Martes, 13 de Noviembre de 2018

            

Fisioterapeutas advierten de los problemas cervicales que ocasiona el uso continuado de móviles, tablets y ordenadores

Con una inclinación de 30 grados el cuello pasa a soportar un peso de 18 kilogramos

Ordenador y móvil | Foto: Archivo GD
Gabinete


image_print

La campaña ‘12 meses, 12 consejos de salud’ revela a través de su videoconsejo del mes de junio que la postura que se adopta al utilizar dispositivos móviles u ordenadores portátiles multiplica por cinco el peso de la cabeza. Por este motivo, el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Andalucía (ICPFA), junto a otros siete colegios profesionales del territorio nacional, recomiendan a la ciudadanía a través de esta nueva entrega de la campaña realizar una serie de ejercicios diarios para fortalecer la musculatura cervical y prevenir así futuras lesiones.

Mantener una inclinación de cabeza hacia delante unos 30 grados provoca que el cuello deba soportar un peso de unos 18 kilos, una inclinación de 45 grados los convierte en 22 kg y una inclinación máxima de 60 grados, en 27 kilos, es decir 5 veces más de lo que pesa una cabeza media.

Con esta serie de cortos de animación mensuales, el principal objetivo de los fisioterapeutas es sensibilizar a la población sobre la importancia de adoptar hábitos saludables para prevenir lesiones musculo-esqueléticas. En esta ocasión, se explica la importancia de cuidar la musculatura que rodea las vértebras cervicales, ya que es la responsable de la movilidad de la cabeza y del cuello.

Juan Manuel Nieblas, presidente del Colegio de Fisioterapeutas de Andalucía, advierte de los riesgos de tener contracturas o tensiones en estas zonas, puesto que “pueden generar dolores de diferente intensidad, vértigos e incluso alteraciones de la percepción en brazos y manos, llamadas parestesias”.

Por este motivo, los fisioterapeutas recomiendan realizar de manera diaria tres tipos distintos de ejercicios. Estos consisten, por un lado, en ejercitar la capacidad de movimiento ocular sin necesidad de mover la cabeza y por otro, en mantener la estabilidad visual realizando movimientos cervicales hacia los laterales sin dejar de mirar a un mismo punto. Por último, recomiendan hacer rotar y girar el trapecio suavemente, para disminuir la tensión que se pueda tener acumulada.

Una vez realizados estos ejercicios, se aconseja estirar el músculo elevador de la escápula, que es el causante de la tortícolis cuando se duerme en una posición incorrecta.

Otros consejos para cuidar las cervicales

Los fisioterapeutas recuerdan también que para cuidar las cervicales es importante realizar los movimientos que se hagan con el cuello con suavidad, evitando sacudidas violentas y sustituir los bolsos grandes de una sola asa por mochilas o bolsos cruzados y pequeños. Además, cuando haya que coger peso, recomiendan hacerlo de manera compensada entre ambos brazos.

Asimismo, aconsejan utilizar bancos o escaleras cuando se tengan que coger objetos de lugares elevados para no inclinar la cabeza hacia atrás, no dormir boca abajo o con una almohada demasiado alta y sujetar el teléfono con la mano mientras se habla, y no hacerlo en ningún caso con el hombro y la oreja.

Por otra parte, recomiendan incorporarse hasta quedar sentado con la ayuda de cojines si se ve la televisión o se lee en la cama, y no hacerlo nunca elevando el cuello. Además, en los casos en los que se lea sentado en una silla, ya sea un libro o un dispositivo electrónico, aconsejan tratar de hacerlo desde una posición recta, sin doblar la cabeza hacia el libro.

Por último, recuerdan a todo aquel que trabaje frente al ordenador que se debe situar la pantalla a la altura de los ojos, manteniendo la espalda y el cuello rectos y apoyados en el respaldo.


Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Bueno, antes de lo móviles estaban los libros, los periódicos, las revistas, teníamos la misma posición de cabeza, y nadie alertaba de nada. Esto no son más que pamplinas.