Cómo fue la Conquista de Granada de 1492

Tras las llamadas 'Capitulaciones de Granada', se permitió que los musulmanes permanecieran en la ciudad y siguieran practicando su religión

Salida de Boabdil
Juan Carlos Polo Villanueva
0

La caída de Granada

A los pies de las murallas que rodeaban la ciudad de Granada se llevó a cabo la rendición musulmana con la entrega de las llaves de la ciudad a los Reyes Católicos de manos de Boabdil. Las condiciones de capitulación de este acontecimiento se conocen como las Capitulaciones de Granada. El pintor Francisco Pradilla realizó un cuadro de esta escena en el año 1882.

A lo largo de 10 años, entre 1481 y 1492, día en que ocuparon Granada, ambos bandos, musulmán y católico, libraron una batalla para acabar con el poder islámico en la Península de forma definitiva. Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón serían claves para que esto sucediese.

La salida de la familia de Boabdil de La Alhambra, Manuel Gómez-Moreno

La caída de Málaga

Málaga fue clave para poder conquistar Granada. En 1487, el puerto de la ciudad al sur de Andalucía fue ocupado por el grupo de Isabel I de modo que se impedía una posible ayuda a los musulmanes procedente de los reinos del Magreb. Tras la conquista de Baza, la guerra supuso un importante punto de inflexión hacia el lado de los Reyes Católicos. Ambos, residentes en Granada, establecieron un pacto secreto con el rey Boabdil para que le entregara la ciudad a los reyes tan pronto fuera posible. La mayoría de la población que residía en Málaga fue asesinada o esclavizada.

Fin de la Conquista

La presión ejercida por Castilla y Aragón directamente hacia la capital granadina supuso acabar con los musulmanes de un solo golpe. Se cuenta que, Isabel la Católica estuvo a punto de morir en un incendio ocurrido en un campamento en el que estaban los reyes.
Isabel decidió crear una nueva población en Granada llamada Santa Fe. Desde aquí, las tropas castellanas podían llevar a cabo ofensivas contra los habitantes de la Vega. De esta forma se privaba de a los nazaríes de provisiones, de modo que acabarían pasándolo mal por el hambre.
Oficialmente, el 25 de noviembre de 1491, se formalizó la rendición, en los alrededores de Santa Fe. No fue hasta el 2 de enero de 1492 cuando las tropas cristianas asediaron la ciudad.

La Rendición de Granada, Francisco Pradilla

Boabdil, el sultán que entregó el reino a los Reyes Católicos

Boabdil fue el último sultán de Granada. Le tocó vivir numerosas disputas sangrientas para conseguir mantener el poder en Granada, además del frente abierto con los Reyes Católicos. Boabdil luchó hasta el final, esperando que vinieran a ayudarlo desde reinos exteriores, pero esto no fue posible porque estaban muy alejados de Granada y, además, estaban interesados en sus propios asuntos.

Al último sultán granadino le tocó vivir un periodo convulso en el que tuvo que afrontar sangrientas luchas por el poder entre diferentes facciones de Granada así como la larga ofensiva militar de los Reyes Católicos.

La marcha del sultán

Las Capitulaciones de Granada beneficiaron a Boabdil y sus súbditos. En ellas, se reconocía el perdón a él y todos los que se resistieron, el respeto a sus propiedades, leyes, lengua y su religión. No obstante, con el paso del tiempo esto no sirvió de nada y se intentó convertir a los musulmanes al cristianismo.

El último lugar en el que estuvo Boabdil fue la Alhambra, conocida como 'castillo rojo'. Fue construida en el siglo XIII y en ella residía la dinastía nazarí.

La presión ejercida por Castilla y Aragón directamente hacia la capital granadina supuso acabar con los musulmanes de un solo golpe. Se cuenta que, Isabel la Católica estuvo a punto de morir en un incendio ocurrido en un campamento en el que estaban los reyes.
Isabel decidió crear una nueva población en Granada llamada Santa Fe. Desde aquí, las tropas castellanas podían llevar a cabo ofensivas contra los habitantes de la Vega. De esta forma se privaba de a los nazaríes de provisiones, de modo que acabarían pasándolo mal por el hambre.
Oficialmente, el 25 de noviembre de 1491, se formalizó la rendición, en los alrededores de Santa Fe. No fue hasta el 2 de enero de 1492 cuando las tropas cristianas asediaron la ciudad.






Se el primero en comentar

Deja un comentario