Sábado, 21 enero, 2017

Un cardiólogo del Hospital Virgen de las Nieves, premiado con una beca para investigar las causas genéticas de la muerte súbita

Juan Jiménez pertenece a la unidad de Arritmias del hospital granadino la cual dispone de una consulta semanal para pacientes con cardiopatías familiares con riesgo arrítmico

E.P


image_print

Un profesional de la unidad de gestión clínica de Cardiología del Hospital Universitario Virgen de las Nieves ha sido ganador de la Beca Mutual Médica 2013, dotada con 9.000 euros, por el proyecto de investigación `FIVI-GEN: evaluación sistemática de pacientes con fibrilación ventricular idiopática (FVI) y análisis de la rentabilidad diagnóstica del estudio familiar junto con los test farmacológicos y estudio genético para canalopatías´.

El investigador distinguido, Juan Jiménez Jáimez, realiza su labor en la Unidad de Arritmias de este hospital granadino y el jurado ha determinado que se trata de un estudio prospectivo, bien estructurado, que utiliza una metodología adecuada y tiene gran interés clínico. Además, según este comité, el autor tiene un currículum profesional que avala su competencia para desarrollar este proyecto y cuenta con la colaboración de un buen equipo de soporte.

En concreto, el estudio galardonado tiene como objetivo prevenir el desarrollo de enfermedades cardíacas con componente hereditario entre los familiares de aquellas personas, fundamentalmente jóvenes, que sin motivo aparente fallecen de muerte súbita. Esta iniciativa es el resultado de la investigación llevada a cabo por un equipo de cardiólogos en la que han determinado qué mutaciones genéticas pueden ocasionar patologías que inciden en la probabilidad de sufrir una muerte súbita por arritmias ventriculares.

Este proyecto ha llevado a concluir que existe un grupo de cardiopatías familiares que se asocian con riesgo arrítmico, es decir, que pueden producir paros cardíacos y muerte súbita. Cuando esa circunstancia se da entre gente joven o deportistas que mueren repentinamente, se genera cierto desconcierto entre los familiares ante la posibilidad de que haya un componente genético que lleve a reproducir la enfermedad en algún otro miembro.

Para prevenir el desarrollo de estas patologías entre los familiares, la unidad de arritmia atiende en una consulta específica semanal a pacientes con cardiopatías familiares con riesgo arrítmico. La población objeto del estudio la constituyen tres grupos: el de las personas que se sospecha tienen una cardiopatía grave aunque aún no han desarrollado ningún problema serio de salud; el de quienes han sobrevivido a un paro cardíaco y el de los familiares de jóvenes fallecidos de forma repentina y cuya autopsia no arroja ninguna causa que explique lo ocurrido.

Tras el estudio de estos familiares se opta por la aplicación de tratamientos preventivos que pueden ir desde el uso de fármacos hasta el de un desfibrilador automático implantable o consejos como el abandono de la natación o las prácticas deportivas en general, en los casos que lo requieran.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *