Jueves, 23 Marzo, 2017

Una investigación sugiere que la diabetes podría deberse a un fallo en unas pocas células beta

Los hallazgos de este trabajo muestran que solo entre el 1 y el 10 por ciento de las células beta de los islotes pancreáticos controlan las respuestas a la glucosa

Foto: PIXABAY
E.P.


image_print

Un estudio ha demostrado el importante papel de células beta centrales en el páncreas, lo que sugiere que la diabetes puede deberse a la falta de unas pocas células privilegiadas en lugar de a la actuación de todas las células. Los hallazgos de este trabajo muestran que solo entre el 1 y el 10 por ciento de las células beta de los islotes pancreáticos controlan las respuestas a la glucosa.

Los investigadores utilizaron focalización optogenética y fotofarmacológica para mapear con precisión el papel de las células necesarias para la secreción de insulina. El equipo cree que los resultados, publicados en ‘Cell Metabolism’, podrían allanar el camino para las terapias que se dirigen a estas células pancreáticas implicadas.

El doctor David Hodson, de la Universidad de Birmingham, en Reino Unido, explica: “Se ha sospechado durante mucho tiempo que no todas las células son iguales cuando se trata de la secreción de insulina. Estos resultados proporcionan un modelo revisado de cómo funcionan nuestros islotes pancreáticos, de forma que estos centros dictan el comportamiento de otras células en respuesta a la glucosa”.

Según el Sistema Nacional de Salud (NHS, por sus siglas en inglés) de Reino Unido, en la actualidad hay 3,9 millones de personas que viven con diabetes en Reino Unido, con un 90 por ciento de ellos afectados de diabetes tipo 2. La diabetes tipo 2 se produce cuando el páncreas no produce suficiente insulina para funcionar correctamente, lo que significa que la glucosa permanece en la sangre en lugar de ser convertida en energía.

CÉLULAS ‘MARCAPASOS’ DE LA SECRECIÓN DE INSULINA

Las células beta constituyen alrededor del 65-80 por ciento de las células en los islotes del páncreas. Su función principal es almacenar y liberar insulina y, cuando funciona correctamente, pueden responder rápidamente a las fluctuaciones en las concentraciones de glucosa en sangre mediante la secreción de una parte de su insulina almacenada. “Estas células beta especializadas parecen servir como marcapasos para la secreción de insulina. Hemos encontrado que cuando se silencia su actividad, los islotes ya no eran capaces de responder adecuadamente a la glucosa”, explica Hodson.

A ello, el profesor Guy Rutter, codirector del estudio en el Imperial College de Londres, Reino Unido, agrega: “Este estudio es interesante porque sugiere que la falta de un puñado de células puede conducir a la diabetes”. Los análisis se llevaron a cabo sobre muestras de los islotes de modelos de la enfermedad murinos y humanos.

El equipo apunta que a pesar de que los hallazgos presentan un importante paso adelante en la comprensión de los mecanismos celulares, los experimentos no se ven reflejados in vivo, donde la dirección del flujo sanguíneo y otras moléculas dinámicas pueden influir en el papel de estas células y la secreción de insulina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *