Jong (Pjanic, 65′), Busquets; Dembélé (Trincao, 73′), Griezmann y Messi (Braithwaite, 65′).

Goles: 0-1, Griezmann (12′); 0-2, Messi (35′); 0-3, Messi (42′); 0-4,Griezmann (64′).

Colegiado: De Burgos Bengoetxea (vasco). Amonestó a Soldado y Luis Suárez en el Granada y a Mingueza, Busquets y Jordi Alba en el Barcelona. Expulsó a Vallejo por roja directa (78′)

Incidencias: Partido disputado en el Nuevo Los Cármenes, correspondiente a la 18 jornada de Liga. Antes del inicio del partido se condecoró a Machís y Germán por sus 100 partidos con el Granada.







Se el primero en comentar

Deja un comentario