Domingo, 17 Diciembre, 2017

            

Un libro de la UGR, mención especial en los XVII Premios Nacionales de Edición Universitaria

Se trata de “La consolidación del Barroco en la escultura andaluza e hispanoamericana”, coordinado por el profesor Lázaro Gila Medina



image_print

El libro de la UGR “La consolidación del Barroco en la escultura andaluza e hispanoamericana”, coordinado por el profesor Lázaro Gila Medina, ha obtenido una mención especial del jurado de los XVII Premios Nacionales de Edición Universitaria “por la calidad y extraordinario tratamiento editorial de la obra, la profundización en la temática del arte barroco y su proyección en el arte hispanoamericano”.

El volumen, coordinado por el profesor del Departamento de Historia del Arte de la UGR, Lázaro Gila Medina, cuenta con nueve participantes que analizan lo que ocurre en los centros artísticos más importantes de Andalucía e Hispanoamérica y los vinculan y relacionan entre ellos, en una visión de conjunto nunca antes tratada hasta ahora, lo que otorga a este monográfico un carácter pionero y singular.

El libro, publicado en 2013, es el resultado de un proyecto I+D del Ministerio de Economía y Competitividad y, a la vez, continuación de otro proyecto anterior que también culminó con una publicación de gran formato aparecida en 2010. Si en ese primer volumen los autores analizaban los orígenes del naturalismo en las esculturas andaluza e hispanoamericana, en este otro que ahora nos ocupa los autores dedican todo su afán a la consolidación del Barroco en los mismos ámbitos geográficos.

Así, en tanto que para las artes este periodo cultural en España se considera una verdadera Edad de Oro, en el caso de la escultura esta realidad se erige por derecho propio en algo único e irrepetible, hasta el punto de ser uno de los factores claves de identificación con el arte hispánico.

Andalucía e Hispanoamérica

El volumen, de 450 páginas, a gran formato, se divide en dos grandes capítulos: “Andalucía” e “Hispanoamérica”. En el primero sobresalen, por su gran envergadura, Sevilla y Granada, pues si en la ciudad de la Alhambra destaca la figura notabilísima de Alonso de Mena, creador de uno de los talleres más amplios de toda la historia artística de Granada, en Sevilla –por su mayor envergadura como urbe, aparte de su proyección en Canarias e Indias, el número de obradores y, en consecuencia, de maestros– es mucho mayor, aunque casi todos deriven en el genial Juan Martínez Montañés.

En lo que concierne al capítulo sobre Hispanoamérica, la plástica escultórica adquiere unas connotaciones especiales, ya que no solo sigue importando obra de la metrópoli, sino que se consolida en importantes centros de producción de las urbes más emblemáticas de los virreinatos. “Sus planteamientos estilísticos –asegura el responsable de la edición de este libro–, aun considerando las especifidades del medio americano, participan de unas inquietudes similares a lo que se hace en la península, enlazando, en definitiva, con una matriz cultural de procedencia europea”.

Todo esto queda expuesto en los estudios dedicados a la escultura en la Ciudad de México, la Antigua Capitanía General de Guatemala, la Real Audiencia de Quito o los virreinatos de la Nueva Granada y el Perú. Los dos capítulos se complementan con otro en el que se ponen de manifiesto las fuentes gráficas que han servido de punto de referencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *