Lunes, 24 Julio, 2017

            

El inglés, mejor cuando eres pequeño

Crear un ambiente natural con el idioma es clave para que un niño llegue a ser bilingüe

Academia Happy English


image_print

La infancia, esos años de la vida en el que no se tienen preocupaciones, ni obligaciones, ni tensiones, donde además aprender idiomas era más fácil. Qué no daríamos ahora por haber aprovechado mejor esos años y no pelear a estas alturas con la tarea de sacarse un B1 o un B2 de inglés o de cualquier otro idioma.

Según un estudio publicado en la revista PNAS (Proceedings of the National Academy of Sciencies), los niños tienen más facilidad a la hora de aprender un lenguaje nuevo debido a que reconocen mejor las reglas complejas de un lenguaje hablado que los adultos.

Alona Revina, dirige la academia Happy English by Grupo 2000 donde además de ofrecer formación a adultos en todos los niveles de idiomas, se han especializado como academia para niños. “Como madre, siempre me ha preocupado el tema del bilingüismo. Yo soy extranjera y mi marido español, no me imaginaba como mi hijo podría llevar los dos idiomas, pero lo lleva bien, por eso me gustaría que todos los niños tengan la posibilidad de ser bilingües”, explica Revina.

Crear un ambiente natural  con el idioma es muy importante para que un niño se sienta cómodo aprendiéndolo, y ese es el objetivo de esta academia de Granada, que los niños asocien un idioma con una persona, en este caso, el profesor. Tal y cómo explica Revina, “hasta los tres años los niños son como esponjas, todo lo que ven, lo aprenden. Por eso es importante que empiecen a estudiar cuanto antes, para que luego no les cueste tanto y no vean el inglés como un trabajo donde hay que sacar títulos y aprobar exámenes”. En definitiva, no convertir el inglés en una asignatura “seca”, “cuanto antes empiecen a amar y a entender el idioma, más fácil va a ser para ellos”.

Contar con profesores nativos o bilingües es muy importante a la hora de aprender un idioma en una academia, ya que el objetivo es “no escuchar nunca español”. A través de los talleres, dirigidos a niños de tres a siete años, se juega, se canta, se participa en cuentacuentos, hacen teatros, manualidades… para aprender jugando, ya que todo es en inglés. Aunque, así lo reconoce Revina, los niños hacen ‘trampas’ “ellos nos van a hablar en español, pero aunque los entendamos, siempre les vamos a contestar en inglés, de una manera cariñosa, para que no se frustren y no se sientan incapaces”. Una academia donde empezar desde pequeños aprendiendo inglés cobra importancia para crear una generación de niños con nivel para los que va a ser muy fácil estudiar idiomas en el futuro.

Si no puedes ver el vídeo, pincha aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *