Martes, 19 Septiembre, 2017

            

"Granada nunca se quedará sin artistas para poder plasmar la belleza que todavía está por descubrir"

Juan Zívico lleva más de media vida dedicado al arte con obras que define en la corriente del informalismo español figurativo, ha descubierto que en la ciudad todavía hay muchos misterios por descubrir



image_print

Este artista plástico, “que se formó en la calle”, como él mismo se define, cordobés de nacimiento, llegó a la ciudad por amor, en primer lugar a una mujer, Elena, y después, día a día, amor a Granada. Creador de más de 400 obras, asegura que pinta porque “es una forma de lenguaje, de expresión de mis sentimientos y las acciones que influyen en mí como ser humano”. Hoy comparte con los lectores de Granadadigital su experiencia vital y un poco de su historia, la vida de un pintor único.

¿Cuáles fueron sus principales referentes en el mundo del arte?

Comencé con estudios de Kandisky, Miró… y después hice una evolución al figurismo. Salté al informalismo español, y hoy día puedo decir que mi obra se enmarca en la corriente del informalismo español figurativo. Aunque yo me fomé en la calle, y devoraba todo aquello que caía en mis manos relacionado con el mundo del arte.

¿Por qué pinta?

Para mí la pintura es una forma de lenguaje, de expresar mis sentimientos, y las acciones que repercuten en mí como ser humano. Quiero que mis obras influyan en el ser humano. Actualmente en mi estudio tengo 86, pero a lo largo de mi carrera he pintado más de 400 lienzos.

Juan Zivico _02

¿Cómo ha influido Granada en sus obras?

El misterio que encierra está plasmado en mis cuadros. A pesar de que Granada tiene una gran Historia, todavía tiene cosas que descubrir, y eso es lo que me motiva, lo desconocido que todavía tiene la ciudad. Y eso, para un creador es suficiente aliencien para seguir buscando desentrañar ese misterio. Yo lo hago a través de la pintura. Por ejemplo, casi todos los programas artísticos-educativos en los que participo tienen de trasfondo a Granada, porque tiene el suficiente encanto para inculcar el arte en los jóvenes.

¿Cómo ve el mundo del arte en Granada?

Hay iniciativas que me parecen muy interesanes. Por ejemplo, por parte del Ayuntamiento hay grandes actuaciones en sus salas, como la de Gran Capitán, y sobre todo, una propuesta muy interesante, centrada en gente jóven y artistas emergentes, en la sala del Rey Chico. Esta sala, gracias al buen criterio de la concejalía de Uventud, es la que gestiona el 90% de las actuaciones artísiticas de los grandes emergentes.

¿Y cómo son los artistas emergentes granadinos?

Son muy buenos. Tiran por la expresión y un lenguaje individual, donde plasmar sus problemáticas, inquietudes e ilusiones. Granada nunca se quedará sin artistas para poder plasmar la belleza que todavía está por descubrir.

¿Y se venden muchos cuadros hoy día en el mundo del arte?

La verdad es que no. La gente antes de comprar una obra de arte piensa en otras cosas, como pagar la hipotéca. Por eso, pienso que en Granada haría falta que emergieran empresarios del arte, que no se limitaran a promocionar exposiciones en la ciudad, sino que aglutinaran a varios artistas, y entre todos, consiguieran salir fuera, y trasladasen sus obras más allá de Despeñaperros.

Y si el mercado del arte está mal, ¿a qué se dedican los artistas?

Muchos a la docencia, y a enseñar a la cantera sus propias experiencias. Yo también tengo una faceta docente, especialmente con niños, que es lo que más me gusta. Primero participé en unos talleres en la Biblioteca de Andalucía, durante dos años. Después creé un programa educativo llamado “Sembrando color”, donde iba a los colegios y enseñaba a los más jóvenes los monumentos de Granada desde un punto de vista diferente. A raíz de esa iniciativa, contacté con la Asociación de la Prensa de Granada para adaptar la experiencia educativa, incluyendo una visita al museo de la Fundación Andaluza de la Prensa.

Entonces, ¿ser artista es una profesión de futuro hoy día?

Antes, un artista, fuese pintor, escultor u otra variedad, era una especie de alquimista que mezclaba materiales, coloes y lo plasmaba para su disfrute y el de los observadores. Hoy día, con las nuevas técnicas digitales los artistas se están convirtiendo más en programadores y especialistas en publicidad, que en aquel alquimista que con su magia atraía a ese público. Aunque todavía quedamos algunos dinosaurios a los que nos gusta utilizar el pincel para transmitir sentimientos.

¿Cuál es la musa de Juan Zívico?

Las viviencias diarias, el comunicarme con mis semejantes, el ver la problemática actual, tanto individual como en mi propio entorno. Es de ahí de donde yo saco realmente la información, me la trago y cuando menos lo espero la vomito sobre el lienzo.

¿Cuánto tarda en pintar un cuadro?

Depende de la motivación y d ela información que haya recopilado sobre la obra y el tema que quiero desarrollar. Mis temas preferidos son lo simple, lo cotidiano y lo inútil.

¿Cómo se vive el arte fuera de Granada?

Yo siempre tengo un dicho cuando me hablan de este tema. Granada y Córdoba para pintar, Madrid y Barcelona para vender, y Alemania y Estados Unidos para ser admirados.

 

 

 

 

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *