A juicio el acusado de asesinar a un hombre en Atarfe hallado muerto en un maletero en Huelva

La Fiscalía ha pedido 18 de prisión por un delito de asesinato y tres años de cárcel para los otros dos procesados por supuesto encubrimiento del crimen

Real Chancillería de Granada
Edificio de la Audiencia de Granada | Foto: Antonio L. Juárez
Europa PressEuropa Press
0

Un jurado popular enjuicia desde este lunes en la Audiencia de Granada al acusado de asesinar al hombre cuyo cuerpo sin vida apareció en el maletero de un coche abandonado en un aparcamiento de Río Tinto (Huelva), que se sentará en el banquillo junto con otros dos amigos que supuestamente encubrieron los hechos.

La Fiscalía ha pedido 18 de prisión para el principal acusado por un delito de asesinato y tres años de cárcel para los otros dos procesados por el supuesto encubrimiento del crimen.

El caso se remonta a los meses anteriores al seis de abril de 2016, cuando la amistad del principal acusado con su víctima se fue transformando en «rencillas y animadversión» por una «relación comercial» que mantenían por cultivo de marihuana en una plantación de una nave en un polígono de Atarfe.

Sabiendo que ese 6 de abril se trasladaría hasta Atarfe para entrevistarse con él y que viajaría solo, el procesado esperó a su amigo sobre las 12,45 horas dentro de la nave. Allí lo acechó «con la inequívoca intención de causarle la muerte», según el relato de hechos del fiscal, a cuyo escrito de acusación provisional ha tenido acceso Europa Press.

Así, en cuanto la víctima entró en la nave, «y sin darle la más mínima ocasión de defenderse, lo recibió poniéndole una bolsa de plástico en la cabeza y golpeándole en la cabeza con el martillo de un revólver del calibre 38 que portaba al efecto».

El agredido, «aturdido y semiinconsciente, consiguió pasar hasta la sala almacén, contigua a la entrada» y allí «le propició varios disparos, al menos seis, en la cabeza y el cuerpo, hasta que cayó mortalmente herido en el suelo de hormigón de la nave, donde quedaría tendido en un gran chaco de sangre» para luego fallecer.

Sobre las 16,00 horas, el supuesto autor de los hechos los comenta con sus dos principales amigos y socios en el negocio de la plantación de marihuana, acusados por supuesto encubrimiento, y les «solicita su colaboración para hacer todo lo necesario para eliminar los vestigios de su acción».

Les encargó «que cortaran las plantas de marihuana existentes en la nave, que desmontaran parte de la infraestructura de la misma, y fundamentalmente que procedieran al picado del suelo de hormigón de la nave» para «retirar los restos» de la mancha de sangre.

Así «estuvieron picando» los días siguientes y sacando sacos de escombros para llevarlos a «un lugar solitario y lejano de la nave».

Posteriormente, el principal acusado o personas que no han sido identificadas trasladaron el cadáver hasta la localidad onubense de Río Tinto «simulando un viaje de regreso de éste a su domicilio» en su coche, donde fue abandonado.

Después de que vecinos del entorno denunciaran el fuerte olor que provenía del coche, que no reconocían como habitual en la zona, agentes policiales descubrieron el cadáver del hombre en el maletero del vehículo. Está previsto que los hechos sean enjuiciados hasta el 3 de mayo en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Granada.



Se el primero en comentar

Deja un comentario