Martes, 24 Octubre, 2017

            

Intervienen una tonelada y media de hachís en Motril y detienen a ocho presuntos narcotraficantes

La droga era transportada en una embarcación semirrígida y fue detectada por el dispositivo especial de vigilancia establecido por Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria

E.P


image_print

La Agencia Tributaria, en una operación conjunta con agentes de la Guardia Civil, y tras una investigación previa de la Policía Nacional, ha abortado un alijo de drogas en playa en el término de Motril (Granada), dando como resultado la aprehensión de 1.522 kilos de hachís y la detención de ocho presuntos narcotraficantes.

Según informa la agencia tributaria en un comunicado, la droga era transportada en una embarcación semirrígida y fue detectada por el dispositivo especial de vigilancia establecido por Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria en las costas de Granada.

En la operación han sido detenidas ocho personas de nacionalidad española y marroquí, entre las que se encuentran los presuntos responsables del transporte de la droga a bordo de una embarcación semirrígida desde el norte de África, los encargados de descargar el estupefaciente y la persona que ocultaba las embarcaciones y las ponía a punto para su botadura.

Las investigaciones se iniciaron en septiembre tras detectarse actividades ilícitas de un grupo de personas afincadas en las provincias de Sevilla y Badajoz presuntamente dedicadas al transporte de importantes cantidades de hachís por vía marítima hasta las costas españolas.

Así, el grupo Greco de Cádiz de la Policía Nacional, que seguía a esta red, alertó a la Agencia Tributaria de una posible introducción de droga en una zona sin determinar de la costa mediterránea, por lo que establecieron un operativo de localización aeronaval que no encontró el objetivo, aunque otro operativo conjunto con Guardia Civil y Vigilancia Aduanera en la costa de Motril detectó una embarcación neumática de unos diez metros de eslora que resultó ser la indicada por el grupo Greco de Cádiz, lo que permitió a los investigadores pasar a una fase de explotación de la investigación, que derivó en la aprehensión de la droga y las detenciones de los presuntos nacotraficantes.

Según agrega la agencia, al frente del grupo de ‘narcos’ había dos personas supuestamente encargadas de gestionar toda la logística necesaria para llevar a buen término los transportes de hachís y para ello se desplazaron hasta Galicia y adquirieron una embarcación semirrígida de 10 metros de eslora que pretendían utilizar para viajar hasta Marruecos, cargar la droga y, finalmente, alijar el estupefaciente en España.

LAS EMBARCACIONES, EN ISLA MENOR (SEVILLA)

La lancha fue trasladada hasta el domicilio de otro miembro de la organización, situado en la localidad sevillana de Isla Menor, donde ocultaban las embarcaciones, instalaban los equipos electrónicos necesarios y las ponían a punto para su botadura en el Guadalquivir con destino al punto donde debían cargar el hachís. La finca contaba con un completo sistema de videovigilancia, compuesto por 16 cámaras, para garantizar la custodia de esta y otras embarcaciones, que fueron posteriormente intervenidas.

El día previsto para ejecutar la transacción, los dos responsables del grupo botaron de madrugada la embarcación con destino a aguas del Atlántico y los dos tripulantes navegaron a través del río Guadalquivir para después atravesar El Estrecho y dirigirse hasta el Mar Mediterráneo, explica la Agencia Tributaria.

El operativo dispuesto culminó en la localidad granadina de Castillo de Baños, cuando se detectó la entrada de la embarcación en la costa y los presuntos narcotraficantes se disponían a alijar el estupefaciente.

Las detenciones efectuadas en el momento por Vigilancia Aduanera y la Guardia Civil concluyeron posteriormente, cuando la Policía Nacional arrestó a otro de los supuestos miembros del grupo en las inmediaciones de la zona del alijo y al encargado de custodiar las embarcaciones en la finca sevillana, donde los agentes intervinieron otra embarcación semirrígida, de 12 metros de eslora y motor de 250CV, dos cascos de embarcaciones de gran eslora, una embarcación de recreo provista de doble fondo, una moto de agua, un vehículo de alta gama, dos armas largas -una de ellas sustraída- y teléfonos vía satélite, entre otros efectos.

La operación ha sido desarrollada por agentes de la Unidad Operativa de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria y el equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga (EDOA) de la Guardia Civil, así como por investigadores del GRECO y agentes de las comisarías de Badajoz y Dos Hermanas de la Policía Nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *