Sábado, 18 Noviembre, 2017

            

IU pide una reforma del PGOU orientada a proteger los barrios históricos

Francisco Cuenca inició por decreto los trabajos para la redacción de un nuevo Plan General de Ordenación Urbana

Barrio del Albaicín | Imagen: Archivo GD
E.P


image_print

El grupo municipal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Granada ha lamentado que el gobierno municipal “plantee iniciar la redacción de un nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para la ciudad, sin tener previsto trabajar en paralelo en la elaboración de otros documentos necesarios como un nuevo Plan Especial Albaicín, que incluya al Sacromonte, ni un nuevo Plan Especial Centro Alhambra”.

En esa petición, el grupo también ha pedido “definir las zonas de necesaria reforma interior, y rehabilitación como los entornos de Cartuja, Almanjayar Rey Badis y Barriada de la Paz, en el Distrito Norte, y Santa Adela, en el Zaidín, y otros barrios como Haza Grande, junto con la redacción de un plan de protección de la Vega de Granada”, según ha informado Izquierda Unida en un comunicado.

Por su parte, el portavoz del Grupo Municipal de Izquierda Unida, Francisco Puentedura, ha señalado que el decreto del alcalde, Francisco Cuenca (PSOE), por el cual encomendó el inicio de los trabajos para la redacción de un nuevo PGOU “está incompleto y no tiene en cuenta la situación de aquellos barrios patrimoniales que sufren procesos de gentrificación, expulsión de sus vecinos, de la mano de la especulación urbanística intensiva que llevan sufriendo durante décadas, así como la situación de degradación urbana e infravivienda que sufren muchos barrios de Granada”.

En esta línea, Puentedura ha explicado “que si el PGOU no ha servido para paralizar el despoblamiento en la ciudad, algo que es una realidad evidente, es como consecuencia de la degradación urbana y falta integral de planeamiento que sufren estos barrios de Granada, y que requieren de planificación, actuaciones y evaluación, específicas y especiales, usando los instrumentos que plantea la Ley de Ordenación Urbana de Andalucía (LOUA), y por tanto no pueden ser tratados con el mismo rasero mediante una norma general como si se modifica sólo el PGOU“.

Así, el concejal ha recordado “que los plantes especiales en regulaciones urbanísticas específicas son de los años 90 del siglo pasado y por tanto, tras casi 30 años son instrumentos que necesariamente deben adaptarse a la nueva realidad, algo que no tiene en cuenta los trabajos encargados por el gobierno municipal”.

Por ello, con respecto a la redacción de nuevos instrumentos de planeamiento y gestión urbanística, “debe tener como prioridad la protección patrimonial, la movilidad sostenible, la regulación de usos, para garantizar comercio de proximidad, espacios libres, zonas verdes y equipamientos públicos, así como evitar la infravivienda, priorizar la rehabilitación e impedir el aumento de las construcción de viviendas, en una ciudad donde existen 15.000 viviendas vacías en barrios que se están despoblando día a día.

Asimismo la protección de la Vega y su regeneración como parque agrario, “debe ser otra de las prioridades que necesita Granada para un urbanismo sostenible, que no sea depredador del territorio y que ofrezca oportunidades de riqueza y empleo para la ciudad”, ha asegurado Puentedura.

De forma paralela, Izquierda Unida ha lamentado que “el gobierno municipal no tenga en cuenta un proceso participativo con colectivos vecinales, colectivos sociales, profesionales y expertos a la hora de elaborar el diagnóstico encargado y a la hora de establecer las prioridades de la nueva normativa urbanística”.

Ante esta situación, el grupo presentará una iniciativa en la próxima comisión municipal de urbanismo “para que se abra este proceso participativo y se cree una oficina técnica de participación que ponga la información y a los técnicos municipales a disposición de la ciudadanía para que puedan elaborar sus propuestas, porque un urbanismo transparente y con participación ciudadana es el mejor antídoto para así evitar la especulación y la corrupción urbanística en Granada”, ha concluido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *