Martes, 24 Octubre, 2017

            

El PSOE tacha de “improvisación” la reducción de las frecuencias de los autobuses en verano

La concejala socialista Raquel Ruz denuncia que la única información sobre el cambio de horarios se haya producido a través de un mensaje en las redes sociales | Las líneas afectadas son las de los barrios más alejados que han pasado de 10 a 30 minutos de paso. Las quejas de los pasajeros ya han provocado que el PP tenga que recular en algunas líneas



image_print

La concejala del PSOE, Raquel Ruz, ha denunciado “la improvisación y la chapuza en la ordenación del transporte público durante los meses de verano, con una reducción en la frecuencias sin orden ni concierto que están provocando gran malestar en los usuarios”. Así, la socialista informó que se están reduciendo las frecuencias de las líneas que conectan los barrios principalmente, pasando de una frecuencia de 10 minutos a 30 minutos”.

En concreto, señaló que las líneas afectadas son la S1 y S3, SN1 y de las N1, N3, N4, N5, N7, y N9, “las que corresponden al Zaidin, Norte, Bobadilla, el Fargue o Haza grande, es decir, los barrios más alejados. Las líneas del centro o de los barrios más céntricos no se reducen”. En este sentido, Ruz aclaró que las quejas y la indignación de los usuarios estos días han provocado que “el PP tenga que de nuevo improvisar y dar marcha atrás a la medida en la línea N1 porque la raquítica frecuencia hacía imposible atender la demanda de pasajeros”.

Para la socialista, “poco o nada ha cambiado en el área de Movilidad cuando estamos comprobando que se están cometiendo los mismo errores del pasado”. Por un lado, añadió, “la información es inexistente, un mensaje en la redes sociales el pasado 6 de julio y poco más”. Por otro, lamentó que “la reducción de frecuencias se haya acometido sin un estudio previo, sin un análisis de los usos, tan solo con una disminución generalizada sin tener en cuenta las hora punta”.

Ruz aseveró que “esta manera de gestionar al final la terminamos pagando los usuarios que nos vemos obligados a soportar larguísimas esperas a más de 40 grados, con autobuses repletos de usuarios que hace imposible que sean utilizados por personas mayores y con el abandono absoluto de los granadinos que residen en los barrios más alejados del centro”. La socialista exigió a la nueva concejala del área de Movilidad, María Francés, “explicaciones al respecto” y apuntó que la nueva medida “tan solo responde a la premisa de ahorrar kilómetros, porque el nuevo sistema ha disparado el presupuesto en más de 5 millones de euros”.

Para concluir, la socialista incidió en que “los buenos propósitos y la nuevas formas de gobernar se han quedado sobre el papel porque los granadinos siguen sufriendo las consecuencias de un Ayuntamiento paralizado por el PP, que sigue echando mano de la improvisación y la chapuza a la hora de gestionar un servicio público tan importante como es el sistema de autobuses”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *