Jueves, 18 de Octubre de 2018

            

Un paseo nocturno por las historias más singulares que ‘descansan’ en el cementerio de Granada

El Señor del Cementerio, la “novia cadáver” y la tumba de la mujer de Oscar Wild son solo algunos de los relatos más desconocidos del camposanto granadino, el segundo más antiguo de España

Los actores Marisa y Javier en una de sus representaciones | Foto: granadaatraves.com
Paula Ruiz


image_print

Quizás pasar una noche en el cementerio de Granada no sea el plan más deseado para mucha gente, pero realizar un tour guiado y teatralizado cambiará esa opinión. Con esta actividad, Vanessa, guía oficial de Granada, quiere “dar a conocer el rico patrimonio del cementerio de Granada y relativizar el miedo que tenemos a estos recintos tan importantes ayer, hoy y siempre”.

Gracias a la ley impuesta por Carlos III sobre la construcción de cementerios alejados de la ciudad en 1787, se crearon los primeros tres cementerios de la ciudad nazarí. Actualmente sólo perdura el llamado Cementerio de San José, ya que los otros dos ahora son los barrios del Zaidín y del Beiro, siendo este el segundo cementerio más antiguo de España que surgió a partir del Cementerio de las Barreras levantado en 1805.

La visita comienza en el primer patio del cementerio, tras la verja principal, donde dan unas linternas para seguir el itinerario. Vanessa es la encargada de contextualizar cada hecho ocurrido en el cementerio años atrás, y Marisa y Javier son los actores encargados de darle vida a esas historias.

Con la primera aparición de ambos actores disfrazados de religiosos, reconoces enseguida el toque de humor que añadirán a todo el recorrido. Durante el siglo XV hasta la creación del cementerio, los difuntos se enterraban en los patios parroquiales de iglesias como la de Santa Ana, de la cual Vanessa nos cuenta un relato. El río Darro colindaba con el patio parroquial y una subida del nivel de agua hizo que el muro que los separaba cayese y el afluente arrastró una gran cantidad de cuerpos inertes hasta la desembocadura con el río Genil.

El camino por el cementerio iluminado por las linternas y un farolillo nos presenta a muchos protagonistas que se encuentran en el segundo cementerio más antiguo de España. Conocer al milagroso Señor del Cementerio es todo un placer. Al fallecer el célebre médico y filántropo Manuel Rodríguez Torres, se produjo una espontánea afluencia de personas a su tumba para manifestarle gratitud por la entrega y dedicación que el difunto había prestado en vida a los más necesitados. Con el paso del tiempo, las oraciones que los fieles dedicaban por el alma del difunto terminaron dirigiéndose a la escultura neoclásica del “Cristo despojado de sus vestiduras” que preside el panteón. Poco a poco se fue conformando la creencia popular de que el Cristo hacía milagros, convirtiéndose en un lugar de constante peregrinación.

Más adelante, llegamos al patio tres, un patio lleno de romanticismo. Es el lugar más antiguo de todo el cementerio y salta a la vista. Con tumbas pequeñas y inhumaciones directamente en tierra, el ambiente es diferente en dicho patio. Rodeada de otras muchas historias, podemos observar una réplica de la tumba de Constance Lloyd, activista de su época que falleció en 1898. Aunque mucha gente sólo la conozca por la mujer de Oscar Wild, Constance tuvo dos hijos, fue escritora y luchó durante años porque las mujeres dejaran de usar corset. La réplica de su tumba se encuentra en el cementerio granadino ya que fue ahí donde se grabó la película bibliográfica de Oscar Wild.

El turismo romántico y el necroturismo es algo que siempre ha existido. Hace años los difuntos eran trasladados al cementerio por la Cuesta de los Chinos y muchos turistas que visitaban la ciudad se encontraban con aquellas procesiones que dieron nombre al Paseo de los Triste.

Y nada mejor para terminar el paseo por el cementerio que un cuento antiguo. El cuento de la “Bella Durmiente”, originalmente llamado “Sol, Luna y Talía”, se encuentra reflejado en el panteón de la familia Mirasol. La joven de la familia, interpretada por Marisa en otra de sus cómicas apariciones, murió el 7 de agosto de 1881, el día de su boda. Está enterrada con su vestido de novia, dándole vida también a la historia de “La Novia Cadáver”.

La belleza de lo oscuro y las historias que allí tuvieron lugar, fascinaron a los participantes en el tour. Isabel ha realizado este recorrido junto a su hermana y la visita le pareció “interesante y amena”. Reconoce que “cuenta muchas cosas que yo que soy de Granada no conocía”. Sobre la teatralización comenta que es “ingeniosa y rompe con las risas”. A Inmaculada, otra visitante, le ha “encantado el tercer patio, que es el cementerio antiguo y el más romántico”. Con su visita ha recordado cuando “de pequeña iba a ver a su abuela que estaba enterrada en tierra y ahora ya se encuentra en la parte moderna”.

Más historias y personajes célebres se encuentran ‘descansando’ en este cementerio, el cual tiene más metros cuadrados, 110.000 m², que la propia Alhambra. La visitas guiadas al cementerio comenzaron en 2014. En cambio, la visita nocturna y teatralizada surgió el segundo año, en 2015, y se realiza sólo en verano durante los meses de julio, agosto y septiembre, todos los viernes y algunos sábados por la noche. Los grupos suelen ser de 30 personas y la reserva de entradas se realiza en la web de la propia empresa rutas y otras actividades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.