Lunes, 24 Julio, 2017

            

Un mal uso de los inhaladores aumenta la mortalidad y morbilidad en pacientes con asma

La revisión regular de la técnica de inhalación es una de las claves para el control del asma

FOTO: QUIRON
E.P.


image_print

Solamente el 9 por ciento de los pacientes con asma en España utiliza su inhalador correctamente. No seguir la terapia prescrita por el médico puede provocar un aumento de la mortalidad y morbilidad, así como un mayor uso de los servicios y recursos sanitarios, según señalan expertos con motivo del Día Mundial del Asma que se celebra el próximo 3 de mayo.

Ante esta enfermedad crónica la Fundación Lovexair y laboratorios Chiesi han impulsado, por segundo año consecutivo, una actividad formativa distribuida en las farmacias del España.

La revisión regular de la técnica de inhalación es una de las claves para el control del asma y, durante el día mundial, el personal de enfermería y farmacia ofrecerá información y resolverá dudas a los pacientes, familiares y cuidadores en relación con el correcto uso del inhalador.

Otra de las razones de la campaña es concienciar al paciente de que no debe abandonar nunca la medicación porque “el asma, a diferencia de otras enfermedades crónicas, tiene fases de estabilidad en las que la persona afectada no tiene síntomas; el abandono en estos periodos puede llevarle a un empeoramiento de la enfermedad”, ha indicado el enfermero del servicio de Neuomología del Hospital de la Sta. Creu i Sant Pau (Barcelona), Jordi Giner.

ERRORES MÁS FRECUENTES

El asma es una de las enfermedades respiratorias crónicas más prevalentes en España ya que afecta al 5 por ciento de los adultos y al 8 y 10 por ciento de la población infantil.

La terapia inhalada es la recomendada para tratar la enfermedad porque permite una acción directa sobre el pulmón pero “no importa lo bueno que pueda ser un fármaco si éste no alcanza las vías respiratorias debido al uso incorrecto del dispositivo inhalado”, ha advertido Jordi Giner.

“Si la técnica no se realiza correctamente, llegará menos medicación al pulmón y, como resultado, tendremos a un paciente infratatado”, ha asegurado.

Uno de los errores más frecuentes es no seguir los pasos recomendados: inspirar, aguantar la respiración y enjuagarse la boca después. Además, también influyen la correcta coordinación de los movimientos, tal y cómo indica la farmacéutica y miembro del grupo Respiratorio de la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC), Leyre Gaztelurrutia.

“Muchos necesitan más de un inhalador y no se acuerdan de cuándo tienen que utilizar uno u otro”, ha señalado la farmacéutica, quién ha añadido que el papel del farmacéutico es esencial y “nos permite ofrecerles apoyo y seguimiento continuo y, con ello, mejorar la adherencia terapéutica”.

APOYO AL PACIENTE

El enfermero Jordi Giner ha subrayado que la utilización de inhaladores “requiere de una enseñanza y control por parte del personal sanitario, tanto médicos como enfermeros y farmacéuticos, en el momento de prescribirse el dispositivo”.

Sin embargo, como el asma es una enfermedad crónica, es habitual que con el tiempo los pacientes olviden las instrucciones y habilidades y “por eso es importante la realización de este tipo de acciones formativas de forma periódica”, añade.

Además de la formación en cuanto al uso de inhaladores, enfermeros y farmacéuticos ofrecerán recomendaciones sobre los aspectos básicos a tener en cuenta en el control de la enfermedad para evitar un empeoramiento de los síntomas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *