Viernes, 16 de Noviembre de 2018

            

La ‘vuelta al cole’, una cuesta económica para muchas familias granadinas

Con un gasto medio en material escolar superior a los doscientos euros, muchos padres sufren a la hora de afrontar el mes de septiembre

Una madre compra uniformes | Foto: Antonio L Juárez
Nacho Santana | @NachoSantana_27


image_print

La de enero no es la única cuesta que tienen que afrontar las familias granadinas. Septiembre es un mes que los niños nunca quieren que llegue, pues vuelven al colegio y tienen que despedirse de las vacaciones, pero también son muchos los padres que miran al calendario con pavor y esperan que este mes tarde en llegar. La ‘vuelta al cole’ supone un gasto que, en ocasiones, los padres no pueden afrontar siquiera. Libros, uniformes, lápices, bolígrafos, mochilas, etc. disparan los gastos y obligan a los progenitores a hacer auténticos malabares para llegar a final de mes.

Nuria, una madre granadina con dos hijos que empiezan este año primero y tercero de ESO, afirma haber gastado “más de doscientos euros en los libros de cada niño”, una cifra dentro de la media en caso de no contar con ayudas de ningún tipo. Conforme crecen, los libros también suben de precio, algo que ha notado y lamenta: “el año pasado, como uno todavía iba a primaria, me salieron un poco más baratos”. A estos costes hay que sumar los de material más allá de los libros, como pueden ser libretas, bolígrafos o subrayadores.

Material escolar | Foto Antonio L Juárez

Precisamente durante esta época es cuando más brillan las librerías y papelerías. “Septiembre siempre es el mes en el que más ganamos”, señala el encargado de una papelería de la capital, “no hay día en el que no venga gente a comprar material antes de que empiecen las clases”. En esta misma papelería se encuentra Ana, que acude para comprar una libreta a su hijo de once años. La madre de Granada cuenta que “tengo dos hijos y ahora mismo vivo de la ayuda del paro, con estos precios no podría llegar a final de mes”. Ante esta tesitura, Ana no ha tenido más remedio que “pedirle ayuda a mi padre, que está jubilado” para poder llegar a esos más de doscientos euros que cuesta de media el material y que sus hijos tengan todo lo que necesitan antes de regresar a clase. “Por desgracia conozco a mucha gente en una situación parecida, los precios no hacen más que subir y tienes que pagarlos porque los niños tienen que ir al colegio”, lamenta.

Por otra parte, Jorge, padre de una niña de nueve años, celebra que “cada vez hay más formas de conseguir los libros por menos dinero”. Este padre afirma que “todos los años los he comprado de segunda mano”, forma en la que “se ahorra bastante”. Para ello, se pone en contacto con los padres de niños de cursos superiores al de su hija y cruza los dedos para que conserven los libros de años anteriores, algo que él sí que hace “porque luego puedes volver a venderlos y prácticamente no gastas nada en los libros de un año para otro”.

Uniformes | Foto Antonio L Juárez

El cheque-libro, material por herencia

Aquellos centros que cuenten con financiación pública tienen la opción de que los padres de los alumnos soliciten el cheque-libro. Mediante este documento, el coste de los libros es nulo para todo el curso, si bien deberán devolver el material al centro una vez finalizado el año docente. De este modo, son los colegios e institutos quienes tienen la propiedad de los libros y los ceden a sus alumnos para que el coste de la vuelta a las clases sea menor.

A cambio, padres e hijos contraen una serie de obligaciones que deben cumplir. La primera de ellas es, lógicamente, hacer un buen uso del material y cuidarlo en todo momento, consiguiendo que el próximo curso otro alumno pueda beneficiarse de él. La segunda norma a seguir es devolver los libros una vez finalizado el año, facilitando saber con cuántos se cuenta y, por lo tanto, a cuántos niños se les podrá dar cobertura. Por último, deberán reponer todo material extraviado o deteriorado intencionadamente.


Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Vamos a ver, si los libros de textos son gratuitos, no está permitido que compren libros de lectura, ya que para ello los tienen en la biblioteca del centro, si es por los uniformes, eso no ocurre en la enseñanza pública, no sé de dónde salen en gastos más de 200 euros por niño, serán en móviles.