Martes, 30 Mayo, 2017

Vuelve a desaparecer el graffiti de la Jirafa del Realejo

El pasado mes de enero también fue cubierta la creación de El Niño de las Pinturas

Foto: Archivo
Sarai Bausán García | @Sarai_Bausan


image_print

La emblemática pintada de la jirafa ‘cablejera’ realizada por Raúl, El Niño de las Pinturas, ha sido ocultada tras una capa de pintura. De ese modo, el pasado viernes ya apenas se podía vislumbrar la creación del graffitero granadino.

Su visibilidad se ha reducido hasta acabar estando completamente oculta en el día de hoy. Así, Realejo se despertaba con la noticia de que una de las obras emblemáticas de su barrio ya no se encontraba en su lugar cotidiano.

“Finalmente la jirafa ‘cablejera’ se ha ido gracias a un Ayuntamiento que prefiere borrar los colores de una pared antes que rehabilitar una instalación de cables de alta tensión muy peligrosa”, ha destacado al respecto El niño de las Pinturas en su Facebook.

A esto ha añadido: “A pesar de las múltiples protestas en contra de que esto sucediera, el Ayuntamiento de nuevo no tiene oídos para sus ciudadanos”.

Éste no es un suceso casual, sino que la desaparición de la obra también se llevó a cabo el pasado mes de enero bajo una capa de pintura que cubría la pared en la que se situaba. A pesar de ello, este símbolo volvió a hacerse con el Realejo con el consentimiento del dueño de la pared donde se encuentra días después de la mano del autor.

Raúl, El Niño de las Pinturas, es uno de los artistas más internacionales de Granada. Con la decena de obras que ha realizado en la zona, el graffitero ha hecho del Realejo una zona de visita clave  para los amantes del arte gráfico.

 

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Increíble… ¿Desde cuando pintorrear la pared se ha convertido en arte? ¿Cables de alta tensión? ¡Estudia antes de escribir!!!!

    ¿Le ha preguntado el Niño de las Pinturas al propietario de la casa si deseaba que le pintorreara?
    ¿Por qué no se le obliga a este individuo a pagar los costes de pintar encima de su “obra”?

    • El dueño de la casa estaba de acuerdo. Y si, este cableado es de media tensión y qué? Y el ayuntamiento ya le ha tenido que pagar, por decisión judicial, los gastos de haber borrado alguna de sus obras. Es un artista, te guste o no.

  2. Supongo que en todo esto hay mucho que discutir. Lo primero si eso es arte, para mí es bastante cuestionable, o formulado de otra manera, indiscutible que no lo es, al margen de que puedo reconocer cierto valor artístico y estético a otros grafitis, algunos muy vistosos y otros verdaderamente originales. No me parece que la opinión de la gente reclamando su vuelta e invocando la cultura como valor subyacente al graffiti sea suficiente para justificar su continuidad, y sobre todo, por encima de la opinión y con el desconocimiento de las razones de los propietarios. Tb. me parece muy significativo él que muchas de esas opiniones estén vertidas con grandes faltas de ortografía y gran ignorancia, lo que a mi parecer desautoriza a quienes las expresan como adalides de la cultura, más bien la masa que reclama pan y circo dentro del papanaterio cultureta y pseudo intelectual.