Los ayuntamientos conciencian sobre el consumo de agua mientras esperan la lluvia para evitar restricciones

En la costa granadina, en el mes de agosto ya se han tomado medidas que afectan al riego de cultivos

EMBALSE PANTANO CUBILLAS SEQUIA AGUA - Miguel Lopez-3
Andalucía mira al cielo esperando la llegada de lluvias | Foto: Archivo GD
Europa Press
0

Los ayuntamientos de la provincia de Granada van a comenzar septiembre, al igual que en el resto de la comunidad autónoma andaluza, pendientes de los cielos y de las ansiadas lluvias para, más allá de los consejos de ahorro que vienen dando algunos de ellos en bandos a sus vecinos desde este verano, poder evitar las restricciones. Mientras tanto avanzan en la optimización de las infraestructuras para el suministro con el apoyo del resto de administraciones.

La actual situación de sequía apremia en la necesidad de los consistorios para estas actuaciones de mejora de las infraestructuras porque muchos municipios, sobre todo en zonas rurales, no tienen tanto problema con la falta de agua como con los fallos o carencias de las redes para suministrarla en todos sus núcleos de población, según fuentes municipales consultadas por Europa Press en el norte de la provincia de Granada.

Durante 2022, según el informe de desarrollo sostenible correspondiente a este año de Emasagra, la empresa mixta de abastecimiento y saneamiento de Granada, que da servicio a 15 municipios, incluida la capital, los ayuntamientos, "con el objetivo de la mejora del rendimiento hidráulico en las redes", han llevado a cabo actuaciones haciéndolas coincidir con la remodelación superficial de algunas de las calles de sus municipios con cargo a los Fondos Edusi.

Son aquellas calles en las que las redes de abastecimiento se encontraban en "mal estado", lo que ocasionaba que se produjeran pérdidas de agua potable como consecuencia de esta situación en un año, el pasado 2022, según este mismo informe.

Por otro lado, se captaron 43,187 hectómetros cúbicos de agua procedente de diversas fuentes. La mayoría de esta agua se obtuvo de fuentes superficiales, un 88 por ciento, lo que permitió preservar los acuíferos de la ciudad de la Alhambra, que son "la principal reserva en caso de sequías prolongadas y graves". De la proporción de agua subterránea captada, 3,785 hectómetros cúbicos se hizo de pozos municipales y manantiales.

Por la falta de lluvias, la situación puede evolucionar de manera distinta a como se preveía en el inicio del otoño pasado. Entonces, el deshielo de Sierra Nevada y el estado de los embalses que abastecen a estos municipios, con unos 390.000 habitantes en la capital y su área metropolitana, similar al del año anterior, hicieron que la situación de este territorio, en ese momento en prealerta por sequía, fuera mejor que la de otros de Andalucía donde sí se habían llegado a tomar medidas restrictivas.

Este 2023, hasta el momento, Emasagra, que está considerada la empresa de referencia en la provincia de Granada, donde opera desde 1982, prestando sus servicios en Alhendín, Armilla, Cájar, Cenes de la Vega, Cúllar Vega, Churriana de la Vega, Gójar, Huétor Vega, La Zubia, Las Gabias, Ogíjares, Otura, Pinos Genil, Pulianas y la capital granadina, ha apostado por campañas de concienciación en torno a la idea de que "cada gota cuenta".

Otros municipios del área metropolitana de Granada hubieran advertido en el inicio del verano de posibles restricciones a partir de septiembre si no se tomaban medidas de autocontrol por parte de los vecinos.

En otras zonas de la provincia, el pasado 11 de agosto, en Benamaurel, en la comarca de Baza, el Ayuntamiento conseguía recuperar el llenado de los depósitos de abastecimiento de agua potable después de que en la noche del miércoles al jueves de esa semana cortara el suministro advirtiendo en un bando de las sanciones que podía conllevar el "sobreconsumo" injustificado.

De este modo, Benamaurel, con unos 2.300 habitantes, daba con el corte del suministro esa noche un paso más en el marco de una situación condicionada por la sequía, que llevaba a otros municipios del norte de la provincia, como Galera, con dificultades de abastecimiento en uno de sus anejos, a extremar las precauciones.

Problemas con el riego

En la costa, los agricultores de la Junta Central de Usuarios de los Ríos Verde, Seco y Jate, en la costa de Granada, también han estado restringiéndose en agosto el uso del agua para el riego de sus cultivos, dada la afección que está teniendo la sequía en el área de Almuñécar y su Vega este verano, con pozos secos y otros que están en proceso de secarse.

El Ayuntamiento de Almuñécar, coincidiendo con la conclusión del operativo especial de seguridad en julio y agosto en playas, ha anunciado por su parte que el agua de las duchas de los arenales se cortará el 1 de septiembre por la situación de sequía y en solidaridad precisamente con los agricultores.

Además, en Dílar, hay movilizaciones pendientes contra la decisión de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir de restringir los riegos en su Vega, después de habérsele planteado varias alternativas para solucionar este tema, informaron desde el Ayuntamiento. También hay problemas con las políticas de aguas en entornos como el del nacimiento del río Cubillas en Deifontes, en los Montes, o el del embalse del Negratín, en la comarca de Huéscar.







Se el primero en comentar

Deja un comentario