Arturo Ruiz: “Tenemos casi siete semanas de preparación, un tiempo perfecto para engrasar piezas”

El preparador físico del Covirán Granada asegura en una entrevista con GranadaDigital que en la vuelta al trabajo van a incidir, sobre todo, en los tendones de Aquiles, que tienen ahora más riesgo de lesión al haber disminuido los niveles de fuerza

Entrevista a Arturo Ruiz
Arturo Ruiz, preparador físico del Covirán Granada | Foto: María José Ramírez
María José Ramírez | Miguel López
0

El Covirán Granada comienza el próximo martes la preparación de una temporada que llega con incertidumbre, como sucede en otros ámbitos, debido a la pandemia del Covid-19. La plantilla del equipo rojinegro se ha renovado y empezará a trabajar bajo las órdenes de Pablo Pin con la mirada puesta en el mes de octubre cuando, en principio, está previsto que vaya a dar comienzo la competición. Hasta entonces, la preparación física será primordial. Arturo Ruiz, el preparador físico del Covirán Granada, asegura en esta entrevista con GranadaDigital que este año tienen “bastante tiempo para trabajar bien”. Serán casi siete semanas para “ir engrasando piezas”, un periodo en el que incidirán, sobre todo, “en los tendones de Aquiles”, que tienen ahora más riesgo de lesión al haber disminuido los niveles de fuerza.

Pregunta. Han pasado casi seis meses desde que el equipo jugó su último partido oficial, el 7 de marzo, y desde entonces el periodo de inactividad ha sido muy grande. ¿Qué retos plantea una situación así a nivel de preparación física?

Respuesta. El reto es bastante grande porque nos encontramos con diferentes jugadores, de diferentes sitios, algunos no son ni de aquí de España y en cada provincia habrán tenido sus restricciones. En algunos sitios estarán abiertos gimnasios y en otros, no. En algunos sitios habrán podido trabajar más y en otros menos, pero la verdad es que a la hora de la vuelta a los entrenamientos el trabajo va a tener que ser muy individualizado porque, seguramente, al haber estado casi tres meses sin poder hacer nada de fuerza, van a perder bastantes niveles de fuerza y el trabajo va a tener que ser individualizado al máximo, que ya era, para tratar de restablecer lo mejor posible esos niveles que han ido perdiendo.

P. ¿Qué diferencias encuentra con el fútbol, donde pararon de golpe y luego en apenas dos meses tuvieron que aglutinar todo lo que no habían disputado antes?

R. La principal diferente es el tiempo, ya que nosotros hemos estado más tiempo parados y ellos, por lo menos, ya han podido hacer una micro-adaptación. Imagino que en cuanto a medios y tal, han podido disponer de las instalaciones un poco antes porque ellos han estado bajo unas medidas de seguridad y han podido entrenar y desarrollarse mucho antes que nosotros. Hemos tenido una situación de seis meses casi, donde no hemos podido hacer prácticamente nada. Ellos han entrenado e incluso competido, por lo que la competición y el tiempo son las principales diferencias.

P. ¿Cómo trató de mantener a los jugadores activos durante el confinamiento, junto a Pablo Pin?

R. Además del trabajo individualizado que tenían, nosotros hemos hecho algunas videollamadas con ellos para entrenar tres días por semana. Mucho de ellos no tenían ni material y hemos intentado mantener esos niveles y, una vez que acabó el confinamiento, cada uno en su ciudad ha tenido su plan de trabajo y algunos que han podido ir a los gimnasios han podido trabajar siempre con las máximas medidas de seguridad, pero han podido hacer cositas. En toda la preparación física, el entrenador principal es clave. De cada jugador se le ha dado un informe cada cierto periodo a Pablo y él está al tanto de todo.

P. ¿Hay algún tipo de lesión que pudiera tener una mayor incidencia en una situación como esta?

R. Ahora todo el tema de tendones. Ha habido estudios que han demostrado que después de un lockout de estos que hubo en la NBA se rompieron muchos más Aquiles que en una temporada normal. Ahora los tendones, que llevan mucho tiempo sin recibir impacto y tal, vamos a tener que hacer especial incidencia en ellos para tratar de evitar ese tipo de lesiones porque, al final, al disminuir los niveles de fuerza, todo lo que sea tendones o estabilidad de rodilla, tobillo, hay que incidir en ello.

“Al disminuir los niveles de fuerza, todo lo que sea tendones, hay que incidir ahora en ello”

P. ¿Y algún jugador del Covirán en especial que, por sus características físicas o por su historial médico pueda presentar algún tipo de riesgo mayor?

R. La verdad es que no porque ellos, al ser tan profesionales, nunca han dejado de cuidarse y como cada jugador hoy en día hace deporte, considero que son bastante profesionales como para no tener un elevado riesgo.

P. El equipo ha incorporado a jugadores como Bamba Fall, Thomas Bropleh y Alex Murphy, que, sobre todo en el caso del primero, saben lo que es jugar en Estados Unidos. Estamos acostumbrados a ver la NBA como una competición donde el físico y la musculatura están más presentes que en Europa. ¿Se cumple este tópico en jugadores que se han formado en las universidades pero no han llegado a la élite norteamericana?

R. Es cierto que el baloncesto en Estados Unidos es algo más físico, pero, al final, nuestras ligas españolas están importando muchos jugadores de allí y el nivel físico de la liga en los últimos años suele ser bastante elevado. Cada vez esa diferencia se va reduciendo aún más y, al final, incluso cada vez hay más jugadores españoles que tienen mejor físico, que cuidan de ello y que tratan de igualar sus carencias con trabajo y la verdad es que ese salto cada vez es más pequeño.

P. El equipo comienza la pretemporada el martes y la Liga, probablemente, a mediados de octubre. ¿Cómo van a hacer el calendario de adaptación en una plantilla tan renovada?

R. Ya hemos estado hablando con todos y han hecho el trabajo que nosotros queremos que marquen. Ya incluso van a comenzar a llegar en estos días jugadores y, tras pasar las pruebas médicas, comenzaremos a trabajar. Como este año tenemos casi siete semanas para el primer partido, es un tiempo perfecto para poder ir engrasando esas piezas, para poder ir trabajando y conociendo a los jugadores tanto física como técnicamente desde el punto de vista de esa cohesión grupal. Este año tenemos bastante tiempo para poder trabajar bien.

Arturo Ruiz, preparador físico del Fundación CB Granada | Foto: María José Ramírez

P. ¿Cómo están nivel físico los nuevos jugadores?

Bamba Fall es un jugador muy grande. Mide 2,15 metros. Es delgadito, pero es bastante estable en cuanto a contactos. Es ágil, móvil y simplemente vamos a trabajar para que siga mejorando su estabilidad porque es muy importante a la hora de esos contactos que él tiene.

Thomas Bropleh es un jugador que ha jugado muchos años en la liga francesa, donde el carácter físico es muy importante. Es un jugador físicamente bastante bueno. Tengo buenas referencias de él en cuanto a que mantiene su físico bastante bien y no va a tener ningún problema porque, como digo, ha jugado en ligas bastante físicas.

Alex Murphy es superdisciplinado. Es muy explosivo al aro. Físicamente es muy bueno, podíamos decir que es un atleta. Es muy rápido y la verdad es que se cuida tanto que mantiene bastante bien ese físico que tiene tan privilegiado.

P. El más joven de todos los jugadores es Gonzalo Bressan. Tiene 19 años, va a jugar en La Zubia y, si lo cree conveniente, Pablo Pin tirará de él para reforzar el primer equipo. ¿Qué tipo de rutinas específicas se tiene con un jugador, sobre todo tan joven, que va a estar a caballo entre dos equipos y además de dos categorías tan diferentes?

R. Con Gonzalo lo más importante será el control de carga porque sí, es joven, pero al estar en dos equipos necesitamos gestionar bien las cargas del jugador para que, al final, no entre en un sobre entrenamiento. Como tenemos muy buena relación con La Zubia y ellos están muy bien preparados, intentaremos dosificar en cuanto al número de entrenamientos semanales que tenga que hacer. Principalmente, el trabajo lo hará con nosotros para seguir mejorando porque, al ser muy joven, tiene muchas cosas que mejorar. Lo más importante será individualizar su trabajo para mejorarlo y que tenga un físico que pueda en un futuro a corto plazo competir con los de nuestra liga. Tenemos que coordinarnos mucho para el control de carga, que es lo más importante para el chaval.

P. Echando la vista todos estos meses atrás, ¿considera la pandemia como una oportunidad para reaprender y ajustar nuevos conceptos?

R. Sí, por supuesto. Al final, en el confinamiento hemos aprovechado para seguir investigando, estudiando y dándole vueltas a las últimas investigaciones sobre el trabajo de fuerza y preparación física. Ha sido una etapa perfecta para ordenar un poco tus conceptos, buscar nuevos y tratar de planificar el trabajo que viene a continuación.

“El confinamiento ha sido una etapa perfecta para ordenar conceptos y tratar de planificar el trabajo que viene a continuación”

P. ¿Ha sido un reto o una oportunidad más que un problema?

R. Para mí personalmente ha sido un reto. De hecho, he escrito algunos artículos, he estado estudiando y trabajando constante sobre preparación física. Aprovechando el tiempo, al final durante el año como vas con ese nivel de competición, de vida rápida, no tienes tiempo. Al final, no hay mal que por bien no venga.

P. Y ya, más en clave general, saliendo un poco de la preparación física, ¿cómo se imagina la temporada venidera, sin público o con público, con distanciamiento?

R. Espero que al menos podamos tener público porque sé que el club se ha preparado para ello. Tiene bastantes estrategias para que se pueda ver baloncesto de manera segura. Nuestro pabellón es bastante grande y creo que con las cosas que ha hecho el club se podrá jugar con público. Ahora solo queda que, ojalá, en las instalaciones permitan a la gente de Granada poder ver el baloncesto. Si no, va a ser una temporada rara. Entiendo que lo principal es la salud, pero creo que si hacemos las cosas bien, podremos disfrutar todos del baloncesto.

“Nuestro pabellón es bastante grande y creo que con lo que ha hecho el club se podrá jugar con público”

P. En el caso de que no hubiese público, ¿cree que la ausencia de espectadores en casa puede tener efecto directo sobre el rendimiento de algunos jugadores en momentos de gran cansancio?

R. Al final, siempre que juegas en casa es beneficioso porque juegas con tu público y en los momentos clave puede que te dé ese pequeño empujón, sobre todo nuestra afición, que es ejemplar en eso y que nos ayuda tanto. Pero bueno, cuando vas fuera de casa también vas a contar con que ellos tampoco tienen público y es una nueva realidad a la que debemos adaptarnos y seguir para adelante. Con nuestros jugadores, que mentalmente son muy buenos, creo que nos irá bien.





Se el primero en comentar

Deja un comentario