Martes, 17 Octubre, 2017

            

La Virgen de las Angustias disfruta de sus fieles un año más | Galería

Un espléndido día vio procesionar a la Patrona de Granada, que congregó a varios cientos de miles de personas en las calles de Granada

La Virgen de las Angustias en su paso por la Plaza de la Mariana entre miles de fieles | Foto: Román Callejón
Román Callejón | @RomanCallejon


image_print

“Si todos los años es lo mismo”, se oía por algunos rinconcillos. “Si no cambia nada, si no fuera por el sol o el nublado, ni te enteras de qué años son las imágenes”, continuaban los ‘runrunes’.

Pero, aunque pudiera ser cierto que una imagen y su cortejo cambien relativamente poco su puesta en la calle, la fe, los sentimientos, el amor y la pasión que despierta la Virgen de las Angustias en sus fieles nunca es igual. Siempre va a más.

Varios cientos de miles de personas, no solo de la ciudad de Granada, sino también de su provincia y de diferentes puntos de es España, llenaron las calles de la urbe para contemplar un año más a la Patrona procesionar hasta la catedral.

Como siempre, a las 18:00 horas se abrían las puertas de la Basílica de la Virgen de las Angustias, desde donde comenzaba a marchar el cortejo, para que más de media hora más tarde, bajo palio, saliera la Patrona de Granada, entre cohetes, aplausos y algún que otro desmayo.

Hizo un día tan bueno, con una temperatura incluso calurosa, que costó algún susto, nada que la Policía Local y Protección Civil no solventaran con presteza y sin problemas.

Balcones engalanados con la bandera de España, por las alturas, y collares de perlas al cuello y las mejores galas vestidas, en el gentío a ras de suelo, se santiguaban y aplaudían a la venerada imagen que porta a su hijo yacente sobre su regazo.

Los “viva la Virgen de las Angustias” se sucedían a cada paso de la Patrona, junto a los “¡qué suerte hemos tenido que La han parado delante!”

Todo el mundo, de cualquier edad, quería un momentito delante de aquella por la que tienen tanta pasión y sienten como la protectora de la ciudad.

Tras cinco horas de procesionar por las céntricas calles de Granada, la Virgen de las Angustias llevaba de regreso a su templo, la Basílica de las Angustias, donde esperará paciente un año más para que el sol le dé en la cara, mientras recibe una multitud de visitas de aquellos que no la olvidan fuera de su mes, el de septiembre.

Pincha sobre la imagen para ver la galería

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *