Lunes, 23 Octubre, 2017

            

Consejos para terminar con las quejas por un mal servicio de agua caliente

¿Tienes problemas en la ducha? ¿Te quedas helado todas las mañanas? No dejes de leer estos tips para acabar con los problemas de tu instalación

Ducha de agua caliente
Remitido


image_print

Siete de la mañana. Te levantas. Enciendes la ducha y el agua caliente no termina de salir. ¿Te suena esta situación? Expertos de Remica Servicios Energéticos, empresa con más de tres décadas de experiencia en instalación y gestión de instalaciones térmicas, explican que esta es una de las quejas más frecuentes en lo que respecta a sistemas de agua caliente sanitaria de edificios residenciales que presentan ya ciertos índices de deterioro.

“Algunas comunidades de propietarios que cuentan con instalaciones centralizadas detectan problemas como que el agua caliente no llega en el tiempo adecuado, o que cuando llega no alcanza una temperatura o el caudal deseado. También puede suceder que el agua caliente llegue con partículas y una coloración amarillenta”, explican.

Desde la compañía ponen especial atención a este tipo de fenómenos. Los usuarios pueden ponerlos en conocimiento del servicio de atención al cliente de la empresa a través de varias vías: teléfono, email, e, incluso, a través del apartado ‘sugerencias, reclamaciones y quejas Remica’ incluido en su web corporativa. Y es que “una detección a tiempo es mucho mejor que posponer la búsqueda de soluciones a un problema que, con el paso de los meses, solo puede ir a peor”, advierten.

CAUSA DE ESTOS PROBLEMAS

Los expertos de Remica Servicios Energéticos explican que los problemas y quejas en el suministro de agua caliente sanitaria pueden deberse a múltiples factores:

Las tuberías se han obstruido. Con el paso del tiempo en todas las tuberías de agua se termina por incrustar cal, lodo y otras impurezas, lo que genera que disminuya el diámetro interior de ida y de retorno de las tuberías. Este fenómeno es todavía más acusado en las tuberías de agua caliente, ya que la temperatura elevada favorece la disolución de estas sustancias y su posterior decantación cuando no hay consumo.

Se ha producido un desequilibrio hidráulico. Quizá la distribución de tuberías o la bomba de retorno instalada no sea la adecuada. O se ha realizado mal la interconexión entre los circuitos de ida y de retorno, lo que genera la acumulación de aire que impide la recirculación de agua por alguna de las columnas. Se trata de problemas que son fruto de una mala gestión en la fase de diseño y que generan un desequilibrio hidráulico en el conjunto de la instalación.

El paso del tiempo ha deteriorado la red de tuberías. Las más vulnerables a este fenómeno son las tuberías de acero galvanizado, un material con un alto índice de deterioro y oxidación. Generalmente, esta situación desemboca en que el agua termina por salir sucia en los hogares.

Pequeños arreglos han producido un deterioro de la instalación. Algunas veces, los pequeños ‘parches’ que se aplican en la instalación, pueden desembocar en un problema aún mayor si no se realizan de manera adecuada. “Un buen ejemplo son aquellos casos en los que la red de tuberías es de hierro galvanizado y se realizan arreglos utilizando cobre. Si las uniones no se han realizado correctamente pueden producirse roturas y oxidación en ciertos puntos de la red de tuberías”, explican.

TERMINA CON LOS PROBLEMAS Y LAS QUEJAS

Los expertos de Remica Servicios Energéticos advierten de que cuando el deterioro del sistema de agua caliente sanitaria es acusado, la única vía posible consiste en “instalar una nueva red con los materiales adecuados, que esté bien diseñada y dimensionada”.

Este hecho conduce a la realización de una obra civil que afecta a las zonas comunes de los edificios residenciales y también a viviendas privadas. Sin embargo, no es algo que se pueda posponer ya que hacerlo puede causar deterioros aún mayores y, además, continuarán de forma recurrente los problemas con el agua caliente sanitaria.

“Afortunadamente, en lo que respecta a la obra civil en el interior de las viviendas, existe la posibilidad de limpiar las tuberías mediante un sistema abrasivo y, posteriormente, con una resina epoxi. Con ello se logra que las tuberías tengan una durabilidad y prestaciones propias de una instalación nueva, y todo el edificio podrá volver a disfrutar de un buen servicio de agua caliente sanitaria”, explican.

Eso sí, para que los propietarios se aseguren de que todo el proceso de renovación de la red de tuberías se realice de manera adecuada, siempre debe confiarse en empresas cualificadas, que ofrezcan un servicio integral, que incluya desde el análisis de la instalación hasta la puesta en marcha y que se ocupen de llevar a buen término todos y cada uno de los pasos para la renovación del sistema de calefacción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *