Jueves, 21 Septiembre, 2017

            

Imaginar los olores, una facultad de personas obesas

Investigadores del Laboratorio John B. Pierce y la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale, en Estados Unidos, han revelado que la capacidad de imaginar graficamente el olor de palomitas de maíz, galletas recién horneadas y hasta los olores no alimentarios es mayor en los adultos obesos

La ansiedad por comer puede generar sensaciones bastante peculiares


image_print

Todos podemos imaginar visualmente un lugar favorito o cantar una canción para nosotros mismos, pero no ocurre lo mismo a la hora de imaginar un olor. Las personas varían en gran medida en su capacidad para imaginar el olor del pan recién horneado o el aroma de un ramo de rosas, lo que plantea la posibilidad de que las diferencias en la capacidad de imaginar los olores, especialmente los de comida, podrían promover los antojos de alimentos.

Investigadores del Laboratorio John B. Pierce y la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale, en Estados Unidos, han revelado que la capacidad de imaginar graficamente el olor de palomitas de maíz, galletas recién horneadas y hasta los olores no alimentarios es mayor en los adultos obesos. Esta investigación se presentará esta semana en la reunión anual de la Sociedad para el Estudio de Comportamiento Alimenticio (SSIB, por sus siglas en inglés.

Los científicos basaron su estudio sobre la ‘Teoría de la Intrusión Elaborada del Deseo’ de Kavanagh, que propone que la creación de visuales imágenes mentales estimula y mantiene los antojos de alimentos provocados por el pensamiento, el olfato y la vista de los alimentos. Aunque la investigación anterior demuestra que los antojos de alimentos se producen con más frecuencia en personas obesas, no se había examinado el papel de la capacidad de imaginar olores en esta relación.

PUEDE AUMENTAR SU ANSIEDAD POR COMER

Si los individuos con mayor peso corporal poseen una mayor capacidad de imaginar los olores, esto puede intensificar la experiencia de ansia por la comida a través de la creación de imágenes más visuales de sabores y aromas de los alimentos. En el estudio, los participantes completaron una serie de cuestionarios en los que se les pidió imaginar señales visuales y de olores y luego evaluar posteriormente la intensidad de estas señales.

Los investigadores encontraron que las personas con un mayor índice de masa corporal (IMC) presentaban más capacidad de imaginar olores alimenticios y no alimenticios. “Estos resultados destacan la necesidad de un enfoque más individualista para identificar los factores que pueden elevar el riesgo de aumento de peso”, afirma el doctor Barkha Patel, autor principal del estudio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *