Viernes, 24 Marzo, 2017

Viajar es bueno para mantener sano el cerebro porque lo estimula ante los desafíos

Aprender las calles, hacer un mapa mental o comunicarte en otro idioma son algunas de las actividades que estimulan nuestro cerebro a la hora de viajar

Personas paseando por la playa | Foto: E.P.
E.P.


image_print

Viajar es una oportunidad para mantener sano el cerebro, sobre todo si se dedica el tiempo libre a estimularlo, ya que “nuestro cerebro va cambiando a lo largo de la vida, lo que se conoce como neuroplasticidad. Las neuronas pueden crear nuevas conexiones e incluso formar nuevas pero hay que entrenarlo mediante la novedad, la variedad y el desafío, y viajar cumple con las tres”, ha señalado el vocal de la Sociedad Española de Neurología, el doctor José Manuel Moltó.

“Cuando viajas a otro lugar, sobre todo si es desconocido, estás obligando a tu cerebro a estar en continuo proceso de solución de problemas y superación de desafíos; viajar requiere aprender y memorizar todo lo extraño hasta que resulte normal y conocido”, ha explicado el doctor Manuel Moltó.

Aprender las calles, hacer un mapa mental o comunicarte en otro idioma son algunas de las actividades que estimulan nuestro cerebro a la hora de viajar, volviéndole más plástico, creativo y con mayor capacidad de comprensión.

MÁS ESTIMULACIÓN, MÁS RESISTENCIA

En este sentido, “es importante entrenar el cerebro porque, con el tiempo, un mayor número de conexiones implica una mayor reserva cognitiva, lo que permite que sea más resistente al deterioro de la edad o a los síntomas de las enfermedades neurológicas; cuanto más rica sea nuestra vida y cuantas más experiencias distintas tenemos, más posibilidades hay de que alcancemos una edad con un cerebro sano”.

La rutina es perjudicial para el cerebro y el hecho de enfrentarse a nuevos lugares, sensaciones, olores, sonidos y sabores hace que le obliguemos a usar todas las capacidades del mismo, manteniéndolo activo y fuerte. Además, está demostrado científicamente que viajar aumenta la felicidad y disminuye el estrés, acumulándose las emociones positivas que fortalecen las redes neuronales.

Existen otras actividades que al viajar aportan beneficios positivos en la salud cerebral como practicar ejercicio físico, realizar actividades sociales o intelectuales. “Cuando viajamos caminamos más, hacemos excursiones o estamos más tiempo realizando algún deporte; dedicamos tiempo a la lectura, a actividades culturales o a realizar cosas en grupo”, indica el experto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *