Viernes, 24 Noviembre, 2017

            

La banda granadina Carlota estrena segundo single y videoclip de su disco “202”

El pasado 11 de octubre se editó "202", un cuidado trabajo en edición especial vinilo, CD y libro ilustrado

Carlota | fuente: facebook
Gabinete


image_print

Carlota nos estrena la versión grabada en directo del tema que da nombre a su debut. La banda granadina ha firmado un álbum multidisciplinar que bajo el título “2 0 2” despliega un exquisito trabajo que mezcla una edición especial en vinilo, cómic y obra gráfica.

La habitación 2 0 2 no es otra que el estudio Sonobalance de Granada. Allí Carlota registraron los temas de su debut. Sin embargo, para la edición en vinilo todas las canciones se grabaron de nuevo con toda la banda en directo, una forma de plasmar en el formato analógico un sonido más dinámico y tangible. El resultado se de estas sesiones se plasmón en formato audiovisual. En MondoSonoro estrenan la toma buena de “2 0 2”.

La producción visual corre a cargo de Pocomalo films, pequeña productora intimamente ligada a Carlota ganadora del último 48 en Corto con su cortometraje “Aura”.

SOBRE EL DISCO

Un cuento sonoro. Así podríamos definir lo que, en definitiva, propone “2 0 2”, el primer disco de Carlota. El proyecto personal del granadino César Rodríguez (Royal Mail, Qüasar) sorprende, noquea y atrapa desde la primera escucha. Es un álbum solista, pero con empaque de banda. Pretencioso sin renunciar a la canción inmediata, el trabajo narra una historia que respira de manera paralela en las ilustraciones de Inmaculada Melero y en el cómic de Amparo Crespo. ¿La ambición fabulosa de Carlota? Jugar con diferentes disciplinas y narrativas. ¿Quién es Carlota? Es el nombre de uno de los personajes de este reencuentro con aquellos amigos invisibles de la infancia.

La versión en CD, grabada en digital, cuenta con una producción más cruda, facturada por el propio César con Cheluís Salmerón; suena como lo escucha el protagonista, con el pegamento del pop y la robustez del rock. En cambio, la versión en vinilo, registrada en directo y en analógico, ofrece otra visión, con arreglos y sonoridades más ricas y polimorfas que el mero pop-rock; es lo que suena a través de los oídos del personaje ilusorio. El cómic, por su lado, desarrolla el relato con otra perspectiva; todos los bocadillos contienen letras de “2 0 2”. César Rodríguez reivindica, por tanto, el disco que es mucho más que un disco: la obra de arte global.

Para situarnos. El arranque sinuoso de ‘Abrid’ se sitúa en la mitad de la historieta del formato en papel, cuando un amigo imaginario se pone en contacto con el protagonista. La temática, pues, parece clara: la dualidad entre la vida real y la ensoñación interior.

Después de un lustro de gestación, “2 0 2” logra condensar un caos ordenado íntegramente compuesto por César Rodríguez. Le acompañan en la aventura músicos de sobrada solvencia como Antonio Cervera, Toni Molina, Alberto Hernández, Dani Levy, Carlos Sánchez de Medina o Toni Mateos.

Por supuesto, subyace una cronología amorosa. Textos sugerentes y estribillos enérgicos. Detalles elaborados que, sin embargo, entran con facilidad. Letras nada obvias que parecen sencillas y –lo mejor– que se corean como nuevos himnos. Sí, está ocurriendo en los conciertos: éxito entre adultos… y pequeños que conectan con el adhesivo de las melodías. ¿Influencias? Habrá quien piense en Muse, Pearl Jam, Foo Fighters, Pasajero, Standstill o en Vetusta Morla. Desde la seductora ‘Quién eres’ quedan a la vista las cartas. Una voz dulce o enrabietada según el momento. Intimismo azuzado por embates de virulencia eléctrica. Y una marejada de adrenalina. Canciones que parten de la introversión y que terminan refulgiendo épicas, volando alto.

‘Soren loren’ apela al amigo imaginario con el músculo rock de un grupo de grunge o del britpop más proteico de los noventa. En ‘Mis amigos pop’ aflora la veta más alegre y colorista, aunque galvanizada por la tormenta voltaica. ‘Tan dual’ es un hit total con mensaje inteligente. A Carlota se le adivinan las costuras, pero las canciones abruman, emocionan… Y acaban enganchando. Ahí están los muros de sonido laboriosamente construidos y perfilados por la literatura andante. Sucede en ‘La otra mitad’ o en ‘Dime dónde vas’, donde los mayores del lugar se acuerdan por instantes de las sombras sónicas de Nine Inch Niles. En ‘Las señales’, Carlota salen por la tangente del rock and roll que deviene en inopinado hard rock. Furia bien encapsulada. Hacia el final, resulta que ‘Puedo esperar’ es otro himno en potencia. Así es la tremenda epopeya de Carlota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *