Sábado, 16 Diciembre, 2017

            

Seleccionado un estudio realizado en Granada sobre leucemia infantil

El dinero de las aportaciones se va a dedicar íntegramente a financiar la contratación de uno de los miembros del equipo para que lleve a cabo la investigación

La doctora Ramos-Mejía con su equipo | Gabinete
Gabinete


image_print

Un grupo de investigación liderado por la doctora Verónica Ramos-Mejía, que trabaja en la búsqueda de soluciones a la leucemia mieloide aguda pediátrica, ha sido seleccionado para poder darse a conocer a través de la web para la donación de fondos ‘www.precipita.es’ de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (Fecyt).

Este organismo ha puesto en marcha ‘Precipita’ como punto de encuentro entre los investigadores y las personas interesadas en la ciencia con el fin de crear un espacio para el micromecenazgo, buscando financiación adicional de proyectos de investigación, que viene a sumarse a las distintas convocatorias en concurrencia competitiva con cargo a fondos públicos que se producen a nivel regional, nacional y europeo, según ha informado la Junta en un comunicado.

A través de esta plataforma, el grupo persigue obtener donaciones para el desarrollo de un proyecto que implica la contratación de un investigador, cuyo trabajo consistirá en usar células pluripotentes humanas para reproducir las alteraciones genéticas que causan la leucemia mieloide infantil, ya que estas alteraciones ocurren en los niños durante el periodo embrionario o fetal. Con estos modelos celulares se podrá reproducir en el laboratorio lo que ocurre en los niños, y así estudiar qué moléculas están afectadas e identificar nuevas dianas terapéuticas.

Este estudio se desarrolla en el seno del grupo de investigación ‘Regulación Génica, Células Madre y Desarrollo’, que se ubica en el Centro Pfizer, la Universidad de Granada y la Junta de Andalucía de Genómica e Investigación Oncológica (Genyo).

La doctora Ramos-Mejía es una investigadora que en los cinco años que lleva desarrollando su carrera en Genyo ha realizado un importante trabajo en el campo de la investigación hematopoyética, liderando a un grupo de profesionales y su propia línea de investigación, enfocada en la caracterización integral de las leucemias mieloides agudas pediátricas, con el objetivo de desarrollar tratamientos nuevos y más específicos. La importancia y calidad de sus investigaciones han sido reconocidas con la publicación de varios artículos científicos en revistas internacionales de alto impacto.

Según la investigadora, “la leucemia mieloide aguda infantil es una enfermedad rara, con mal pronóstico y baja supervivencia. Dada la escasez de muestras de pacientes, necesitamos desarrollar modelos de laboratorio para estudiar en profundidad sus causas. Con los nuevos modelos humanos que estamos generando podremos realizar estudios moleculares y celulares para identificar nuevas dianas terapéuticas específicas para cada subtipo de leucemia mieloide aguda infantil, mejorando así los tratamientos actuales”, ha añadido.

Por ello, según se recoge en la descripción del proyecto, “el dinero de vuestras aportaciones se va a dedicar íntegramente a financiar la contratación de uno de los miembros de nuestro equipo. Esta persona está ya trabajando activamente en el proyecto, tiene toda la experiencia necesaria y una motivación de primer nivel para seguir contribuyendo al avance de nuestra investigación. Su trabajo consistirá en la caracterización de los modelos celulares que estamos generando, realizar ensayos funcionales con estas células para determinar la aparición de características en ellas similares a las de las leucemias de pacientes, y proceder a analizar las moléculas implicadas”.

LEUCEMIA MIELOIDE AGUDA INFANTIL

La leucemia representa el tipo de cáncer más frecuente en la infancia y dado que no se puede prevenir, las únicas alternativas en la cura de la enfermedad son un correcto diagnóstico y el establecimiento de tratamientos más eficaces. La leucemia mieloide aguda (LMA) representa el 20 por ciento de todas las leucemias infantiles, sin embargo solo un 60 por ciento de los niños con LMA sobreviven al tratamiento que se administra actualmente, por lo que es indispensable buscar nuevas terapias que incrementen la supervivencia de estos niños.

La LMA infantil se ha estudiado muy poco debido a su baja frecuencia –se considera una enfermedad rara– y a la gran variedad de alteraciones genéticas a las que se asocia. El interés principal del grupo de investigación de Genyo está en la generación de una red internacional para el estudio de la LMA pediátrica, el análisis genómico y caracterización biológica-funcional de las muestras de pacientes, así como el establecimiento de modelos celulares de la enfermedad. Estos estudios servirán para determinar los mecanismos moleculares que promueven el desarrollo de la leucemia y así identificar nuevos tratamientos específicos para estos niños que no responden a los tratamientos actuales.

INVESTIGACIÓN EN GENYO

El Centro Pfizer-Universidad de Granada-Junta de Andalucía de Genómica e Investigación Oncológica (Genyo) es un espacio para la investigación de excelencia sobre la base genética de las enfermedades –entre ellas el cáncer–, así como sobre la influencia de la herencia genética en la respuesta del organismo a determinados fármacos.

El organismo cuenta con tres grandes áreas de investigación que son el Área de Medicina Genómica, concebida como una estructura de producción que engloba a grupos de investigación focalizados en la epidemiología genética de algunos de los principales problemas de salud –cáncer, enfermedades cardiovasculares, diabetes, enfermedades raras, etc.–; el Área de Oncología Genómica, que se centra en la investigación del proceso de carcinogénesis; y, por último, el Área de Farmacogenómica, en la que se realizan estudios teniendo en cuenta las características de las secuencias genómicas. El objetivo de la farmacogenómica es la creación de fármacos a medida para cada paciente y adaptados a sus condiciones genéticas.

Este espacio se suma a otros centros de investigación temáticos, como Cabimer en Sevilla o Bionand en Málaga, y a institutos de investigación sanitaria, hospitales y centros asistenciales en los que se desarrollan trabajos científicos orientados a resolver los problemas de salud de la ciudadanía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *