Sábado, 16 Diciembre, 2017

            

Las autoescuelas españolas piden un nuevo modelo de gestión del servicio de exámenes

Hasta la fecha, se han aplazado aproximadamente 200.000 pruebas de conducción ocasionando un grave perjuicio a los ciudadanos y las autoescuelas

Imagen ilustrativa | Fuente: Archivo GD
Gabinete


image_print

La Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE) considera una “buena noticia” que la DGT se disponga a decretar los servicios mínimos, si los paros continúan en diciembre. “Es algo que habíamos pedido ya antes de que la huelga se reanudase en septiembre. Más vale tarde que nunca”, afirma José Miguel Báez, Presidente de CNAE.

CNAE es consciente de que la huelga de examinadores continúa. “Nos encontramos prisioneros de un modelo que perjudica duramente a nuestro sector. Por esta razón, solicitamos un cambio de modelo del sector de los examinadores. Hay muchos ejemplos en otros países que garantizan la eficacia del servicio público sin estar al albor de los examinadores”, explica la Junta Directiva de CNAE

INSUFICIENTES PLAZAS DE EXÁMENES

La Junta directiva de la Confederación Nacional de Autoescuelas también reconoce que la DGT parezca dispuesta a quemar etapas para formar nuevos examinadores. “Efectivamente, el Organismo ha de actuar contra reloj porque la plantilla de examinadores de la DGT está muy mermada”.

El pasado mes de enero el Ministro de Interior reconoció en sede parlamentaria la necesidad de hasta 176 nuevas plazas de examinadores y la a día de hoy hay 20 personas que está formando el Ministerio para el 2017; más 32 nuevas plazas provenientes del Ministerio de defensa para hacer frente a los servicios mínimos y otras 70 nuevas plazas de examinadores. “Esto supone un total de 122 plazas de examinadores que teniendo en cuenta la previsión de 60 bajas de jubilación para el 2018, se queda en tan solo 62 nuevas plazas de examinadores para el 2018. Lo cual es del todo insuficiente ” explica La Junta Directiva de CNAE

“No conviene olvidar que estamos ante una gran pérdida en un servicio público masivo que, hasta el momento, ha dejado cerca de 200.000 pruebas de circulación aplazadas; más de un millón de horas de trabajo perdidas; 100.000 permisos menos expedidos; y el cierre de numerosas autoescuelas. Esta huelga está produciendo un grave perjuicio a los centros de Formación Vial y a los miles de ciudadanos que ven obstaculizadas sus aspiraciones de acceder a un puesto de trabajo” añade el Presidente de CNAE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *