Martes, 30 Mayo, 2017

Concluye la limpieza de hielo y nieve en 1.200 kilómetros de carreteras autonómicas de la provincia

Para garantizar la seguridad, el dispositivo de vialidad invernal cuenta esta temporada con unas 170 personas.

Foto: Archivo GD


image_print

La Junta de Andalucía, a través de la Consejería de Fomento y Vivienda, ha dispuesto de todo el operativo de personal y maquinaria de los once centros de conservación y mantenimiento que tiene distribuidos por la provincia de Granada para restablecer la circulación de vehículos y la normalidad en las carreteras, tras la nieve caída estos días.

Así lo ha señalado este viernes la delegada del Gobierno andaluz en Granada, Sandra García, en la visita que ha realizado al Centro de Conservación de Guadix, junto al delegado de Fomento, Vivienda, Turismo y Comercio, Francisco Ruiz Dávila y el alcalde de Guadix Juan Antonio González Alcalá.

La Junta ha actuado en 1.200 kilómetros de carreteras de titularidad autonómica en la provincia, 230 kilómetros han sido de autovía y 970 de carreteras convencionales. En la tarde de este jueves se terminaron de limpiar con fundientes de sal las dos carreteras más afectadas por la nieve y que presentan mayor altitud.

La carretera la de La Ragua, que comunica el Marquesado del Zenete con La Alpujarra y la del puerto La Losa, en la zona de La Vidriera de Huéscar quedaron abiertas ayer con el uso de cadenas, mientras que la de Pradollano hasta la Hoya de la Mora, se continúa con los trabajos de retirada de nieve.

Para ello, ha puesto en marcha todo el dispositivo del Plan de Vialidad Invernal 2014-2015 para afrontar y garantizar la seguridad de las carreteras provinciales con 24 máquinas quitanieves, 19 depósitos de sal y 170 operarios que han trabajo, bajo la coordinación del Centro de Coordinación de Emergencias de la Junta de Andalucía 112 y en colaboración con el resto de organismos de otras administraciones como Gobierno Central y Diputación a través de la Guardia Civil, Bomberos y la Jefatura Provincial de Tráfico y voluntariado de Protección Civil, ha explicado Sandra García.

Ruiz Dávila, en la visita a uno de los centros que mayor actividad ha desplegado estos días para la retirada de nieve de las carreras, ha señalado que ” la mayor prioridad es la de mantener toda la red de carreteras de la provincia en las mejores condiciones de seguridad para el tránsito de vehículos en condiciones adversas”.

La provincia de Granada suma 1.600 kilómetros de carreteras, de los que más de 600 se sitúan a una altitud superior a los 1.000 metros y de éstos, unos 70 superan los 1.500 metros.

Ello hace necesario extremar la alerta durante la temporada de invierno ante de la posibilidad de nevadas generalizadas, principalmente localizadas en los accesos a Sierra Nevada (A-395) o en algunos tramos del norte de la provincia (A-317) y de la Alpujarra, sobre todo en el puerto de La Ragua (A-337), que superan la cota de los 1.500 metros.

Para garantizar la seguridad, el dispositivo de vialidad invernal cuenta esta temporada con unas 170 personas.

En cuanto al material, 24 quitanieves -21 de empuje y tres dinámicos–, una moto-niveladora, 12 palas mixtas y más de 20 vehículos ligeros componen el equipo técnico.

A los mismos se suman 19 depósitos de sal distribuidos por la provincia, con una capacidad de 3.540 toneladas, pues anualmente se emplean entre 3.000 y 4.000 toneladas.

En caso de necesidad existe además un suministro de sal cercano en las salinas de La Malahá.

También se ha establecido un doble circuito de teléfono, fijo y móvil, con repetidores en el pico del Veleta (Sierra Nevada) y en la Sierra de la Contraviesa garantizan la comunicación en caso de aislamiento.

De los 1.500 a los 500 metros de altitud Los puntos de carreteras que superan los 1.500 metros de altitud y, por tanto, donde podrán registrarse mayor número de nevadas engloban 66 kilómetros de vías, localizados en Sierra Nevada (A-395 y A-4025), Huéscar (A-317 y A-4301) y la Alpujarra (A-337 y A-4132).

Ello obliga a reforzar la gestión de la vialidad invernal. Más de 600 kilómetros de carreteras de la provincia se encuentran a una altitud superior a los 1.000 metros.

Se trata de la A-92 a partir del kilómetro 249; A-92 Norte, entre el 296 y el 377; A-395, A-4025 y GR-460, en Sierra Nevada; A-330, A-317, A-326 y A-4301, en Huéscar; A-337 y A-325, en Guadix; A-308, A-401 y A-323, en Moreda; y en la Alpujarra en las carreteras A-337, A-345, A-4128, A-4129, A-4130, A-4131 y A-4132.

También en Alhama de Granada se localizan puntos de nevadas en la A-341, A-4150 y A-4155. Por último, entre Padul y Jete hay 30 kilómetros en la A-4050 con posibilidad de nieves.

Las nevadas generalizadas, en altitudes inferiores a los 1.000 metros y habitualmente entre los 500 o los 600 metros, afectan a Granada capital, a su área metropolitana y a núcleos como Guadix, Baza, Cúllar, Huéscar y Alhama de Granada.

La información facilitada al operativo por la Agencia Estatal de Meteorología, para la aplicación de tratamientos preventivos y el desarrollo de una actuación rápida, completan esta campaña invernal, que además mantiene informados a los usuarios del estado de las carreteras a través de los teléfonos de cada centro de conservación y de la línea 902 333 092, operativos los 365 días del año durante las 24 horas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *