Un paseo por los escenarios de la Granada paranormal

Sombras paralizantes, sueños lúcidos o levitaciones: la capital cuenta con un gran número de casas con una negra leyenda a sus espaldas

retoque
Cuesta de Santa Inés, junto a la calle Carnero | Foto: GD
Alejandro MacíasAlejandro Macías
0

“Dicen que es verdad, que se oye hablar en las noches cuando hay luna en las murallas”. Granada es un lugar privilegiado para el mundo del misterio. Es una ciudad que conserva una conexión muy fuerte con su pasado y muchos coinciden en que la mágica noche granadina mantiene un embrujo singular. Cuando cae el sol y la luna se queda como único testigo, todavía se pueden escuchar los llantos de aquellos que algún día lloraron la pérdida de la ciudad.

Sombras paralizantes, sueños lúcidos y levitaciones. Se acerca el otoño. Ahora los días son más cortos y la luz menos intensa. Llueve con más frecuencia y el sentimiento de soledad es más fácil que se manifieste. Por ello, hacemos un repaso a esos lugares fríos donde las hojas se caen. Con la colaboración de Rafael Casares, parapsicólogo y autor del libro ‘Casas encantadas, enigmas y lugares de poder en Granada’, nos acercamos a las casas rodeadas de misterio en la capital.

1. Carmen de la Victoria

El Carmen de Victoria, situado en la Cuesta del Chapiz, zona del bajo Albayzín, fue parte del Monasterio de la Victoria. La zona de la parte trasera albergaba el cementerio del monasterio, y gracias a documentos hallados de la época, se conoce que las tumbas de los monjes fueron profanadas sin demasiado decoro.

El testimonio de Fermín, protagonista de esta historia, narra que desde que se mudó a vivir al Carmen de la Victoria, no ha dejado de estar en contacto con el mundo de lo paranormal. A la edad de ocho años despertó durante la noche y afirmó ver con total claridad una cabeza humana suspendida en el aire, sin pelo, de color gris y sin facciones internas. A pesar de su corta edad, dijo no haber experimentado una sensación de miedo, más bien de expectación.

Un año después, comenzó a padecer espantosos terrores nocturnos y por ello dejaba encendida la luz de su mesilla. Su segunda vivencia cuenta que una noche de improvisto se despertó y pudo ver con claridad a tres hombres en la puerta de su aposento, ataviados elegantemente, discutiendo sobre si debían apagarle la luz. Fermín asegura que les rogó mantenerlas encendidas, y éstos, la apagaron contraviniendo su petición. El protagonista confirma que escuchó el ‘clic’ del interruptor, nunca más los volvió a ver.

Tal y como explica Casares, las sombras paralizantes suelen producirse en personas que padecen lo que comúnmente se conoce como parálisis del sueño. Este fenómeno suele ocurrir porque sufren una desconexión en el cerebro, la parte que manda al cuerpo la orden de permanecer quieto cuando este está dormido no funciona correctamente. “Este órgano reticulado no desconecta el cerebro del cuerpo, es decir, el cuerpo está dormido, pero la mente permanece despierta. La persona es consciente de que está despierta pero no es dueña de sus movimientos, se mantiene inmóvil”, detalla.

2. Casa del Carnero

La Casa del Carnero, ubicada sobre el icónico Maristan de Granada, es un lugar de misterio, cuya historia ha estado siempre ligada al mundo del misterio. Antonio Afán de Ribera, ya describió este emplazamiento como un lugar de poder en su obra ‘Leyendas del Albayzín’.

Los Puche fueron unos de los últimos moradores de la Casa del Carnero. El padre de la familia cuenta cómo, tras varias experiencias espiritistas en el pasado, empezó a tener sueños premonitorios. Antes de que le detectaran una enfermedad terminal afirmó que le empezaron a asaltar unos sueños extraños, muy vívidos, que le alertaban de algo siniestro. Según narraba, el guion era siempre el mismo, en su recorrido hacia el trabajo se topaba con una anciana vestida de luto con el rostro oculto. Este sueño se repetía en varias ocasiones, sin embargo, en su última ensoñación, la lúgubre señora irrumpió directamente en la Casa del Carnero. Tres días después, falleció su madre y al poco tiempo el soñador. De la progresión de sueños se deduce que la anciana representaba a la muerte.

“Los desdoblamientos a través de los sueños lúcidos, es una de las cosas más impresionantes que uno puede imaginar” asegura Casares. Según la definición del parapsicólogo un sueño lúcido es aquel que se produce mientras la persona duerme, pero se hace consciente de que está durmiendo dentro del propio sueño. “Cuando se tienen las técnicas adecuadas se puede dominar el sueño, es una sensación incomparable porque se vive de una manera muy real, te sientes capaz de todo”, expone.

3. Piso de Reyes Católicos

Según relata el experto, la gente no cuenta todo lo que pasa en sus casas por diferentes motivos, sobre todo económicos: “Si cuento que mi casa está encantada no la compra nadie”, aclara. Sin embargo, los fenómenos que ocurrieron en este piso de estudiantes no se pudieron ocultar, terminaron saliendo a la luz.

Tres chicos universitarios narran la historia atemorizados. Cuentan que al principio sólo uno de ellos sentía la presencia de un poder fuera de lo común, sus compañeros nunca lo tomaron en serio e incluso bromeaban con ello. Pero el escenario empezó a cambiar cuando un segundo joven empezó a sentir empujones e incluso, según detalla a Rafael Casares, “sentía sensación de despegarme del cuerpo”. Poco tiempo más tarde lo notó el tercero.

En relación con este tema Casares explica que hay lugares muy focalizados, con una impregnación muy fuerte. “A veces cuando las personas que han vivido estas experiencias se trasladan, estas presencias desaparecen. También, otra técnica muy recurrida es pintar las paredes con cal o con materiales abrasivos para que estas impregnaciones se desvanezcan”, añade. El experto advierte que al escoger la vivienda se debe tener en cuenta, sobre todo las personas con mayor sensibilidad de lo normal, que los pisos antiguos suelen ser más propensos a albergar impregnaciones o presencias paranormales

4. Casa de la Cuesta Gómerez

Basándose en los tradicionales saberes de la cultura china como el Feng Shui, Casares asegura que existe una correlación directa entre la geobiología y la presencia de entes de poder. El hecho de que las viviendas se ubiquen sobre ríos o fuertes corrientes de agua, puede ser un factor que explique la incidencia de distintas fuerzas telúricas, ya que según la tradición asiática, el agua y el viento funcionarían como elementos transmisores de la energía vital de los organismos.

En el caso que nos atañe, destaca la aparición de un ser fantasmal, conocido en la cultura árabe como un ‘Yin’. Los hechos ocurrieron en uno de los rincones con más embrujo de la ciudad de Granada, la Cuesta de Gómerez, junto a la conocida Puerta de las Granadas. Allí, al igual que los otros lugares que aparecen en el artículo, han ocurrido multitud de episodios parafísicos, sin embargo, en este emplazamiento, todos coinciden en que las experiencias han sido terroríficas.

Los ‘Yins’ eran genios propios de la religión musulmana, a los que la gente solía pedir favores o sanaciones, de forma similar a los santos en el cristianismo. En Granada, mucha gente afirma que tuvieron una gran presencia y aún no se han marchado. La historia de Yasmina transcurrió durante una tarde de verano. Mientras intentaba dormir la siesta, vio como una señora de rostro y pelo oscuro seguía a su madre hasta la puerta. La señora se quedó mirando con dureza a Yasmina como si hubiese descubierto que podía verla. Parpadeó para comprobar que aquello no formaba parte de una ensoñación y la seguía viendo. La presencia se dirigió a Yasmina y le refirió unas palabras sin mover los labios, en una idioma que no era ni español ni árabe, pero que según corrobora la protagonista, pudo entender con total claridad: “Tu madre no va a tardar en salir, entonces tú yo nos quedaremos a solas”. Al escuchar esta amenaza, el miedo la asaltó, quiso moverse, pero sus extremidades no le respondían. En Marruecos existe un estado relacionado con los Yins que se denominaba ‘boutekky’ o ‘el apretón’. En un intento desesperado por zafarse de aquella terrorífica señora, gritó con fuerza, y a su madre, que justo salía por la puerta, se le despertó el instinto de defensa maternal, fue a por ella, y al contarle lo sucedido, esta le respondió: “Ya lo sé hija, a mí también me sucedió, en esta casa vive mucha ‘gente’, pero no digas más porque todo el mundo sabe que se debe hablar bien de ellos”.

El caso de esta joven encuentra homónimos en otros lugares del mundo. Por ejemplo, se conoce la experiencia de unos habitantes de Laos que combatieron en la Guerra de Vietnam en favor del ejército americano. Cuentan que allí vivieron una experiencia traumática y cuando fueron repatriados en América, todos empezaron a morir del corazón, sin razones científicas evidenciadas en la autopsia. Es un fenómeno apodado de distintas manera alrededor del mundo, en algunos lugares lo llaman ‘la bruja que aprieta’, en otros, ‘el fantasma que ahoga’, pero la realidad es que sienten una presión muy grande en el pecho y tal como sostiene Casares: “se pueden morir literalmente de miedo”.

5. Casa de los Avisos

La última vivienda que se trata en este artículo es conocida como la Casa de Los Avisos. Javier, narrador de esta historia, era un chico con una sensibilidad especial para los fenómenos parapfiíscos, ya de pequeño ostentaba la capacidad de reconocer la presencia de seres fantasmales.

Sin embargo, fue en un piso de la calle Camino de Ronda, cuando empezó a detectar los inquietantes ‘avisos’. Contaba que más de una vez, estando solo en casa, escuchaba la voz de su madre. Este fenómeno se identifica con el término alemán ‘doppelangüer’, ‘doble caminante’ en castellano. Las personas que lo experimentan reconocen una voz familiar pero no la pueden identificar con claridad. La tradición sostiene que suele ser una seña de mal presagio.

El primer aviso llegó durante una noche de invierno, un cuadro del dormitorio se desprendió, y la madre de Javier, la cual tenía un extenso conocimiento sobre el universo paranormal, decidió llamar a una médium. Ésta, le preguntó por el estado de salud de su padre, a los pocos días el hombre falleció.

El segundo episodio también sucedió mientras la familia dormía. Una cómoda que pertenecía a la madre de desmontó y al venirse abajo, el cristal se reventó en trozos. El estruendo fue tan fuerte que incluso despertó a los vecinos. A la siguiente semana, la madre de Javier visitó el médico, y este le diagnosticó un cáncer de mama terminal, en tres meses la señora perdió la vida.







Se el primero en comentar

Deja un comentario