Domingo, 22 enero, 2017

Dos médicos granadinos creadores de los Libros Plúmbeos del Sacromonte

El médico y novelista, José Luis Gastón, inaugura los Jueves Culturales del Colegio de Médicos con la conferencia ‘Dos médicos en la falsificación del Sacromonte’

Rita M. Marín @marinruiz_rita


image_print

El Colegio de Médicos de Granada, en sus ciclos de conferencias de los Jueves Culturales, ha hecho una apuesta por aunar la más pura tradición médica con la cultura y folclore granadinos. En este sentido ha destacado la charla del médico y novelista José Luis Gastón Moranta, autor de ‘El Perfume de Bergamota’ y ‘La Muladí’, con su ponencia ‘Dos médicos en la falsificación del Sacromonte’.

Ante la cercanía de la festividad del Patrón de Granada, San Cecilio, el doctor Gastón ha querido centrar su charla en la aparición de los Libros Plúmbeos, y su verdadera naturaleza. La figura de San Cecilio aparece, según la tradición cristiana medieval, recogida en la leyenda de los siete varones apostólicos, según la cual fue enviado a evangelizar Hispania por San Pedro y San Pablo. Es considerado el primer obispo de Ilíberis, basándose en la tradición medieval, que buscaba enlazar la nueva Iglesia de Granada con sus más remotos orígenes de la comunidad cristiana de Ilíberis.

El descubrimiento de los Libros Plúmbeos ayudó al fortalecimiento de esta creencia, que aseguraba que Granada, a pesar de su continua dominación musulmana, tuvo, en los primeros siglos, un pasado cristiano. “Y eso venía muy bien a los nuevos cristianos, que todavía tenían en su pasado raíces moriscas, para asegurar que la fe cristiana siempre estuvo presente en sus estirpes, desde la antigüedad, y así, ser mejor aceptados por la nueva sociedad católica”, explica el médico y novelista José Luis Gastón.

“Fueron dos médicos granadinos, de ascendencia morisca, los autores o creadores de estos libros, o placas de plomo del Sacromonte”, sigue Gastón, “se trataba de Miguel de Luna y Alonso del Castillo, que junto con otras poderosas familias granadinas urdieron esta trama para conseguir que la nueva sociedad granadina de Carlos V, los aceptase mejor, sin tener en cuenta su pasado morisco”.

Estas láminas de plomo estaban escritas con caracteres árabes y latinos, que en ocasiones no tenían vocales. Desde el Arzobispado se llamó a estos dos médicos para que los tradujesen. “Esto fue lo más curioso, porque ellos dos, Miguel de Luna y Alonso del Castillo, que fueron los que las hicieron, también fueron los que las tradujeron después, a instancias del clero católico”, ahonda Gastón en la explicación.

“La Iglesia tardó casi 100 años en anunciar que esos Libros Plúmbeos eran falsos, pero para entonces, la figura de San Cecilio estaba ya tan arraigada en Granada, que la creencia se fue extendiendo, y se llegó a convertir en el Patrón de la ciudad”, asegura el médico y novelista.

Estos Libros Plúmbeos, que fueron desenterrados en lo que entonces era el Monte Valparaiso, y que a partir de ese momento, se consideró como Sacro Monte, estaban acompañados de cenizas, que “los granadinos aseguraron se trataba de restos del mártir San Cecilio, y que se veneraron como tal”, comenta José Luis Gastón.

“En realidad, de lo que se trataba era de que las familias adineradas, nuevas cristianas, con pasado morisco, uniesen su tradición religiosa a la católica, tirando de un pasado cristiano mucho más remoto, y en definitiva, que fuesen aceptadas plenamente en una sociedad marcada por la fuerte fe católica”, quiso exponer Gastón en su conferencia.

Miguel de Luna y Alonso del Castillo fueron dos prestigiosos médicos granadinos, que estudiaron en la Universidad de Granada, a pesar de su pasado morisco, ya que en esa época, el emperador Carlos V, todavía no había exigido el expediente de limpieza de sangre, requerido para entrar en las Universidades. “Lo que pretendió Carlos V con esta medida era facilitar el proceso de integración de los moriscos en la nueva sociedad granadina, posteriormente, Felipe II aplicaría normas más estrictas en este sentido”, concluyó Gastón.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *